Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

10 de Agosto de 2019

“El Yerko se fue con dios”: Abuela cuenta cómo se enteró de la muerte de su nieto durante fatal tiroteo en Puente Alto

Agencia Uno.

"Siempre me decía Lela, cuando encuentre pega y gane buen sueldo, te voy a sacar de aquí ¿Y ahora qué? Me va a sacar para ir al cementerio", afirma Margarita Aguilera (73).

Por

Margarita Aguilera (73) conversó con el diario Las Últimas Noticias para relatar cómo fueron esos terribles momenos en que se enteró que su nieto, Yerko Riveros (18) era una de las 5 víctimas fatales del brutal tiroteo en un almacén con tragamonedas de la población Carol Urzúa en Puente Alto.

Según su relato, el joven “me dijo lela, voy al frente a jugar a las máquinas, compro unas galletas, una bebida chica y me devuelvo. Salió, se quedó jugando y no volvió más”.

En medio de su pena, la mujer cuenta que Yerko vivía con cuatro hermanos, su padre y ella. Ese día estuvo casi todo el día en casa de su mamá. A eso de las 9 de la noche llegó hasta su domicilio y avisó que iría a jugar al almacén que luego se convertiría en escenario de la masacre.

Aguilera recuerda que “cuando sentimos los balazos en mi casa, mi familia se tiró al suelo, pero yo me quedé parada. Luego llegó un niño a la puerta y gritó para adentro: ‘¡Aló! ¡Aló! ¡El Yerko! El papá, mi hijo, salió desesperado para el negocio. Salió a pie pelado, pero se devolvió a ponerse zapatillas y volvió a salir. Después gritó ¡Mi Yerko!”.

Agregó que “salí para saber qué había pasado. Una vecina me agarró y me dijo que el Yerko estaba bien, que estuviera tranquila. Pero alcancé a ver cuando lo sacaron del almacén, lo subieron a un auto y se lo llevaron al hospital”.

En este punto detalló que “cuando volvió mi hijo me contó todo: mamá, quédate tranquila, pero el Yerko se fue con dios”.

Sobre su nieto, Margarita afirma que era un muchacho tranquilo, le gusta jugar a la pelota, usaba harto el celular y por las tardes conversaba con compañeros de curso en el patio. También le gustaba mucho jugar a las máquinas mientras se encontraba buscando pega.

Margarita admite que “no sé leer ni escribir. Lo único que quería era que mi niño saliera de cuarto medio. Siempre me decía Lela, cuando encuentre pega y gane buen sueldo, te voy a sacar de aquí ¿Y ahora qué? Me va a sacar para ir al cementerio”.

Por su parte, el dueño de la carnicería “Carnes Diego”, Jorge Maldonado, recuerda que a los 14 años Yerko le pidió trabajo, él aceptó con la condición de que siguiera respondiendo en los estudios.

“Tenía mucha suerte con las máquinas, de repente echaba tres monedas y traía 30 mil. Una vez ganó 120 mil pesos. A veces le decía que no tenía sencillo y al otro día me traía monedas de la plata que ganaba”, asegura Maldonado.

Notas relacionadas