Foto: Agencia UNO

Dra. Tania Herrera, salubrista: “El retorno a clases debería ser una de las últimas medidas a considerar”

El ministro de Educación, Raúl Figueroa, atraviesa un verdadero incendio. No sólo ha recibido múltiples críticas tras asegurar que los niños que viven hacinados “corren el riesgo de ser abusados sexualmente” en medio de la pandemia, sino que además son varios los municipios que se han rebelado ante la posibilidad de retomar las clases presenciales. En ese escenario, la dra. Tania Herrera, académica de la U. Diego Portales, conversó con The Clinic sobre esta materia y sostuvo que “un retorno donde todos volvemos a una sala como antes es algo que no podría pasar este año”.

“Toda la evidencia muestra que un niño hacinado, con riesgo a ser abusado sexualmente en su hogar, tiene que tener la posibilidad de ir a la escuela”, fueron las criticadas palabras del ministro de Educación, Raúl Figueroa, que dijo en el programa “Aquí somos todos” de Canal 13.

El Colegio de Profesores calificó de “miserables” los argumentos del secretario de Estado. La Defensoría de la Niñez emitió una declaración pública donde habló de una “desatención inaceptable”. La diputada Camila Rojas, presidenta de la comisión de Educación, manifestó que sus palabras “estigmatizan y no son razonables”.

Revisa las declaraciones del ministro Figueroa entre los minutos 40:00-45:41

Los dichos de Figueroa fueron esgrimidos en el marco del debate sobre retorno a clases en medio de la pandemia, donde el ministro no se ha cansado de reiterar que “se va a volver a clases cuando las condiciones sanitarias lo permitan”.

Sin embargo, ya son tres los alcaldes -Santiago, Colina y Graneros- quienes anunciaron que no volverán a tomar clases presenciales este 2020.

En The Clinic, conversamos con la dra. Tania Herrera, médico salubrista y académica de la U. Diego Portales, para conocer los alcances reales de una medida en el proceso de desconfinamiento.

¿Qué tan factible es pensar en un retorno a clases en medio de la pandemia?

– Hay que tener claro que cualquier plan de retorno a clases no podría ser nacional, por las diferencias en los riesgos que puede haber entre regiones y comunas. Yo haría una separación entre la Región Metropolitana, como un bloque donde está la gran ola de contagios; algunas regiones grandes que están con riesgo, como Valparaíso y otras de la zona norte que tienen la curva en aumento; y las regiones que no están confinadas, que han podido controlar los casos y donde los contagios son pocos. En estas últimas, se podría pensar en un retorno a clases, porque tendrían menos riesgo de contagio, la densidad poblacional es menor, los niños son menos y cada uno está adaptado a su territorio. Además, permitiría ir viendo cómo se dan las cosas en las escuelas. En ciudades grandes, específicamente en Santiago, donde recién se está empezando a bajar del peak, es bien poco probable que se pueda llevar a cabo este año, porque es una zona densamente poblada, donde las escuelas tienen muchos niños.

– ¿Cuáles son los principales riesgos que se corren si se dicta un retorno a clases?

Si bien la mayoría de los niños pueden ser asintomáticos o no tener una enfermedad grave, sí son un vector de transmisión, es decir, pueden llevar el virus a su casa. Y en algunas casas, esos niños son cuidados por los abuelos, por adultos mayores. Eso va a provocar que haya un riesgo mayor de contagio al interior de los hogares. El rebrote que haya puede ser súper importante y de nuevo todo se va a salir de control. El retorno a clases debería ser una de las últimas medidas a considerar en este proceso de desconfinamiento.

– ¿Qué tan efectiva sería tomar medidas de distanciamiento social, lavado frecuente de manos o uso de mascarillas en los colegios?

Es un poco iluso pensar en tomar medidas en las escuelas para que haya distanciamiento físico de los niños. Es bastante poco probable que se lleve a cabo. Todo el mundo sabe, le preguntas a cualquier profesor, qué pasa con los niños en los colegios, por mucho que pongas asientos separados o uso de mascarilla, es bien difícil que se cumpla. Lo mismo pasa en otros países que han establecido una serie de medidas para el retorno a clases y que dan risa, porque no se van a cumplir, menos con niños chicos.

– ¿Qué precauciones habría que tomar sí o sí en caso de un eventual retorno a clases?

Primero, que el territorio o la comuna donde se vaya a tomar la medida de retorno a clases debe tener parámetros epidemiológicos bajos. Eso ya lo ha establecido el Gobierno: Una baja de casos, disponibilidad de servicios de salud y una buena trazabilidad. Una vez que se cumple eso, si se quiere retornar a clases, no debería ser en invierno porque las salas estén ventiladas. Una de las medidas ambientales que hay que tomar en una sala de clases es que haya circulación de aire, que no sea un sitio cerrado, y eso es muy poco probable de hacer en invierno y en estas regiones que son más frías. Si no tienes ventilación, vas a tener 40 personas adentro de una sala cerrada, respirando el mismo aire por muchas horas.

Segundo, no deberían volver todos. Probablemente, va a tener que ser un retorno parcial. No sé cuál es la estrategia que se pueda tomar, pero el objetivo sería que no estuvieran todos los niños encerrados al mismo tiempo en una sala de clases. Tercero, las medidas de higiene y lavado de manos debe estar fiscalizado. También el recreo debe estar controlado para que no hayan aglomeraciones. Mientras más gente junta haya en un lugar cerrado, más riesgo tienes de transmisión. Por eso, un retorno donde todos volvemos a una sala como antes, es algo que no podría pasar este año.

– ¿Cómo ha sido la experiencia de retorno a clases en otros países?

No conozco de primera fuente el caso de los países asiáticos, pero en Europa están recién en verano. Por lo tanto, se han preparado planes bien parecidos a los elaborados acá, esto no es una novedad de Chile. Pero esos planes son en papel, no se han llevado todavía a cabo, por lo tanto, no se sabe qué va a pasar. Yo creo que de aquí a noviembre vamos a ver cómo ha funcionado el retorno a clases en Europa.

Lo que sí se sabe es que algunos países, como España, están teniendo rebrotes que se les están saliendo de las manos. Eso no nos puede pasar a nosotros. Todo desconfinamiento que se haga tiene que ser lento. Lo ideal es que los rebrotes sean pequeños y controlables, pero no que haya una ola nueva de epidemia y que se pierdan todos los sacrificios que se han hecho hasta ahora. Si nosotros abrimos bruscamente, vamos a haber perdido todo lo que se hizo para atrás y, en el fondo, no habremos logrado nada.

The Clinic Newsletter
Comentarios