humberto-gianinni

Este martes, tras sufrir un ataque al corazón que lo dejó en coma, murió en la Clínica Santa María el destacado filósofo y Premio Nacional de Ciencias Sociales, Humberto Giannini.

Según consignó la página institucional de la Universidad de Chile, el también conocido como “filósofo de lo cotidiano”, falleció esta tarde en Santiago.

Giannini es considerado como una de las contribuciones más destacables de la filosofía del siglo XX en Chile por su aporte a la educación del país y su larga trayectoria.

Nació en 1927 en Santiago y se crió en Valparaíso,“emigré a los 20 años de Valparaíso, y traigo la sensación de libertad al caminar, al bajar los cerros, al subirlos a pie, al andar por la calle, saludarme con la gente. Todo eso hace un mundo. Valparaíso es una ciudad que invita a recordarla, no puedo olvidarla”, sostuvo hace poco en una entrevista publicada en El Paracaídas.

Tras vivir una infancia tranquila, estudió Pedagogía en Filosofía en la Universidad de Chile. Egresó en 1960 con el título de Profesor de Estado para luego irse a estudiar a Italia, allí aprendió de Hermenéutica y Filosofía de la Religión.

Durante su vida recibió amplio reconocimiento por su aporte a la cultura del país. Ganó el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanidades y fue nombrado Director de la Cátedra Unesco en Chile. En 2009 recibió el premio Altazor por su ensayo “La Metafísica eres tú”.

A sus 31 años inició su carrera como docente en la Universidad de Chile, ocupando el cargo de ayudante del ramo Introducción a la Filosofía, donde hizo clases tanto a alumnos de pregrado como de posgrado.

El 2013 en el marco de la conmemoración de los 40 años del Golpe Militar, Giannini dijo que “pedir perdón implica abandonar justificaciones, implica autoconfesión (…) Por el momento sólo tenemos el ‘nunca más’ que toca muy fuertemente a la Universidad de Chile, pero falta el perdón”.

En una de sus últimas entrevistas, el profesor y filósofo recordó que en esos años “no tenía una determinada posición política; clara, digamos. Pero sí todos mis amigos eran de izquierda, muchos de ellos tuvieron que irse de Chile o murieron en el camino. Pero yo antes de la Junta no tenía una posición política, lo que quería era estudiar filosofía. La filosofía tiene muchos rumbos, y el mío no era la política. Era la reflexión, no la acción, todavía”.

El mismo aseguró que la dictadura lo cambó y se convirtió en un “anti gobiernista, anti dictadura”.

Ya en democracia defendió la educación pública y gratuita siendo uno de sus primeros promotores. “La gratuidad es un derecho de nacimiento. Nadie nos llamó a existir en la vida, llegamos simplemente todas y todos. Y los pobres y los ricos llegan a la vida igual, pero llegar a la vida significa una obligación de la sociedad”, dijo.

Dentro de sus publicaciones más destacadas se encuentran: “Reflexiones acerca de la convivencia humana”, “El mito de la autenticidad”, “Desde las palabras”, “La experiencia moral”, “La Reflexión Cotidiana: Hacia Una Arqueología de la Experiencia.” Traducción al francés: La Reflexión Cotidienne. Prólogo: Paul Ricoeur, “La Experiencia Común”, “Del Bien que se Espera y del Bien que se Debe”, “Ética de la Proximidad” y “Breve Historia de la Filosofía”.

Mira una de sus últimas entrevistas televisadas en el programa La Belleza de Pensar

Lee alguna de sus colaboraciones con The Clinic:

Humberto Giannini, filósofo:“Este es el momento de subir los impuestos

Hasta cuando se culpa a los profesores

La trampa de la bondad del “recambio”