El-viaje-en-busca-de-un-sueño-que-todavía-no-encuentran-Foto2-Alejandro-Olivares

Esta historia comenzó a 17.591 kilómetros de Chile. Rajiv (43) leía en la mesa del comedor cuando sus ojos se posaron en un aviso ubicado en la esquina inferior del periódico.

-Hay una agencia que está ofreciendo trabajo como campesino en una compañía agrícola en Chile- le comentó a su esposa.
-¿Chile? ¿Será seguro?- le preguntó ella.
-Dice que se puede ganar hasta 1.500 dólares mensuales. Mañana voy a ir a la ciudad a preguntar- le respondió Rajiv, nombre ficticio que utilizamos para proteger su verdadera identidad.

Rajiv estaba cansado. Desde los trece años que era campesino y todas las temporadas era lo mismo: en el verano sembraba mostaza para poder cosecharla en otoño y venderla en el mercado de Katmandú hasta donde se movilizaba con su canasto en el hombro.

Si no estaba en eso, se concentraba en la cosecha de maíz y cereales, con los que podía ganar en una buena temporada cerca de cien dólares, unos sesenta y siete mil pesos chilenos que debían alcanzarle para pagar la mantención de sus terrenos y los gastos de la casa por casi un semestre.

El estrés que le producía la escasez de agua y la falta de financiamiento para sustentar su parcela, le provocaba intensos dolores de espalda. “Si por último ganara más dinero”, pensaba.

Seis meses después, luego de treinta y cinco horas de viaje en avión y una inversión de trece mil dólares, Rajiv pisó tierras chilenas. Junto a él viajaron veintisiete nepalíes, la mayoría trabajadores agrícolas con educación secundaria completa. Venían con un contrato de trabajo, escrito en español e inglés, que les permitiría trabajar legalmente por dos años en el país.

De acuerdo a datos proporcionados por el Ministerio de Relaciones Exteriores, desde el año 2012 hasta la fecha se han otorgado un total de 9.541 visas sujetas a contratos en los consulados de Chile en el exterior. A partir del mismo año han ingresado al país 53 nepalíes con contrato de trabajo, 47 de ellos están relacionados con actividades agrícolas.

En el aeropuerto fueron recibidos por Carol Luco, dueña de la agencia Proyecto Nanas y conocida por haber traído más de 300 trabajadoras domésticas desde Filipinas. Ella les tramitó visas de trabajo y carnet de identidad chileno. También los llevó a la empresa que los mandó a pedir a Asia. El destino: cosechar cerezas en la Agrícola Convento Viejo en Buin.

El-viaje-en-busca-de-un-sueño-que-todavía-no-encuentran-Foto6-Alejandro-Olivares

LOS SERVICIOS DE PROYECTO NANAS

Eran otros tiempos, pero para Carol Luco es como si hubiese sucedido ayer. Su círculo de amigos más cercanos comentaba que las nanas nacionales estaban cada día más quisquillosas para trabajar. No querían planchar, no querían cocinar y mucho menos caminar hasta sus casas en Chicureo o La Dehesa.

-Lo que pasa es que la gente mira en menos estos trabajos, pero alguien los tiene que hacer, para que las señoras como yo podamos trabajar-, afirma Luco.

Hace diez años se le alumbró la ampolleta. La solución para ella y sus amigas no estaba en Chile sino muy lejos de nuestras fronteras. Averiguando, se puso en contacto con una agencia asiática que operaba en Filipinas e India y formó una alianza con ellos que le ha permitido abastecer de nanas filipinas y nepalesas a todo el círculo social ABC1 en Chile. Su nivel de popularidad fue tan alto, cuenta, que en 2011 la llamó a su celular un empresario del agro.

-La idea de los trabajadores agrícolas no nace directamente de nosotros. Me llamó el dueño de una empresa de Buin, pidiéndonos traer trabajadores agrícolas porque no tenían a nadie para la cosecha. Empezamos a averiguar qué país tenía los mejores campesinos y así llegamos a Nepal- cuenta Carol.

Nepal, ubicado entre China e India, es uno de los países más pobres del mundo y cerca del 37% de sus habitantes vive con un dólar diario. La población total alcanza los treinta millones de personas, sólo el 20% de ella viven en ciudades, y el 80% restante se dedica a tareas agrícolas en zonas rurales. Una investigación desarrollada por el Human Development Index en 187 países, explica que además del panorama económico, Nepal “enfrenta falta de perspectivas sociales, así como la carencia de centros de enseñanza e infraestructura que en otros Estados se consideran básicas”. Por estas razones, se ubica en el puesto 157 del índice de desarrollo humano a nivel mundial.

