Movimientos Amplitud, Fuerza Pública y Red Liberal

El caso Penta sigue pegándole fuerte a los principales involucrados, la UDI y el ex candidato presidencial Andrés Velasco.

Pese a que aún ni siquiera hay petición de formalizaciones, la opinión pública parece no ver con bueno ojos que haya políticos involucrados en la recepción de platas pata campaña a cambio de boletas truchas.

El sondeo CERC-MORI entregó el barómetro de la política de enero de 2015 y en éste se desprende que el partido fundado por Jaime Guzmán cuenta con el rechazo más alto de la ciudadanía con un 25%.

A juicio de la directora ejecutiva de la Corporación Latinobarómetro, Marta Lagos, los efectos del Pentagate no sólo afectan a la UDI, sino que se traducirán en que vaya menos gente a votar en la futuras elecciones.

Respecto de Velasco, sigue perdiendo terreno como uno de los políticos con más futuro, pues bajó de 11 a 9 puntos respecto del sondeo de octubre.

En la vereda opuesta del defensor de las malas prácticas aparece Marco Enríquez-Ominami, que sube de 18 a 22%.

Detrás del fundado del PRO figura el ex presidente Sebastián Piñera con un 10%. Al respecto Lagos opinó que el ex Mandatario irá subiendo en su aprobación toda vez que la gente lo ve fuera del escándalo de las platas truchas que afectan a la actividad política.

MEO también lidera en la pregunta quién le gustaría que fuera el próximo presidente con un 11% de las preferencias. Luego aparece Piñera con un 6%.

La buena evaluación de MEO  es significativa pues otro dato que revela el sondeo es que el país comenzó a correrse hacia la izquierda. Esto se explica porque al momento de ubicarse entre el espectro de la izquierda a la derecha -siendo 1 ultra izquierda y siendo 10 ultra derecha- el promedio se ubica en un 4,9. La cifra representa un cambio respecto del inicio del gobierno de Piñera, donde el país se ubicaba en un 5,36%.

Gobierno con más rechazo que apoyo

Pese a ese factor, el gobierno sale mal evaluado, en línea con los datos que han arrojado distintas encuentas desde que la  CEP de noviembre dio cuenta del peor momento de Bachelet en cuanto a popularidad.

De esta forma,  un 44% dice estar satisfecho con el gobierno, mientras que un 53% dice estar insatisfecho.

En cuanto a la pregunta sobre qué es lo mejor que ha hecho este gobierno, la encuesta arroja que un 23% responde “ninguno” mientras que un 25% no sabe o no responde. “No es un gobierno aplaudido masivamente por las cosas que ha hecho”, sostiene la directora del estudio, lo que también refleja los resultados de otras encuestas que revelan que las reformas estructurales que impulsa Bachelet no cuentan con un respaldo mayoritaria.