walker A1

Crítico y defensor de la gestión que ha hecho hasta ahora el ministro del Interior, Jorge Burgos, se manifestó el ex presidente de la DC Ignacio Walker.

En una entrevista concedida a La Tercera, indicó lo que otros dirigentes de la colectividad vienen remarcando: que Burgos es quien tiene y debe tener el poder y no otro secretario de Estado, en abierta alusión a Nicolás Eyzaguirre recientemente nombrado en la Segpres por la presidenta Bachelet.

Por eso cuando le preguntaron a quién habría nombrado en vez de Eyzaguirre, fue claro: “No me pongo en situaciones hipotéticas, menos cuando se trata de una decisión exclusiva de la Presidenta, pero quiero creer que el planteamiento de Eyzaguirre de que viene a ponerse a disposición del ministro Burgos es en serio, porque no está el tiempo en el país para jueguitos de poder. Estoy convencido, y tengo la esperanza, porque se conocen bien, que el ministro Jorge Burgos, como el jefe político del gabinete, se coordinará adecuadamente con el ministro Eyzaguirre.

Inquirido por la frase que Burgos pronunció el pasado miércoles -“si alguien quiere pasar por encima de mi rol, me demoro cinco minutos en golpear la mesa”- Walker la valoró positivamente.

“Es la mejor frase del ministro Burgos en sus primeras semanas en el gabinete. Tiene muchas buenas frases y una gestión que ya empieza a perfilar un liderazgo como jefe político del gabinete de la Presidenta. El que piensa que puede pasar por encima del ministro Burgos no lo conoce, y créame, lo conozco hace 40 años”, indicó.

Walker destacó el cambio de gabinete hecho por Bachelet, señalando que no fue de carácter “cosmético”, sino profundo y doloroso, “porque sabemos la relación que tenía con Rodrigo Peñailillo y Alberto Arenas”.

“Tengo la convicción de que el ministro Burgos cuenta con la confianza de la Presidenta y que entiende perfectamente quién es el jefe político del gabinete. Insisto, démosle crédito a ella por una decisión que apunta en la dirección correcta de fortalecer la conducción política y económica del gobierno, simbolizada en Jorge Burgos y Rodrigo Valdés. Cuando el país está bien levanta proyectos que le llegan a la gente, cuando las cosas están mal, se levantan las intrigas. ¿Estamos construyendo la pequeña historia o la gran historia? Esa es la pregunta de fondo, y la respuesta pasa por la conducción presidencial y no presidencial, y pasa por empoderar al ministro Burgos para dirigir a un equipo en este segundo tiempo y hablarle al país con altura de miras. El país no resiste un segundo año con la desprolijidad e improvisación del primer año. En ese sentido, el cambio de gabinete apunta en la dirección correcta”, dijo.

Respecto al bajo crecimiento económico, Walker aseguró que ha sido majadero en recordar la prioridad que tiene para el país.

“Quiero decir algo que espero no sea una confidencia: durante todos los lunes, en el primer año de gobierno en el comité político, sin excepción, partí por enfatizar el tema de la reactivación económica. Y majaderamente recordé la frase de Edgardo Boeninger en el gobierno de Patricio Aylwin: “Discutámoslo todo, pero que la economía funcione”, y la verdad es que no se puede repartir algo que no se produce”.

Walker también habló de la opción presidencial de la DC. “Es la teoría del péndulo, el país giró hacia la derecha y terminó mal, con la candidata de la derecha con el 32% de los votos. Después el país giró demasiado a la izquierda, el senador Jaime Quintana llegó a hablar del giro a la izquierda, y el corolario de eso fue la tristemente frase de la retroexcavadora. Y quiero creer que venimos de vuelta en eso, que este cambio de gabinete es hacer el funeral de la retroexcavadora”.

Inquirido por las diferencias que mantuvo con Eyzaguirre desde su rol en la Comisión de Educación del Senado, Walker las reconoció, aludiendo a que sacar adelante la reforma educacional fue “un verdadero parto, doloroso, que duró desde el 22 de mayo, cuando ingresó el proyecto, hasta el 15 de enero, después de meses en que logramos una aprobación que para mí resulta aceptable y positiva, pero sin duda alguna que recorrimos un camino que espero no se vuelva a repetir en esta próxima etapa”.