Un agarrón al brazo derecho y un mensaje al oído al diputado René Alinco, segundos antes que éste entrara a votar la acusación constitucional contra el ministro de Educación Harald Beyer en la sala de diputados, fue el último esfuerzo del subsecretario general de la presidencia, Claudio Alvarado, por lograr el voto a favor del parlamentario por Aysén.

Era el intento desesperado del gobierno por intentar revertir el peor escenario para la derecha en estos años de gobierno: Beyer se podría convertir en el primer secretario de Estado destituído en la era Piñera y por ahora quedó suspendido de sus funciones a la espera de una votación en el Senado.

El miércoles, con el resultado adverso bajo el brazo, el gobierno desplegó todo su arsenal para intentar cambiar el sombrío panorama que se les venía con el ministro Cristián Larroulett y el subsecretario de la Segpres Claudio Alvarado reuniéndose con distintos diputados en el Congreso.

Pero al llegar al Congreso ayer en la mañana ya sabían que no habían esperanzas, porque desde muy temprano las señales eran las peores: primero la aparición de los diputados Meza y Campos (PRSD) y la confirmación del DC Pablo Sabaj les comenzó a confirmar la derrota.

Meza regresó de EE.UU. donde seguía un tratamiento de quimioterapia y según explicó, tomó tres aviones para llegar a tiempo a la votación, desestimando de paso las versiones de la semana pasada de tres diputados opositores que lo habían emplazado por presentar licencias “truchas”. Campos, en tanto, pospuso una operación a la garganta para el próximo lunes, corriendo la licencia médica antes presentada.

Efecto Alinco

Durante las horas anteriores a la votación y mientras la diputada independiente Alejandra Sepúlveda presentaba los antecedentes, las conversaciones de pasillo se repetían casi por todos los rincones de la cámara baja.

El diputado Hasbún -jefe de bancada UDI- intentó también, sin éxito, revertir el voto que a esa hora ya había asegurado el diputado Alinco a favor de la acusación.

Posterior a eso, todo era sonrisas en la oposición y las caras largas abundaban entre los funcionarios de gobierno. Una de las funcionarias incluso le reclamó al diputado Jorge Burgos por su votación y le preguntó de manera irónica a Felipe Harboe si era muy difícil gobernar de esa forma.

El camino de la acusación

Atrás quedaron varios meses en los que la oposición escogió con pinzas el momento en el que presentaría la acusación contra el ministro. De hecho, los mismos parlamentarios convencieron en enero pasado a los estudiantes de esperar hasta fines de marzo para presentarla, ya que los dirigentes estudiantiles eran partidarios de hacerlo a fines de enero.

Estuvieron atentos a la votación desde las graderías, esperando que el resultado de la votación no les volviera a dar la espalda como ocurrió con la votación del informe de la comisión investigadora del lucro el año pasado.

Llevaban tres semanas visitando el Congreso y desplegándose en reuniones con todos los diputados para exponer sus ideas y obtener un triunfo a la acusación. De hecho, con el mismo Alinco se reunieron al menos tres veces, la penúltima de ellas el miércoles en la tarde en la oficina parlamentaria del representante de Aysén.

Allí obtuvieron la primera confirmación del voto afirmativo de Alinco, aunque la confirmación definitiva vino al mediodía de ayer, cuando el presidente de la Fech, Andrés Fielbaum, compartió con él un café al interior del Congreso.

Casi a esa misma hora comenzó a rodar el rumor de que desde el comando de Michelle Bachelet le habrían pedido un gesto al diputado Alinco a cambio de un apoyo a su repostulación al Congreso.

Sin embargo, parlamentarios de oposición negaron esa versión y culparon al oficialismo de divulgar ese rumor con ánimo de salpicar a la ex Presidenta con la polémica de la votación. En la zona que representa Alinco este domingo se resolverá el candidato de la DC, que saldrá de la primaria en la que se enfrentan Abdallah Fernández y el ex vocero del movimiento social de Aysén, Iván Fuentes.

Después de la votación, vino la arremetida del gobierno en el que acusaron politiquería y donde comenzaron a recordar a los senadores que debían –según su postura- inhabilitarse para la votación en el Senado, donde el oficialismo es minoría.

Sin embargo, el grupo oficialista no mencionó una petición presentada al Comité de Ética de la cámara el martes pasado que presentó el diputado Rincón contra el voto de Cristián Letelier, profesor y ex Secretario Ejecutivo de la Universidad Santo Tomás, y de Ernesto Silva, heredero de uno de los socios de Joaquín Lavín y el propio ministro Larroulet en la Universidad del Desarrollo, el fallecido Ernesto Silva Bufallay.

Con todo, el escenario en el Mineduc es sombrío. Con Beyer suspendido de sus funciones desde este mismo jueves, el ministerio tendrá que enfrentar la marcha estudiantil convocada para el próximo jueves sin el titular de la cartera a la cabeza, con los estudiantes empoderados tras su primer gran triunfo legislativo tras dos años de movilizaciones y con el tema convertido en uno de los ejes principales de la carrera electoral.