Agencia UNO

Ex estudiante del colegio S.S.C.C acusa a Gerardo Joannon y otros dos curas de abuso sexual

La ex estudiante que hoy ya tiene 46 años, declara que los abusos comenzaron cuando se preparaba para hacer su primera comunión y una vez a la semana tenía que mantener un encuentro personal con Joannon en una pequeña sala en el establecimiento.

En un testimonio entregado a Bío Bío, Carolina Marín, ex estudiante del colegio Sagrados Corazones, relata que fue abusada sexualmente por el cura Gerardo Joannon desde los 8 hasta los 12 años.

El sacerdote ya enfrentó a la justicia por ser el líder de una trama de adopciones ilegales durante la dictadura, donde daba por muerto a menores para luego ubicarlos en otras familias.

La ex estudiante que hoy ya tiene 46 años, declara que los abusos comenzaron cuando se preparaba para hacer su primera comunión y una vez a la semana tenía que mantener un encuentro personal con Joannon en una pequeña sala en el establecimiento.

“Cuando estábamos en la salita, siempre estábamos cara a cara y él se inclinaba hacia mí y me acariciaba las piernas” cuenta Marín y continúa “De las caricias a mis piernas pasó a la entrepierna (…) a susurrarme al oído que era nuestro secreto y que mi silencio era muestra de mi gran amor (…) con Dios, que me iba a recibir con mayor felicidad cuando comulgara con él (…) Un día su mano subió a mi vagina”.

El medio narra que “la tónica duró al menos cuatro años. Carolina era tocada con lascivia, obligada a masturbarlo y realizarle sexo oral. Joannon le decía que eran actos que la acercaban a la santidad. Al amparo de la cruz, el sacerdote también intentó violarla”.

Sin embargo Joannon no fue el único. En el relato, la víctima acusa haber sido abusada sexualmente por otros dos curas de los S.S.C.C y expone una red de encubrimiento en la organización.

Hoy, junto al estudio de abogados de Juan Pablo Hermosilla, mismo que ayudó a las víctimas de Karadima, Carolina prepara acciones legales contra el Ministerio Público y una denuncia canónica.

Puedes leer el testimonio completo aquí.

The Clinic Newsletter
Comentarios