gonzalorojas400-a1

En su habitual espacio como columnista de El Mercurio, el abogado y reconocido pinochetista, Gonzalo Rojas, se refirió a la renuncia del diputado José Antonio Kast a la UDI, afirmando que se lleva consigo el espíritu fundacional de Jaime Guzmán.

“Intuyo que dentro del partido el impacto es y será fuertísimo en las próximas semanas”, advierte Rojas.

Para hacer el punto,  afirma que “ni Auth en el PPD, ni Saffirio o Ravinet en la DC, ni Pérez o Rubilar en RN, tenían el capital simbólico del que gozaba el hermano menor de Miguel Kast en la UDI: una trayectoria, unas capacidades y una perspectiva que su partido debiera haber reconocido como un activo imprescindible”.

“¿Le cabe alguna duda a la militancia guzmaniana que Kast se lleva gran parte del capital fundacional? ¿Queda algún otro dirigente dentro del partido al que esas pobladoras (sí, las de la época gloriosa en que Guzmán afirmaba que se les arrebatarían las poblaciones a los comunistas) le crean siempre y en todo? ¿Hay alguna otra figura en la UDI que al reunirse con jóvenes pueda conseguir la calidad y cantidad de vocaciones de servicio que estimuló el diputado renunciado?”, se pregunta el profesor de la UC.

“En buena hora, Kast se lleva ese capital fundacional; y legítimamente se lo lleva”, se responde.

En buena hora, porque en realidad, ya era hora.

Para Roja, “si José Antonio Kast ha tomado una decisión tan difícil -y sus acompañantes en la renuncia lo han hecho también con dolor y quebranto-, no lo ha movido la oportunidad, sino el imperativo ético (…) Cuesta un poco cambiarse de barrio, pero no parece ser cuestión tremenda; cuesta mucho dejar un partido, porque para algunas personas es cuestión de conciencia”.

“Se va una historia, se va una mística, se va un proyecto. Esto pueden entenderlo poco en el partido Frupop o en el movimiento Cruzac. En la UDI, era su ADN. Era”, redondea.