Claudio García, vocalista de Los Miserables: “Carabineros tiene que cambiar hasta el uniforme, el desprecio hacia ellos es gigante”

Sebastián Flores

Claudio García, vocalista de Los Miserables: “Carabineros tiene que cambiar hasta el uniforme, el desprecio hacia ellos es gigante”

García es enfático en criticar el actuar que han tenido carabineros y militares reprimiendo a la gente, el compromiso de la izquierda alejada de las demandas sociales y el rol de un gobierno que, asegura, está “muerto”.

Los Miserables han sido una de las bandas de punk más influyentes en la historia de la música chilena, con una carrera marcada por la crítica social, la que han logrado mantener como identidad a lo largo de los años.

Claudio García, la voz emblemática de la banda, es uno de los responsables de hacer prevalecer esta identificación a través de su música de protesta y, hoy, ve con entusiasmo una revolución que viene esperando desde hace años.

Recientemente García publicó un nuevo material, bajo su proyecto en solitario llamado KGV con un EP titulado “Corazón libertario” compuesto de cinco canciones. En esta etapa buscando un sello más personal en su obra, el líder de Los Miserables pide que desde la música se aprovechen los espacios generados para acercar la política a las personas.

– ¿Qué fue lo que pensaste cuando viste las primeras imágenes del estallido social el 18 de octubre?

– Lo primero que se me vino a la cabeza, fue la emoción de ver algo que uno ha venido cantando y esperando desde hace un montón de tiempo, que es la rebelión del pueblo. Yo no lo podía creer, pero estaba feliz. Más allá de los destrozos, las llamas y todo eso, era por fin ver a la gente levantarse contra la burguesía, que era lo que más nos había costado durante tanto tiempo, que la gente de las poblaciones tuviera el valor de salir y luchar.

Fotografía: Sebastián Flores.

– Siempre has alabado lo que han hecho los estudiantes en las manifestaciones sociales ¿Cuál es tu opinión respecto a lo que han logrado en estos meses?

– Me sorprendieron harto, porque ellos son los que están manteniendo esto en las calles, los que marchan todos los días y los que, cuando los escuchas hablar, te das cuenta que tienen un discurso social súper claro. Son la mezcla perfecta de juventud, ideología y valentía, son admirables. Cuando uno ha hecho música social durante tanto tiempo y ve que los padres le traspasan esas canciones a sus hijos y estos, a la vez, salen con pancartas con estas letras, eso te emociona. Es como que sembraste una semilla muy pequeña y de repente la ves ahí en una en una marcha. Es admirable, primero que todo, que esos padres hayan inculcado la música y el mensaje que uno quería decir o lo que ellos mismos querían decir a sus hijos, creo que ese es el mayor provecho de lo que hago.

– Hace un tiempo tu criticabas la forma en que protestaba la gente que cubría sus rostros ¿Sientes que ha cambiado ese pensamiento con lo que has visto en las calles?

– Es que era muy distinto en ese tiempo. Habían marchas en la revolución pingüina en la que la gente se quedaba atrás y destrozaba kioscos de diarios, por ejemplo. A mi me molestó mucho porque yo vivo en El Bosque y para esas fechas se saqueaban los negocios de las poblaciones. Uno ve el esfuerzo de la gente y que se lo hagan mierda con una capucha me calentó, me molestaba mucho. Sin embargo uno debe reconocer que en estos encapuchados tienen una actitud política seria. Hay cabros que saben mucho, hay profesionales detrás de esas capuchas, gente que ha leído mucho y que no está por el saqueo a nuestros hermanos. Que ellos defiendan su identidad en este momento cómo está la cosa, es absolutamente necesario. Todo tiene su contexto, en ese tiempo yo encontraba que hacer cosas en las poblaciones era una lata porque éramos los pobladores los que estábamos ahí, no la burguesía ni los milicos y eso yo lo encontraba una contradicción. Pero ahora están en Plaza Italia, amenazando con ir al Parque Arauco, a donde hay que llevar la lucha, eso es lo fantástico y diferente de este movimiento.

– ¿Qué es lo que más te llama la atención de este movimiento que lo hace diferente para ti?

