Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Ciencia & Tec

21 de febrero de 2022

¿El 5G “produce COVID”?: verdades y mentiras sobre la tecnología móvil que ya aterrizó en Chile, con evidencia en mano

rawpixel.com

¿Puede un amuleto protegerte de la frecuencia de ondas que emiten las antenas y teléfonos con 5G? ¿Acelera esta tecnología el cambio climático que vivimos? Esta y otras preguntas, intentamos responderlas en este artículo.

Por

Numerosos servicios de telefonía móvil ya habilitaron el 5G en equipos preparados para esta tecnología: sus usuarios ya han probado y medido la velocidad de navegación en sus teléfonos -llegando incluso a superar los 400 MB de bajada-, y mientras las posibilidades de uso de esta tecnología se multiplican minuto a minuto, la llegada de esta nueva red desde hace al menos 4 años ha sembrado mitos, dudas e inquietudes en la ciudadanía.

Algunas de estas alimentadas por mitos, fake news o falta de estudios concluyentes sobre sus efectos. Por eso, en The Clinic nos propusimos poner bajo la lupa algunos mitos que rondan el 5G y buscar evidencia científica para poner sobre la mesa.

El 5G es una nueva tecnología

Como explicamos en este artículo, sobre las 5 claves para entender el 5G, esta tecnología no se debería considerar como una nueva. Más bien, vendría a ser una evolución tecnológica que se compone de herramientas que ya existían, y que vienen a potenciarse unas a otras: es por eso que la comunidad de expertos en radiofrecuencia de equipos móviles se refiere al 5G como la quinta generación de conectividad móvil. 

Es importante señalar que esta red necesita de la implementación de nuevas antenas, y la habilitación de las antiguas para que puedan emitir este tipo de señal. Esto principalmente por la naturaleza de las ondas que emite el 5G, tema que da pie al siguiente al gran mito detrás del 5G.

¿El 5G puede dañar tu salud? 

Se debe tener claro que estas tecnologías funcionan bajo el espectro electromagnético, por el cual, mediante ondas se transmiten los datos que llegan de un terminal a otro, nuestro celular, televisor o computador. Es sumamente importante comprender que estas ondas se categorizan como ondas no ionizantes. 

Según lo describió el investigador del cáncer, David Robert Grimes, a la BBC, una onda no ionizante “significa que carece de suficiente energía para descomponer el ADN y causar daños celulares”.

Por su parte la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el principal mecanismo en el que las ondas no ionizantes podrían afectar nuestra salud es el calentamiento del tejido. Sin embargo explican que los niveles de exposición a los que estamos expuestos actualmente solo podrían “provocar un aumento insignificante de la temperatura en el cuerpo humano”.

Por su parte la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el principal mecanismo en el que las ondas no ionizantes podrían afectar nuestra salud es el calentamiento del tejido. Sin embargo explican que los niveles de exposición a los que estamos expuestos actualmente solo podrían “provocar un aumento insignificante de la temperatura en el cuerpo humano”.

La Comisión Internacional de Protección de Radiación no Ionizante (ICNIRP), asegura, igualmente, que las ondas emitidas por el 5G no tendrían la capacidad de dañar a las personas si estas se adhieren a las líneas de guía entregadas por la misma entidad, la cual es reconocida a nivel internacional por la OMS.

Cabe destacar que la ICNIRP explica que debido a una de las herramientas técnicas del 5G llamada beam-forming -la cual ayuda a focalizar la dirección de las ondas electromagnéticas- podría existir una menor exposición innecesaria a las ondas electromagnéticas.

La Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés), asegura que el 5G no significa nuevas implicancias en términos de salud para las personas. Para esta aseveración se basan en que “se sabe que los teléfonos celulares 5G usarán frecuencias cubiertas por las pautas de exposición actuales de La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés)”, entidad estatal estadounidense a cargo de elaborar las normas relacionadas con la radiación electromagnética. Es decir, que para la salud el 5G no diferirá de los ambientes ionizados que ya habitamos con el 4G o el 3G.

Es más, en torno al mito sobre los daños a la salud que puede producir el 5G, ha nacido un negocio. Diversos artefactos, como collares, amuletos o joyas, claman evitar los “daños” que causan las ondas emitidas por las antenas 5G. 

En este caso el remedio parece ser peor que la enfermedad, debido a que organizaciones como la Autoridad de Seguridad Nuclear y Protección Radiológica de Países Bajos (ANVS por sus siglas en inglés), han lanzado una lista de este tipo de productos, que pueden significar un daño real para la salud. Lo anterior, debido a que a pesar de que la radiación que emiten estos productos es baja, su uso prolongado puede causar efectos negativos en las personas.

El 5G no tiene ninguna relación con el COVID-19

La respuesta tajante es, no hay ninguna relación. Diversos rumores sobre el nexo entre el coronavirus y el 5G, aseguran que las ondas emitidas por las antenas de 5G estarían transmitiendo el virus. Algunos indican que el origen de este mito fue un video del supuesto Dr. Thomas Cowan en un foro antivacunas, en Estados Unidos. El video que viralizó esta teoría se encuentra actualmente eliminado de Youtube, plataforma en la que se reprodujo y compartió cientos de miles de veces, pero que fue descartado por la plataforma en un esfuerzo por combatir esta teoría conspirativa.

