1 vs 1: El acertijo de Martín

Desde las tarimas en Concepción llegó al escenario más importante de habla hispana en freestyle. De lengua veloz, cultura callejera y conocimientos sociológicos: esta vez intentamos descifrar al actual campeón nacional.

Martín está casi resuelto.

Con 26 años, ha sido campeón del torneo de improvisación más relevante a nivel global, Red Bull Batalla, fue representante nacional en la Final Internacional de esta misma serie en España, está de estreno en su proyecto musical y hace un par de meses egresó de Sociología en la Universidad de Chile.

Pero Acertijo aborda sus logros como piezas de un crucigramas en desarrollo.

Habla de su carrera de músico como un sueño, de la competición en las batallas de freestyle como un desafío; y de su carrera, como un trámite, aunque ni de su voz ni sus ideas se desprenden señales de arrogancia.

De hecho, la reputación de Martín en “la escena” destaca por su recogimiento y sencillez. Para esta entrevista, eligió jugar videojuegos. La cita es en Insert Coin Bar, en Ñuñoa. Cuando llegó, aclaró que no le entendieron bien: se refería a pinball. “Porque uno es a 8bit”, dice.

“Sencillo”.

¿Te gusta jugar?

–La verdad no tanto, me gusta más freestalear, hacer música, rapear.

Porque tienes dos carreras consolidadas, una como freestyler y otra como músico, entonces, supongo que no te queda mucho tiempo.

-Claro, por una cuestión de tiempo, pero también por un tema de autoexigencia. Me gusta que todos los proyectos en los que participo sean bien completos, que tengan todas las aristas cubiertas, y como estoy haciendo freestyle y música, en el freestyle trato de estar activo en las competiciones, y en la música intento hacer proyectos que me llenen. Entre todo eso estoy todo el día.

Además, sacaste tu carrera como sociólogo.

-Sí, eso ya lo terminé hace como un año. Es sacarse un peso de encima, porque claro, cuando era mas chico no veía la posibilidad real de dedicarme al freestyle o a la música. Aparte, la industria de la improvisación era mucho más pequeña, saqué una carrera y por fin pude terminarla.

Cuando chico igual hacías música. Me enteré que subías música en Ares.

Sí, era el hazmerreír de la clase, porque hacía canciones que no eran muy buenas la verdad y las subía a Ares, las promocionaba por Messenger. Siempre con la perso, siempre con ganas de expresarse y de no tener vergüenza por el material, sino al contrario, sentir orgullo. Y de hecho, hay gente del colegio que me habla y me dice “buena hermano, bacán ver hasta dónde has llegado”.

¿Los mismos que te molestaban antes?

Sí.

1 vs 1

Martín acepta jugar una partida de uno contra uno en una consola que se ofrece como parte del servicio del local temático. Primero elige un videojuego de carrera y después, de autos y fútbol (sí, al mismo tiempo).

No sé si pueda ganarte.

-No, pero el ‘no puedo, no puedo’. A mí, el freestyle me enseñó que el no puedo no existe.

¿Intentaste tres años en Red Bull?

-Sí po, pero no solo por eso, sino porque si uno se pone obstáculos, al final la improvisación no sale. Si tú partes desde el no puedo, no te vas a lanzar a improvisar. Es como la metáfora de la vida.

¿Ahora vas a defender el título?

-Sí, ya me convencí. Lo tuve en duda un momento, pero ahora estoy convencido que sí.

¿Por qué dudaste?

-No sé, porque uno siempre piensa que quizás lo mejor es guardarse, darse más expectativas o ya cumplir un ciclo, dedicarse a otra cosa. Evalué todos los caminos, pero la verdad me encanta el freestyle, me sigue encantando, como que me define. Soy esto.

¿Que me puedes contar de tus últimos proyectos musicales?

-Me tienen muy emocionado la verdad, porque en el proyecto musical muestro todas las emociones que no tienen cabida en las batallas. Las batallas son mi lado competitivo y, como la vida en las redes sociales: en el sentido de que todo se trata de ganar, verse bien, ser “winner” y de repente la vida no se trata de eso. En la vida hay problemas. Te separas de amigos, tienes problemas de desamor, críticas de lo que pasa a tu alrededor. La música me ha dado ese espacio. Entonces, ahora estoy sacando mi primer EP. Me tiene bien nervioso porque es una muestra mucho más íntima, es más fuerte.

¿Eres fan de alguien?

