21 de Mayo de 2015/VALPARAISO  Un carabinero junto a un grupo de personas asisten al estudiante Rodrigo Avilés (28) quien sufrió una caida en av Pedro Montt con Carrera, durante los disturbios terminada la marcha tradicional del 21 de mayo en Valparaíso. El joven se encuentra internado en la UCI del Hospital Carlos Van Buren en estado grave. FOTO:RAÚL ZAMORA/AGENCIAUNO

“Hemos visto como año tras año Carabineros va cobrando víctimas respecto a la represión policial de la cual los estudiantes somos víctimas”, dijo la portavoz de la Confech, Marta Matamala.

En Santiago, el llamado es a congregarse en la céntrica Plaza Italia el jueves 28 de mayo a las 19.00 horas, y los convocante esperan que los actos de protesta se repliquen en otras ciudades del país.

Los líderes de la Confech realizaron el anuncio de una nueva movilización en las afueras del hospital Carlos Van Buren de Valparaíso, donde permanece ingresado en riesgo vital Rodrigo Avilés, un alumno de la Universidad Católica de 28 años que sufrió un traumatismo craneal el jueves pasado.

El estudiante resultó herido durante la manifestación que se realizó el jueves en los alrededores del Congreso, en Valparaíso, donde la presidenta, Michelle Bachelet, rindió la cuenta pública de su gestión.

Avilés se golpeó la cabeza contra el pavimento y quedó inconsciente, aunque las circunstancias de lo sucedido aún son confusas y existen versiones contrapuestas.

Algunos testigos sostienen que el universitario cayó por el impacto directo de un chorro de agua lanzado a corta distancia por un vehículo antidisturbios de Carabineros, que reprimió con dureza la manifestación convocada por organizaciones estudiantiles y de trabajadores.

Carabineros difundió el viernes un comunicado en el que sostuvo que halló al joven inconsciente en el suelo y atribuyó sus lesiones “a una caída por las condiciones existentes del terreno”, aunque abrió una investigación interna para aclarar lo sucedido.

El joven ha sido operado en cuatro ocasiones para disminuir la presión cerebral, y este sábado recibió el apoyo de los ministros de Educación, Salud y Justicia, que visitaron el hospital para interesarse por su estado.

La actuación de la Policía uniformada chilena en la manifestación del jueves ha quedado en entredicho por la lesión de Rodrigo y la difusión de un vídeo en el que quedó registrada la agresión que sufrió Paulina Estay, una joven de 20 años.

Las imágenes muestran cómo la joven trató de alejar a su pareja de un grupo de policías cuando uno de ellos le pegó un porrazo en el brazo y otro la empujó con el escudo y la tiró al suelo.

La joven se golpeó la cabeza contra el bordillo y quedó semiinconsciente. Ningún policía se interesó por su estado y fue atendida y trasladada al hospital por algunas personas que presenciaron la agresión