Filme chileno “El hombre del futuro” despierta entusiasmo en importante festival Karlovy Vary

“Fue fantástico ver que una historia, unos personajes y un lugar de un espacio tan lejano como puede ser la Patagonia chilena, pueden conectar con gente de la República Checa”, añade el cineasta Felipe Ríos, quien dice sentirse privilegiado por poder participar en “un festival con una trayectoria tan gigantesca” como el Karlovy Vary.

El desembarco de Chile en el festival de cine Karlovy Vary con “El hombre del futuro”, la ópera prima de Felipe Ríos, ha sido recibido con entusiasmo por el exquisito público de este prestigioso certamen que cada verano se celebra en el homónimo balneario checo.

Estrenada el miércoles pasado, la película se exhibirá por tercera y última vez este sábado, pocas horas antes de la ceremonia.

En declaraciones a Efe, Ríos se manifiesta asombrado por la gran recepción que ha tenido el largometraje y la “empatía” que despertó la historia de su filme.

La experiencia dejó patente “cómo el cine puede ser una herramienta de comunicación tan potente”, afirma.

“Fue fantástico ver que una historia, unos personajes y un lugar de un espacio tan lejano como puede ser la Patagonia chilena, pueden conectar con gente de la República Checa”, añade el cineasta, quien dice sentirse privilegiado por poder participar en “un festival con una trayectoria tan gigantesca”.

“El hombre del futuro” es la primera película chilena que participa en la sección oficial del festival checo, y es uno de los doce largometrajes que compiten por el Globo de Cristal en esta edición.

La película de Ríos trata la reconciliación del camionero chileno Michelsen (José Soza), que ha desarrollado gran parte de su vida en la carretera, con su hija Elena (Antonia Giesen), quien reniega por completo de su progenitor y no está dispuesta a perdonarle el poco tiempo que le dedicó en el pasado.

Durante su viaje por la Patagonia chilena, padre e hija conocerán a una serie de personas y vivirán unas experiencias que alterarán por completo su forma de entender la vida y les hará replantearse muchas cosas.

La cinta, que todavía no tiene fecha de estreno en salas, refleja la dura realidad que viven los camioneros y sus familias.

“Los camioneros están atrapados en la rutina de llevar la carga de un lado a otro sin poder detenerse. Se caracterizan por estar solos y estar mucho tiempo separados de su familia”, indica Ríos.

La elección de Patagonia como escenario de la película no fue una casualidad. El realizador cuenta que tras haber recorrido en camión las rutas que realizan los protagonistas en el filme, tuvo claro que esa región era el escenario idóneo para la historia que deseaba narrar.

“La naturaleza de la región le daba fuerza al resto de elementos de la película. No podría haberse contado esa historia de la misma manera en otro lugar”, resume.

Con respecto al título de su obra (“El hombre del futuro”), admite que puede resultar algo confuso, ya que no se refiere al protagonista masculino de la historia, Michelsen, sino a su hija Elena como representante de “una nueva generación capaz de expresar abiertamente las emociones, romper ciclos y perdonar”.

Comentarios