Para Carol Luco los antecedentes expuestos, más que un impedimento ético para su nuevo emprendimiento, se transformaron en una oportunidad. “Una ventaja comparativa”, dice. En la página web de Proyecto Nanas se promueve a los trabajadores agrícolas nepalíes como “personas provenientes de la cultura asiática, una cultura donde el trabajo se valora y se respeta, donde las reglas se siguen… Ellos aprenderán rápidamente el trabajo, porque su afán por prosperar y ayudar a los suyos es lo que los mueve a hacer este gran esfuerzo y a viajar tan lejos”.

-Me acomoda trabajar con nepalíes porque están enfocados en el campo. Porque eso es lo que son: campesinos. Entonces trabajan en lo único que saben hacer. En cambio el boliviano, el colombiano, quiere ser conserje de un edificio. Por eso, con los nepalíes les aseguro buenos trabajadores a los empresarios agrícolas- explica.

Hasta ahora la empresa de Carol ha abastecido a cinco compañías en Chile, dos en Curicó, una en Melipilla y dos en Buin. Antes de traer a los nepalíes, cada una de estas empresas deben cumplir con una serie de requisitos: solicitar al menos 10 trabajadores, ofrecer un contrato por al menos un año y la posibilidad de una prórroga por el mismo período o, en caso de buen desempeño, ofrecer uno de carácter indefinido. El contrato debe incluir una cláusula de viaje donde el empleador se compromete a pagar el pasaje de vuelta para quienes deseen retornar a su país.

En el documento, además, se especifica que el sueldo no puede ser inferior a trescientos mil pesos líquidos y que los empleadores se harán cargo del alojamiento y la alimentación. Para hacer efectivo el trato, la empresa debe cancelar cien mil pesos para trámites por cada trabajador dispuesto a viajar.

-Los chilenos están interesados en ir a la universidad, en tener una vida como la quiere todo el mundo. ¿Quiénes están interesados en estos trabajos, entonces? Gente que vive en otras condiciones, que no tiene posibilidades, que vive en países súper pobres. ¿Qué hacemos nosotros? Los contactamos y los traemos- dice Carol Luco.

El-viaje-en-busca-de-un-sueño-que-todavía-no-encuentran-Foto4-Alejandro-Olivares

LAS PROMESAS DE LA AGENCIA

Al otro día de ver el aviso en el diario, Rajiv viajó cinco horas en bus desde su casa, en el pueblo de Damauli, hasta Katmandú. Cuando llegó a la entrevista en la agencia, se encontró con una secretaria que le explicó los detalles. “Nosotros somos una empresa segura, trabajamos directamente con una oficina chilena, no saldrá del país sin un contrato de trabajo legal chequeado por usted y por el consulado”, recuerda que le dijo la ejecutiva.

-No me asustaba la idea de viajar lejos, tengo amigos en Malasia, Dubai, Katar, Japón y Estados Unidos, que se han ido porque acá es difícil surgir y yo necesito educar a mis hijos, así que esta oferta sonaba bien- dice Rajiv.

Quienes deseen ser reclutados por Carol, deben pasar por una serie de entrevistas y cumplir con un perfil específico. Según la dueña de la agencia este año recibieron más de doscientas solicitudes y seleccionaron a a cuarenta y dos personas interesadas en el trabajo.

El postulante perfecto para Carol debe ser campesino, mayor de veinticinco años e idealmente con familia. La dueña de la agencia asegura que estos tres requisitos impiden que los trabajadores abandonen sus labores. Es algo que aprendió con el correr de los años.

-La primera camada que traje eran personas con profesión que veían una oportunidad en viajar a Chile, pero me di cuenta que no era bueno porque si un gallo era contador y trabajaba en el campo, después empezaba a reclamar y al final prefiere trabajar en un mall- cuenta.

En Nepal cada futuro trabajador debe pasar por una serie de entrevistas y exámenes físicos que acrediten su buen estado de salud. “Los trabajadores pasan por un test de personalidad, pero no es algo tan intenso, estamos hablando de campesinos, no son líderes de opinión. Son trabajadores”, explica Carol.

