Jonathan Walters, un futbolista inglés nacido en Irlanda se mandó el peor partido de su vida. En el encuentro en el que enfrentaban al Chelsea, el jugador se mandó tres cagazos: dos autogoles y un penal a las nubes en los últimos minutos del mismo partido.