– La perseverancia de la gente. Llevamos más de dos meses, en la televisión no muestran nada y por internet tu ves las marchas y Plaza Italia está llena. Las personas siguen ahí y no les importa cuanto tiempo tengan que estar para lograr lo que queremos y necesitamos cambios radicales. La gente se dio cuenta que con 200 o 300 lucas mensuales no se puede vivir. No se puede elegir entre un hijo u otro para mandarlo a la universidad. Que el cabro salga de cuarto y tenga que ir a trabajar en cualquier cosa cuando tiene un tremendo talento para otra, no se puede. Nuestros abuelos, mi madre no puede seguir recibiendo 100 lucas al mes, porque cuando ella cotizaba le robaron todo, ella trabaja desde los 13 años y no están en ningún lado, nunca se las pagaron. Entonces todas esas injusticias de la vida, la gente las quiere solucionar ahora, porque la desigualdad es mucha, porque por muchos años hemos sido humillados. Ahora nos dan cien luquitas en un bono y al otro mes no vamos a tener nada de nuevo. Nos dan unas migajas para que nos quedemos tranquilos, pero la gente no las pesca y sigue en las calles, eso se agradece.

Fotografía: Sebastián Flores.

– Respecto a lo que no se muestra en los medios de comunicación ¿Qué reflexión haces sobre la violencia y represión que se ve en las calles y por medios independientes?

– Es que te da una impotencia gigante. Cómo no lo vemos, cómo no lo mostramos y cómo no lo castigamos. El apriete que le pegaron a ese cabro fue terrible, uno lo ve y te parece nazi, no hay otra palabra. El mismo Gustavo Gatica, a mi su foto me rompió el corazón y Fabiola Campillai que ha pasado un poco piola detrás de todo esto, ella también quedó sin visión y así. A los cabros les pegan en el suelo, los torturan, a las chicas las abusan, el gobierno no se hace cargo y derechos humanos no sé qué pretende. Los otros países igual, me llama mucho la atención que no hayan bloqueos contra Chile, ya debería haber un boicot contra el país porque ya basta de esto. El pueblo está sufriendo y es real. Aquí no estamos mintiendo ni inventando nada. Si no tuvieramos internet o no pudiéramos grabar con el celular puede ser que no te la creas, pero todos lo vemos. La mejor prensa ha sido la independiente y la misma gente con sus celulares.

– ¿Cómo calificas el actuar de Carabineros durante estos días?

– Yo vengo diciendo hace rato que Carabineros después del estallido debería replantearse. Tienen que ser desarticulados y formar una nueva policía nacional, que cambie hasta el uniforme porque ya el desprecio hacia ellos es gigante. Y lo otro es que tienen que prepararse más, hay muchos policías que no tienen el criterio suficiente para hacer su trabajo y, sobre todo, tienen que dejar de drogarse para salir a la calle. Yo la otra vez veía un documental de la Segunda Guerra Mundial donde a los soldados nazis les inyectaban drogas o se las daban en la comida, para que los locos salieran como bestias. Lo hacían los nazis cachái y lo estamos viendo de nuevo. Jalan ahí, todo el mundo lo ha visto y salen diciendo que es mentholatum, creen que somos hueones. Ese menosprecio que nos tienen, como que fuéramos tontos, a la gente más rabia y más ira les da para volver a salir a las calles. Para mí la policía tiene que empezar de cero igual que los milicos. Se demoraron 40 años en ganar un poco de respeto, con los terremotos y las catástrofes en las que han ayudado. Quizás limpiaron un poco su imagen, pero con esto de salir a la calle cuando había estado de excepción a amedrentar, torturar y humillar a la gente, ya perdieron todo el respeto nuevamente y todo tipo de confianza y credibilidad que es lo peor.

Nota de la redacción: Al momento de que se viralizó un video de uniformados supuestamente consumiendo drogas, la institución explicó que “muy probablemente el ungüento que se repartían sería Mentholathum”.

– Bajo esta crisis institucional que las afecta de manera transversal ¿En quién se podría confiar hoy para lograr una solución?

– Si bien el movimiento es apolítico, en el Congreso se logró armar este pseudo plebiscito para cambiar la constitución y se logró con política. No podemos desconocer que esto tiene que tener una salida política y que hay que hacerlo con los partidos, porque no hay de otra. Ahora sobre nuestros líderes, lo acabo de decir en el escenario, me encantaría que salieran desde las poblaciones, de los dirigentes sociales, donde podamos encontrar al vecino que vive la vida de uno y que sabe dónde aprieta el zapato. La izquierda chilena siempre ha sido liderada por burgueses, por gente que puede tener mucha empatía con el pueblo, pero nosotros en la noches nos vamos a dormir a nuestras casas de mierda, en nuestra poblaciones de mierda, donde los balazos no te dejan dormir, donde hay milicos en helicópteros todas las noches. En cambio ellos se van sus casas en Vitacura o Las Condes. Tu puedes tener empatía ahí y está bien, pero tu no vives en las poblaciones donde la gente sufre. Entonces a mi esa empatía de la izquierda ya no me sirve.

