Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Emporio

28 de junio de 2022

Found Family o una familia elegida: la importancia de encontrar un círculo de apoyo y confianza para la comunidad LGBTIQ+

Para las disidencias es muy importante contar con un círculo de apoyo, contención y respeto, que en muchos casos sus lazos consanguíneos no les brindan. Es aquí donde las "found family" o "familias encontradas" juegan un rol importante, convirtiendo a amigos, compañeros y parejas en ese vínculo cercano.

Por

Cuando Roberto Susperreguy (23) le contó a su familia que era gay, su hermana lo esperaba afuera de la casa con una moto encendida y un bolso. Tenían un plan de escape por si todo salía mal y no lo aceptaran. Tras dos días de tensión en su hogar, su padre finalmente se acercó y le dijo: “prefiero aprender y entenderte, antes que perder un hijo”. “Fue muy lindo”, recuerda.

Este es un momento crucial para las personas de la comunidad LGBTIQ+, el instante en que se abren con sus familias para contarles acerca de su orientación sexual o identidad de género. Y en muchos casos, no reciben el apoyo de su núcleo.

En Chile, según el Estudio exploratorio de discriminación y violencia hacia las personas  LGBTIQA+ realizado en 2020 por el Movilh, un 44,7% de los encuestados señaló que se sintieron discriminación en su propio hogar.

A su vez, esta medición también reveló que la familia nuclear es el segundo grupo que más discriminación ejerce con un 44,1%. Solo superado por el 57,9% correspondiente a personas desconocidas.

Frente a esta realidad es que muchas personas de las diversidades sexuales buscan o encuentran personas o grupos de confianza fuera de la red familiar de sangre. Amigos, parejas y diversos vínculos se transforman en las llamadas found family o familia encontrada. Estos lazos se transforman en un espacio seguro, donde la comprensión y el apoyo son lo primordial.

Así también existen casos donde los padres brindan el soporte emocional para sus hijos. Florencia Riquelme (22) tiene una relación cercana y recibe apoyo de sus papás desde que les contó que era lesbiana. Aún así, la estudiante de periodismo asegura:

No importa qué tanto te pueda apoyar tu familia. Creo que hay cosas que ellos jamás van a poder sentir de la forma que sentimos nosotros. Cosas que pueden ser tan cotidianas, por ejemplo que, caminando en la noche, nos da miedo”.

“Nos preguntamos si nos vamos a soltar la mano o no por el peligro que puede ser que estemos juntas”, dice sobre cuando va junto a su polola por la calle. 

Florencia Riquelme, Roberto Susperreguy y Camilo Araya, miembros de la comunidad Converse All Star Chile. 

«Elegir con quién queremos estar”

Para Camilo Araya (25) la respuesta de su familia fue similar a la de Florencia al momento de contar su orientación. Y si bien ellos forman parte de su found family, el salir de su hogar para estudiar diseño gráfico en Santiago lo impulsó a encontrar una red en la ciudad. Para esto, el baile se transformó en un gran aliado. Mientras vivía en Antofagasta se interesó por las coreografías y cuando llegó a Santiago, encontró un grupo con quienes comenzó a practicar street dance como el hip hop o dance hall. 

“En ese grupo de gente teníamos que entrenar todos los fines de semana. Al final estaba todo el día con ellos y los fui conociendo más. Pasaron a ser como el apoyo físico que yo no tenía”, recuerda. “Incluso, hacíamos círculos para hablar de cosas. Y sí, se han vuelto algo así como mi familia en Santiago”, añade.

Camilo Araya es diseñador gráfico y bailarín. 

Si bien Camilo terminó sus estudios en diseño, es principalmente el baile el espacio en donde se desempeña. Realiza clases de ritmos fusión que mezclan el pop y la música urbana. De ese lugar también ha hecho un espacio seguro para sus estudiantes: “Las personas en mis clases están en la libertad de expresarse como quieran porque eso es lo que yo encuentro correcto”.

Camilo junto a su crew de baile donde además es profesor.

Para Florencia, el concepto de found family es “super amplio» y en algunos casos, como es para ella y Camilo, puede perfectamente incluir a la familia biológica. “Yo creo que eso también es parte de elegir con quién queremos estar”, asegura. Pero además de su círculo consanguíneo, Teresa, su pareja, también es parte de su familia encontrada.

Florencia Riquelme es estudiante de periodismo y activista LGBT.

Se conocieron en un encuentro lesbofeminista. Retrocede a ese momento y recuerda que fue muy relevante el encontrarse en ese espacio. “Son dos cosas que a nosotras nos unen: el feminismo y las luchas por las disidencias”. 

Florencia junto a su pareja, Teresa.

En el caso de Roberto, sus amigos son quienes componen su familia encontrada. “Somos como 10 amigos gays donde todos somos muy diferentes. Nos juntamos todos y se hizo una familia muy linda en la que todos nos apoyamos. Si es que alguien tiene un problema, todos apañamos ahí. Es muy lindo”.

Roberto Susperreguy es modelo, dibujante y estilista.

Pero el mundo del vestuario y el styling, donde se desempeña como modelo, también le brindó nuevos integrantes a su familia. “Empecé a hacer muchos amigos y pasa que a todos nosotros nos gusta mucho la moda, siempre estamos viendo ropa y de a poquito nos hicimos mega amigos”. “Son las personas en las que puedo confiar y contar en cualquier momento.Si tengo pena, o me pasó algo, los llamo y ahí están”.

Roberto y sus amigos que son parte de su found family.

Generar espacios seguros para la comunidad

Roberto, Florencia y Camilo, pertenecientes a la comunidad Converse All Star Chile, no solo han formado vínculos que se han transformado en su familia encontrada. También son conscientes de la importancia de generar espacios seguros para la comunidad LGBTIQ+. Por eso es que los tres, desde los lugares en que se relacionan con otras personas, buscan cumplir con esa misión.

Para Florencia, por ejemplo, las redes sociales se han convertido en lo que ella llama “un punto de transformación y de luchas”. Para la estudiante, este espacio puede significar, aunque sea pequeño, un lugar donde se pueden identificar y motivar a mostrarse libres. “Esa otra persona se puede sentir contagiada positivamente por lo que tú estás transmitiendo. Yo al menos eso es lo que intento hacer en mis redes sociales. Que hablemos de cosas importantes, pero también riamos, y expresémonos como nos queramos expresar, sin miedo a qué pensará la gente», explica. 

A Roberto le pasa algo similar con sus redes. Cuenta que son seguidos los mensajes que recibe donde le agradecen algún post que para sus seguidores ha resultado inspirador. “Me han llegado mensajes como ‘el otro día subiste un mensaje demasiado lindo a tus historias que me motivó y salí del closet’”, cuenta. “Qué lindo leer eso”, dice.

En el caso de Camilo, el baile le ha permitido generar un espacio seguro para la comunidad LGBTIQ+. En sus clases ha buscado crear un ambiente donde quienes participen se sientan acogidos. “Hay varios alumnes con los que he podido conectar de alguna manera y acogerles de la manera en la que yo me sentí acogido por otra gente. Es lo que trato de hacer siempre con mis clases, con todas mis cosas: que sea un espacio seguro porque eso es lo que a mí me ayudó a sentirme bien y poder progresar como persona”, concluye.

Notas relacionadas

Deja tu comentario