Agencia Uno

Los gastos de Cathy Barriga: Contraloría inició reparo por cerca de $600 millones tras pagos irregulares en regalos, viajes y asesorías

El ente fiscalizador detectó una serie de anomalías en algunos servicios contratados por la Municipalidad de Maipú, que en la mayoría de los casos no lograron ser acreditadas por la autoridad o el organismo los calificó de innecesarios.

Tras detectar una serie de pagos irregulares en la administración de Cathy Barriga a la cabeza del Municipio de Maipú, la Contraloría inició un procesó para recuperar 588,6 millones de pesos asociados a gastos injustificados por parte de la alcaldesa.

De acuerdo a la información que dio a conocer BioBioChile, en el informe emitido por el ente fiscalizador se cuestionan $137 millones usados para comprar regalos publicitarios que entre otros incluyen bolsas ecológicas, caramayolas, mochilas, cobertor de polar, botellas deportivas de aluminio y paraguas modelo ejecutivo.

Otro de los puntos polémicos del documento apunta a una capacitación realizada en mayo de 2019 con un costo de 48 millones de pesos. La actividad fue orientada para 100 funcionarios del Municipio (de entre 5 a 50 años de servicio) y se realizó en el Gran Hotel Enjoy de Pucón, a casa 800 kilómetros de la RM.

El citado medio detalla que el organismo señaló que dicha actividad “no contaba con la documentación de respaldo mínima” para respaldarla, además de que sólo se registró la participación de 87 personas, mientras que las otras 13 personas de todas formas fueron incluidas en los gastos.

Respecto a las asesorías de Barriga, se explica que la Municipalidad contrató a cinco personas para dichas área, a quienes se les pagó más de 13 millones de pesos. Sin embargo, ninguna de las labores que estos realizaron lograron ser acreditadas por el organismo.

Finalmente, se acusan una serie de irregularidades en contratos vía trato directo con cuatro páginas web por casi 27 millones de pesos que debían publicar noticias del Municipio, detectando en tres de estos casos que sólo copiaban y pegaban los contenidos difundidos por la propia Municipalidad, además de que todos los proveedores no lograron acreditar una serie de servicios prestados.

Comentarios