Columna de María José Viera-Gallo: Un presidente que sepa llorar

«Me gusta Boric por nostalgia y familiaridad, pero sobre todo por omisión, por ese joven, ese líder, que mi generación nunca vio crecer. Porque sin quererlo ni buscarlo, está dónde está», escribe María José Viera-Gallo.