Crisis migratoria en Chile: ¿Qué se esconde detrás de los discursos xenófobos?

En la edición de este año de La Furia del Libro la migración es el eje central de su programación política y cultural. Para el evento se convocaron una serie de conversatorios abiertos al público para abarcar desde diferentes perspectivas el fenómeno. Uno de ellos fue "Racismo y xenofobia, peligros latentes" que contó con la participación de la socióloga y académica, María Emilia Tijoux, y la integrante del colectivo de Movimiento Acción Migrante, Andrea Castellón. The Clinic conversó con ambas panelistas para analizar cómo se han ido gestando los discursos xenófobos en Chile.

Durante el reciente año el fenómeno migratorio se tomó las pantallas y portadas de los medios de comunicación nacionales e internacionales. Hechos como la llegada de extranjeros a Colchane o la marcha antimigración realizada en Iquique acrecentaron la urgencia de poner en discusión la forma en que Chile deberá abordar esta situación.

La creación de zanjas, establecer rejas, aumentar el control en pasos fronterizos se han instalado cómo conversación en los debates electorales. Luego, el resultado de la primera vuelta presidencial, dejó en evidencia que este tipo de propuestas tenían efecto positivo en los votantes.

Cada año la feria que reúne a editoriales independientes en el Centro Cultural Gabriela Mistral, La Furia del Libro, prepara una programación centrada en dialogar sobre los temas contingentes en el país. Dado el contexto, era inevitable que este año la invitación fuera para hablar sobre migración.

“Racismo y xenofobia, peligros latentes” fue uno de los conversatorios de este año en La Furia. La socióloga, académica y parte del proyecto Anillos Migraciones de la U. de Chile, María Emilia Tijoux, y la cientista política e integrante del Movimiento Acción Migrante, Andrea Castellón, expusieron sobre las raíces que aloja los discursos antimigratorios que se han creado en la población chilena.

Las panelistas conversaron con The Clinic sobre la violencia que las personas chilenas han ido desarrollando, cuáles son las creencias que se esconden y cómo los medios de comunicación han contribuido a marginar a la población migrante.



La migración como un enemigo

Para la académica de la Universidad de Chile, María Emilia Tijoux, lo que se ha instalado los últimos años ha sido mirar a la llegada migrante como un enemigo. “Cuando llegan los períodos como este, donde hay una extrema derecha furiosa que afinca su lugar en contra la migración, la migración ya no aparece como un problema sino como una invasión”, explica.

La investigadora en materia de migración puntualiza que al momento de hablar de este “problema” el foco está puesto en personas que provienen de países como Haití, Venezuela o Colombia. De esta forma, la idea errónea de “raza” está presente al momento de pensar en la población que llega al país.

“Las migraciones son un fenómeno social”, aclara. “Lo que es un problema es el racismo, porque el racismo le hace daño a toda la sociedad y eso significa que no hemos sido capaces tampoco de ir a rasguñar un poco nuestra historia para buscar quiénes somos nosotros y nosotras”, dice Tijoux.

María Emilia Tijoux es académica, socióloga y parte del proyecto Anillos Migraciones de la U. de Chile.

Andrea Castellón del Movimiento Acción Migrante considera que el mismo racismo ha sido el obstáculo principal para brindar medidas que puedan regularizar situaciones como las que ocurren en el norte de Chile: “Desde los organismos del Estado, especialmente de aquellos que dependen del ejecutivo y esta inacción ha tenido consecuencias graves sobre personas racializadas en intersección con temas de clase y género. Desde este punto de vista, sí. Claramente la falta de acción gubernamental tiene características racistas que provocó que no se dieran soluciones, que no se regularice, que se deje a muchos niños y niñas sin papeles y sin la posibilidad de movilizarse a otras partes del país”.

“El sistema económico necesita trabajadores migrantes”

Otro de los grandes discursos detrás de la antiinmigración es la idea de competencia laboral: la posibilidad de que extranjeros puedan quitarle espacios de trabajo a la población local.

Castellón indica este supuesto como la gran paradoja que tiene el sistema económico. “Hay un reconocimiento de que el sistema económico necesita trabajadores migrantes que se encarguen de las tareas necesarias del mercado, por ejemplo, el sector agrícola que no ha alcanzado a abastecerse de trabajadores”.

Frente a esto, la cientista política explica que los sectores políticos más conservadores están al tanto de esa necesidad, pero han decidido focalizar su mirada en “culpar a las personas migrantes de todas las carencias económicas y sociales que los gobiernos no han podido resolver”.

María Emilia Tijoux también es enfática en este punto y expresa que pese a la muerte de personas intentando entrar por Colchane, las políticas que se han elaborado solo fomentan la irregularidad: “Mientras más irregular sea una persona migrante en Chile, más interesante es como un sujeto para ser explotada, explotado en los trabajos tanto en el rubro del mundo rural y del trabajo agrícola, luego también en los servicios y en la construcción”.

“Las contradicciones cuando hablan acerca de un plan de una migración ‘segura, ordenada y regular’ cuando han provocado todo lo contrario no siguiendo estándares básicos internacionales y las numerosas investigaciones sobre migración que demuestran que obstaculizar la migración y el cierre de fronteras prolongado no la desincentiva sino sólo provoca más tráfico y abusos entre ellos los laborales”, recalca Castellón.

La responsabilidad de los medios de comunicación

Ambas entrevistadas coinciden en que las narrativas construidas por los medios de comunicación sobre la población migrante ha contribuido a la xenofobia.

“Creo que es fundamental señalar la importancia de los medios de comunicación para la construcción de narrativas” dice Castellón. Para graficar, la cientista política afirma que es una práctica habitual el que solo se transmitan noticias negativas vinculadas al fenómeno migratorio. De esta forma “conectan a la migración con los temores más grandes que hay en Chile, respecto a la carencia de trabajo, a la carencia de servicios públicos y la delincuencia”, explica.

Situaciones como el trabajo que han brindado migrantes a los servicios públicos en momento de crisis, la participación en ollas comunes barriales o las nuevas familias que se están formando en el país se dejan de lado.

Andrea Castellón es cientista política y miembro del colectivo Movimiento Acción Migrante.

En este aspecto, la socióloga María Emilia Tijoux, también menciona el poco reconocimiento que se hace al aporte que han entregado las personas extranjeras que han llegado al país que son “cerca de un millón quinientos de personas que habitan en este país, que producen en este país, que nos han salvado muchas veces la vida durante los peores períodos de la pandemia y quienes están hoy día en las situaciones más precarizadas y de mucho maltrato”, concluye.

Próximos conversatorios sobre migración

La Furia del Libro continúa este domingo 12 de diciembre con sus actividades. En materia de migración se estarán desarrollando los siguientes conversatorios en la Sala C1 del Centro Cultural Gabriela Mistral:


Migración infantil: hacia una niñez intercultural | 16:00 horas
Participan:
Mireya Tabuas
Juan Zamorano
Isabel Molina

Refugiados, la amenaza de la persecución | 18:00 horas
Participan:
María Elena Osorio
Diego Persico
Actualidad, Artes visuales, Migración

Cuerpo y territorio: la diáspora en las artes visuales | 20:00 horas
Participan:
Wilkellys Pirela
Andrés Parra / Nia de Indias
Consuelo Olguín

También puedes revisar aquí las charlas que se han desarrollado en La Furia del Libro de este año.

The Clinic Newsletter
Comentarios