Durante el control de detención de los cuatro imputados por la brutal golpiza a Daniel Zamudio, Raúl López Fuentes, uno de los acusados, entregó crudas descripciones de la agresión, aunque excusándose al señalar que sólo le dio “un par de patadas en las piernas y cabeza”.

En su declaración dijo que “el muchacho sangraba por la nariz y por la cara. Alejandro (otro acusado) le rompió una de las botellas en su cabeza, y como ya estaba muy inconsciente viene el ‘Pato Core’ (Patricio Ahumada Garay) y le marca con el gollete una svástica, que es signo nazi”.

“Alejandro Angulo Tapia (26) agarró una piedra grande que estaba ahí y se la tiró en la guata unas dos veces, después la tomó y se la tiró en la cabeza. Después, Fabián Mora Mora (19) tomó la piedra y la lanzó como 10 veces en las piernas de la víctima”. El imputado agregó que “hicieron como una palanca y ahí se quebró, sonaron como unos huesos de pollo, y como ya el muchacho estaba muy mal, nos fuimos cada uno por su lado” afirmó.

Los presuntos culpables de la golpiza quedaron detenidos en el penal Santiago 1. Sus defensores solicitaron que todos estén en celdas separadas de la población penal para evitar posibles agresiones, y que Raúl López Fuentes fuera aislado de los otros imputados, debido a que fue él quien confesó la agresión y entregó los nombres de sus cómplices. Tanto López como Angulo tenían antecedentes por ataques xenófobos a ciudadanos peruanos.