Como te digo, es cosa de ver los nombres que hay en la izquierda y verles sus pasados, siempre son gente que tiene mucha plata y que han vivido una vida fácil. Son de izquierda por empatía, pero han tenido una vida de burgueses y nosotros en las poblaciones vivimos hace 40 años igual. Yo necesito líderes que vengan de las mismas comunas, de las poblaciones. No sé si estaremos preparados, pero tenemos más en nuestra piel el tema de sentir lo mismo que nuestra gente, sabemos sus necesidades, entonces que mejores dirigentes podríamos tener que nosotros mismos.

Fotografía: Sebastián Flores.

– Para ti, ¿quién es el principal responsable de toda la desigualdad que hay en el país?

– Esto viene de hace rato. La Concertación, la Nueva Mayoría, Bachelet, Lagos, ninguno de ellos cumplió. Todo esto viene desde hace un montón de rato atrás y gatilló con Piñera, pero pudo haber pasado en el gobierno anterior. Esto era una bomba de tiempo que tenía que estallar y le tocó a este gil no más. Y lo ha manejado súper mal, absolutamente. Todos sus anuncios tiene que ver con represión, no tienen que ver con soluciones. El hueón creyó que bajando los 30 pesos del metro íbamos a quedar tranquilos. No sé qué es lo que no entienden, qué tienen en la cabeza que no cachan que esto va más allá de eso. Ya la gente se empoderó y quiere recuperar lo que le pertenece. Nosotros somos los que trabajamos y es para que ellos se enriquezcan, pero ya basta, la gente se dio cuenta. Ahora, hay muchos que dicen: “No, ya están comprando de nuevo en los malls”, pero bueno, no vamos a cambiar esto de la noche a la mañana. Esto es un trabajo social que nosotros, por ejemplo, tratamos de hacer cuando vamos a tocar a las poblaciones haciendo que la gente hable de política en sus plazas.

– Y en ese sentido ¿Cómo crees que los artistas pueden ayudar en esta crisis social?

– Educando, hablando y estando más cercano a su gente, porque hay muchos artistas que se creen el cuento de rockstar o de cumbiostar y se terminan alejando un poco de los que les dan lo que tienen. Necesitamos que ellos los vean y canten sus canciones para que les crean, que los músicos sean los que le transmitan un mensaje a la gente. Que las llamen a votar porque hay que hacerlo, si una de las pocas opciones que tenemos de manifestarnos es el voto. Ellos tienen que tirar el mensaje para que se instruyan, que formen sindicatos, juntas de vecinos y se involucren, que no vayan el fin de semana al mall y el resto de la semana trabajen. Ahora la gente de las tiendas está trabajando hasta las nueve de la noche de nuevo, en qué quedamos si la revolución tiene que ser. Cuando la gente empezó a salir a las siete por los problemas que tenían los malls, las plazas estaban llenas de papás y mamás jugando con sus hijos y ahora volvimos a lo mismo. No ha pasado nada después de dos meses. Por eso yo digo que los artistas son responsables igual, así como hacen campañas y te hablan en la tele de reciclar o de las represas, yo digo: yapoh, si ahora los necesitamos, en esta lucha donde hay heridos, muertos y sangre, acá los necesitamos, no en la que es bonita.

– ¿Cómo crees que va a terminar todo esto o qué salida puede tener?

– La salida soñada para mi es que se logre la nueva Constitución para tener una justicia social y me encantaría que Piñera renunciara. No sé cómo vamos a estar dos años más con él, me da miedo por la represión que puede seguir. Yo creo que el gobierno ya se murió, no tiene cabeza, no hay gente preparada ni inteligente para los cargos que se requieren, es una tremenda crisis. Mi salida soñada sería que llamaran a elecciones, que el presidente del Senado se haga cargo del país un rato y le damos, de ahí empezamos a trabajar en la nueva Constitución. También que el tema de las pensiones y la salud para los más viejos sea prioridad. Que el CAE sea absolutamente eliminado, esa es otra gran estafa que tiene amarrado a los cabros y que deja a una familia endeudada por cuantos años. Mi salida soñada es que renuncie el caballero y podamos tener elecciones lo más rápido, porque en los próximos años esto se ve peligroso.

Fotografía: Sebastián Flores.
Comentarios
Sabía ud que... LA CONVENCIÓN DE IMANES SE REALIZARÁ EN UN PARQUE DE ATRACCIONES. -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO HANNIBAL LECTER LEE UN LIBRO DE COCINA, PARTE POR EL ÍNDICE. -------------------------------- Sabía ud que... ME GUSTAN LAS ESCULTURAS GRIEGAS, AUNQUE A VECES NO TENGAN NI PIES NI CABEZA. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. --------------------------------