Luego de la aprobación del proyecto isla Riesco en Magallanes, las acciones que tiene hoy el Presidente Piñera en Copec -uno de los impulsores de la mina a carbón- subieron alrededor de 1,26%. El dato causó molestia en la región y al interior de los grupos ambientalistas opositores a la mina. No sólo por el conflicto de interés que existe, sino también porque fue el propio Piñera quien apoyó públicamente la iniciativa el pasado 5 de noviembre cuando presentó el Plan Magallanes para la región.

Un día después de la aprobación del millonario proyecto mina Invierno, la primera de cinco yacimientos de carbón a rajo abierto en isla Riesco, las acciones de Copec subieron como espuma. Una buena noticia para la empresa de la familia Angelini, quienes junto a los Von Appen, son los dos poderosos grupos inversores tras el proyecto carbonífero, pero también una satisfacción más para sus accionistas, entre ellos, el Presidente Piñera.

Según consta su Declaración de Patrimonio, en el sitio de Gobierno Transparente, el Mandatario tiene a su haber 785.609 acciones en la ex empresa estatal distribuidora de combustible, cantidad que a la fecha de publicado el documento (4 de abril de 2010) significaban 4.543 millones de pesos.

Cifra que subió al menos un 1,26%, un día después que la Comisión de Evaluación Ambiental de Magallanes, compuesta por seremis de gobierno y la Intendenta de la región, aprobara la ejecución de mina Invierno.

Si bien, las acciones en cuestión son parte del “fideicomiso ciego voluntario” que hizo el Mandatario un mes y medio después de su arribo a La Moneda -en medio de críticas de la oposición e incluso de miembros del oficialismo tras no cumplir la promesa de campaña de desprenderse de sus empresas una vez que asumió en el cargo- el hecho ha generado molestia y desconfianza en la región y en los grupos ambientalistas que se oponen a las minas de carbón en Magallanes.

“Me parece impresentable que un Presidente salga apoyando y pidiendo agilizar la tramitación de un proyecto que está sujeto a Evaluación Ambiental, siendo accionista de una de las empresas. Estas personas no deberían participar por estar involucradas en cargos del gobierno y hacerlo me parece una vergüenza pública. Necesitamos que se esclarezcan estos intereses, porque cualquier ciudadano querrá saber si apoyar estos proyectos son para beneficiar al bien público o a algunos privados”, dice Javiera Stipicic, miembro del grupo opositor a la inversión carbonífera de Copec y Ultramar en Isla Riesco.

Por su parte, el senador PS, Pedro Muñoz, acusó al gobierno de actuar de manera parcial en la aprobación del proyecto y señaló el pasado sábado que “acá hay, claramente, un conflicto de intereses. El gobierno de Sebastián Piñera aprobó esta industria, que pertenece y de la que es accionista el mismo Piñera”. .

Apoyo público

Pero la molestia de los opositores a isla Riesco no sólo nace por las acciones del mandatario en Copec, sino también del apoyo público que le dio al proyecto en uno de sus viajes a la zona, el 5 de noviembre pasado.

En esa oportunidad, Piñera detalló los alcances del Plan Magallanes, que el gobierno está impulsando para la región. Dentro de él, isla Riesco fue una de las inversiones privadas que el propio Piñera destacó en el powerpoint del programa gubernamental.

Fue en ese contexto donde mencionó los beneficios que traería para la zona un proyecto de ese tamaño y dijo: “Incentivar el desarrollo de proyectos carboníferos Isla Riesco”.

En esa instancia, el gobierno detalla que la aprobación del proyecto minero es muy importante por los ingresos que generaría una vez en operación. Se habló de la creación de empleo y el importante abastecimiento que habría con el combustible fósil a la generación eléctrica, en distintas termoeléctricas repartidas por el territorio nacional.

Fideicomiso tuerto

Para responder al debate político que se armó por su patrimonio y por los futuros conflictos de interés que tendría una vez al mando de la nación, Piñera informó que el banco Bice, Celfin Capital, Larraín Vial y Moneda Asset Management serían los organismos encargados de administrar sus millonarios fondos, quienes lo harían “de acuerdo a su criterio, sin informarme de nada, excepto, lo estrictamente necesario para cumplir con mis obligaciones tributarias y con las obligaciones legales”.

Así, la declaración de Patrimonio del Presidente, disponible en Gobierno Transparente del sitio de Presidencia, aclara que las acciones son controladas por LarraínVial S.A. mediante un Contrato de Administración Discrecional sin Información.

Tu pasado te condena

La historia de conflictos de Piñera entre sus pretensiones empresariales y las de servicio público fueron fuente de conflicto desde su anuncio como presidenciable hasta varios meses después de llegar a La Moneda. Conocida es la teleserie armada por ser dueño de Chilevisión, canal que finalmente vendió en agosto pasado a Turner Broadcasting System, Inc (TBS, Inc.), empresa del empresario estadounidense Robert Turner. En esa oportunidad las críticas iban directamente a su actuación cuando tramitara los nombramientos del directorio de TVN, el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) en la cámara alta y la ley de televisión digital.

A esos se sumaron los problemas que enfrentó por ser parte de la propiedad de Colo Colo, 13,77% de las acciones del club que Piñera vendió en diciembre por 7,4 millones de dólares, y a la venta del 26,33% de la aerolínea LAN a la familia Cueto, en marzo pasado.