Debido a esta creencia, y otras más en torno al COVID-19, la OMS debió realizar un apartado en su sitio donde verifican diversos mitos sobre el virus. En este sentido aseguran que, “Los virus no se desplazan por las ondas electromagnéticas ni las redes de telefonía móvil. La COVID-19 se está propagando en numerosos países en los que no existe una red 5G”.

Actualmente Cowan, uno de los mayores rostros detrás de esta conspiración, ya no puede ejercer como doctor luego de que este debiera entregar su licencia a la junta médica de California debido a prácticas médicas poco éticas como recetar medicamentos no aprobados por la FDA a un paciente de cáncer de mama.

Cabe destacar que esta teoría conspirativa no se aleja de las ya difundidas con la llegada de nuevas tecnologías, especialmente en el ámbito de las ondas electromagnéticas. Es por esto que la OMS ya había realizado un artículo en 2014 sobre las implicancias que tienen este tipo de tecnologías en nuestra salud. Spoiler: no existe confirmación de que puedan afectarnos negativamente.

El 5G afectará negativamente al medio ambiente

Una de las preocupaciones que ha surgido con la llegada del 5G es su posible efecto negativo en el medio ambiente. Y a pesar de ser un ámbito aún bajo estudio, entidades como la Columbia Climate School ven con buenos ojos la implementación de esta tecnología desde el punto de vista climático, incluso señalando que puede ser un punto de inflexión para combatir el cambio climático.

Como explica Renee Cho en su publicación para la Columbia Climate School, uno de los mayores beneficios que se pueden esperar del 5G en la lucha contra el cambio climático viene de la mano del Internet de las cosas y la capacidad que provee esto para optimizar el uso de la energía. 

“El 5G vinculado con el Internet de las cosas también reducirá el uso de energía, porque los dispositivos podrán encenderse y apagarse automáticamente cuando no se necesiten”, explica Cho. Lo anterior pudiéndose homologar a diversos ámbitos de la vida, la luz, el agua, televisores, etc.

La Information Technology and Innovation Foundation (ITIF), una organización sin fines de lucro estadounidense, en su informe Beyond the Energy Techlash afirma que el 5G podría significar un paso importante en la reducción de consumo de energía. Esto lo ejemplifican con la diferencia de consumo entre 2G y 5G, la cual es 50 veces más eficiente energéticamente.

Para el caso del 5G aún las estimaciones son un tanto difusas debido a que algunas operadoras a cargo de la infraestructura para habilitar el 5G realizan diversos cálculos, pero la ITIF los ubica entre 10 a 20 veces más eficiente que el 4G.

En este mismo ámbito la consultora STL Partners -en un estudio solicitado por la firma tecnológica china Huawei- estima que países como Chile podrían tener una emisión de  carbono entre 2020-2030 sólo por concepto de las redes móviles existentes, de 15.4 millones de toneladas de CO2, versus las 6.9 millones de toneladas si existiera un despliegue veloz de 5G.

Un caso polémico en términos de impacto ecológico, fue el de la supuesta muerte de cientos de pájaros a causa de experimentos con el 5G, en Países Bajos. La noticia terminó siendo desmentida por diversos medios. El medio Snopes explica que si bien existió un testeo de 5G en el área, este fue cinco meses antes del incidente de los pájaros, además de este haber sido un experimento de un solo día.

Si bien gran parte de los actores relacionados a esta área se ven esperanzados frente a los alcances del 5G en el combate contra el calentamiento global, debe existir cierta cautela. 

Como explica la Columbia Climate School, el 5G en sí no necesariamente es malo para el medio ambiente, pero puede tener perjuicios asociados a su implementación, esto principalmente relacionado a la infraestructura y los residuos que se podrían llegar a generar por la necesidad de renovar equipos aptos para hacer uso del 5G. Lo que da pie al último mito.

¿Para usar el 5G voy a tener que cambiar mi celular?

Esta puede ser una inquietud sumamente común con el arribo de una nueva generación de internet móvil. La respuesta a esto es: depende. 

La necesidad, o no, de cambiar nuestro dispositivo móvil para utilizar el 5G irá ligado directamente al aparato con el que contamos. Es por esto que La Subsecretaría de Telecomunicaciones lanzó un listado, actualizado en diciembre, con los aparatos, en el mercado chileno, que cuentan con la tecnología necesaria para hacer uso del 5G. Puedes revisar el listado en este link. Las ofertas disponibles suelen encontrarse desde los $200 mil pesos chilenos hacia arriba.

Si bien el cambio irá aparejado de la necesidad de la utilización de esta red, la evolución del uso de las distintas redes tardaría años en desplazar las antiguas tecnologías móviles. Al menos en Chile, las redes 1G, 2G, 3G, 4G y 4GLTE seguirán coexistiendo mientras se implementa el 5G, tal como ha pasado con el surgimiento de cada nueva generación de tecnología móvil. Así que, podrás utilizar tu celular actual hasta nuevo aviso.

Fuente: Subtel, Informe Semestral del Sector Telecomunicaciones – Primer Semestre 2021

Volver al home

Notas relacionadas

Deja tu comentario