-Sí. He tenido la suerte gracias al freestyle de compartir y conocer a muchos de los raperos de los que fui fan muy niño. Entonces, entiendo caleta a los chicos que de repente ven en el freestyle grandes ejemplos o ídolos, porque yo también los tuve.

-Recuerdo que cuando chico me saqué fotos con Hordatoj y después volví a verlo en un evento más grande cuando compartimos camarín en el Caupolicán. El otro día, compartimos en un evento con Lengua Dura y Tiro de Gracia. Y en la zona, Concepción, Demonio S, que también era un ídolo de la infancia y ahora hemos tenido oportunidad de compartir, me ha invitado a su casa. Entonces, es bacán que en el rap al menos se da eso de poder conocer a tu ídolo.

Claro, además es una escena de nicho, entonces, terminas conociendo a todo el mundo.

-Sí y hay harta unión dentro de todo.

¿Entonces el rap no está muerto?

-No, para nada. Los que defienden esa frase es porque no están adentro. El rap es un movimiento que lleva caleta de rato. No porque no esté en lo mainstream significa que no esté existiendo. Y, ¿quién dijo que no está en lo mainstream? Va evolucionando. El freestyle ha estado en el mainstream después del rap y el freestyle es rap igual. Improvisado pero rap.

La gente anda diciendo

Martín confiesa que no suele leer todos los comentarios. Pasa que el nivel de exposición y el público en torno al que se mueve, generan que caiga uno que otro comentario negativo en sus vídeos. Una de las fibras que le tocan es su decisión de hacer música versátil; es decir, no puramente rapera. En esta entrevista, acepta leer un comentario de esos al azar, y otro positivo. Partiendo por este último.

Comentario: Acertijo es uno de los mejores de Chile, pero no aprecian su verdadero potencial.

¿Crees que es así?

A veces me pasa, cuando estoy más atrapado, que me comparo, igual me comparo con otros colegas, me comparo mucho, pero no siempre la comparación te hace bien po, porque, a parte uno se compara para arriba, pero no se compara para abajo y al final, yo prefiero guiar mis propias reglas, mi propio camino y siempre hay harta gente que aprecia, que te valora y hay gente que encuentra que eres sobrevalorado y hay gente que piensa que eres infravalorado. La verdad es que tú tienes que valorarte tu, respecto a tu propio camino, respecto a tu propio pasado y estoy orgulloso.

¿Te agobia mucho la opinión pública o la exposición?

¿Sabís que? Depende, depende del momento, hay veces que es mucha, a veces se concentra mucho, a veces como que no pasa nada, pasas desapercibido, entonces, hay que estar preparado, como que siempre hay algo que trabajar, porque no puedo decir que no me importe nada, pero tampoco puedo decir que no me puedo levantar de la cama por eso.

Comentario: Tío puedes darle al hardcore por todo lo mostrado en batallas, esto venderás y eso a unos pocos, pero nunca quedará para la historia, el mensaje no dice nada contundente, dale para los que verdad te siente, siendo diferente…

-Ya, ese comentario es como respecto a la música ¿o no?

Sí.

-Hay gente que a veces espera que la misma propuesta que hago en batalla, la haga en la música. Y cuando no es lo mismo, claro, se decepcionan o no es lo que les gustaba de mi propuesta. En las batallas obviamente uso un estilo de música que es boom bap, clásico, noventero y bien hardcore. Y en la música yo no busco eso. Estoy innovando con nuevas melodías; recogiendo harto del trap, de ciertas ramas del trap, porque el trap es un movimiento igual super amplio. También del rock indie.

También hay una diferencia a nivel de contenido.

-Intento hablar de otras temáticas, intentó hablar de desamor, de problemas personales, de inseguridades a veces y no es lo mismo en las batallas.

-Hay gente que espera ver lo mismo que hago en batallas de freestyle en la música y yo no estoy buscando hacer lo mismo, precisamente es desafiarme a mí mismo buscando otras referencias musicales y hacer una propuesta nueva que hable sobre otras temáticas, como de problemas personales con amistades, de desamor o de inseguridades, cosas que para mí son importantes plasmar y que no es lo mismo que hago en las batallas.

-Entonces sí, hay gente a la que no le va a gustar que quiere más de lo mismo en música y en freestyle, pero yo, personalmente, necesito buscar otras cosas, necesito expresarme más.

Martín Acertijo necesita, todavía, resolverse.

Comentarios