Proyecto Nanas y su aliado en Asia, la empresa Rakkumer Thepeliwe, promueven los viajes a través de fotografías. Los trabajadores nepalíes aseguran que la agencia les prometió habitaciones privadas, agua caliente, espacios para descansar, TV cable y tres comidas diarias, incluso costear los gastos de movilización al interior del país. “Al final tuvimos que comprarnos una bicicleta”, cuenta uno de los nepalíes.

Animados por las auspiciosas imágenes, Rajiv y otros veintisiete nepalíes pagaron trece mil dólares cada uno. Con este dinero, la agencia paga los pasajes, la visa de trabajo, autorizaciones, exámenes médicos, gastos en movilización y honorarios de la agencia.

Los veintiocho nepalíes que se encuentran viviendo en Buin, tuvieron que pedir un préstamo al banco en Nepal para poder costear la intermediación de la agencia. Cada uno se encuentra endeudado en casi nueve millones de pesos que pagan sagradamente con su trabajo hecho en Chile.

Rodolfo Noriega, abogado y presidente de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, asegura que el sistema neoliberal permite hacer este tipo de transacciones de manera legal y que mientras no se legisle sobre el tema seguirán llegando extranjeros ignorantes de sus derechos.

-Todo el marco legal actual abre posibilidades de abuso laboral o trata de personas. La visa sujeta al contrato, donde el empleador paga por el pasaje de vuelta, es un arma de doble filo porque genera dependencia del extranjero a las decisiones del jefe. ¿Y qué pasa si el proyecto quiebra y no tiene dinero para pagar el ticket?, queda sin trabajo y sin redes- señala Noriega.

Hasta el momento el Ministerio de Relaciones Exteriores desconoce cuántas visas de trabajo otorgadas en el extranjero han sido destinadas a labores agrícolas. Sin embargo, estiman que debería ser una proporción relativamente baja del total de extranjeros que ingresan con este propósito.

El contrato que por ley debe convenirse por ambas partes fue visto por primera vez, según Rajiv, poco tiempo antes de viajar. Los nepalíes aseguran que no tuvieron la oportunidad de negociar las condiciones que el documento especificaba.

Para Óscar de la Fuente, presidente de la Confederación Nacional Campesina y de Trabajadores del Agro, esta es una situación irregular, ya que por ley los trabajadores a contrato y de temporada tienen el derecho de pactar las condiciones laborales, con al menos un mes de anticipación.

Los nepalíes finalmente llegaron a trabajar al fundo Huertos de Viluco en Buin, propiedad de la empresa Convento Viejo del empresario agrícola Francisco Bezanilla.

-Sé que esta gente gana muy poco allá, es una lástima, porque te cuentan historias terribles de sus vidas. Pero acá se les ofrece ganar 200 veces más que allá y vienen felices- cuenta el empresario.

El-viaje-en-busca-de-un-sueño-que-todavía-no-encuentran-Foto5-Alejandro-Olivares

BIENVENIDOS A LA EMPRESA

El 26 de noviembre de este año Rajiv y sus compañeros llegaron a trabajar a Buin. Ahí se encontraron con un grupo de ocho nepalíes que llevaba más de un año trabajando en la empresa, además de veinte personas de India, veinticinco haitianos y siete chilenos que, según el capataz del fundo, son de origen mapuche.

Carol Luco trasladó al grupo de Rajiv hasta el campo, donde se encontraron con el presidente de la compañía, Francisco Bezanilla, quien junto a los capataces y la planta administrativa los recibieron en la entrada. Luego de una inducción que incluía visitas al campo de cerezas, que luego tendrían que cosechar, Francisco y Carol los guiaron hacia la zona del campamento, ubicado a cien metros del área de trabajo.

-Desde hace tiempo que teníamos la necesidad de incorporar más mano de obra. Me contacté con una señora que hace trámites de internación y me trajo indios primero. Ahora tengo nepalíes. Sus vidas eran realmente miserables, pero ahora vienen felices. Acá yo les construí piezas y les doy comida- señala Bezanilla.

El campamento es una bodega adaptada para albergar a cien personas. En su interior hay dos contenedores que son usados como habitaciones compartidas. Cada una de éstas está subdividida con paneles, usados para colgar la ropa y apoyar los colchones viejos, y adentro se ubican tres camarotes con un estrecho pasillo. Cuentan con una zona común de lavamanos, baños y duchas, además de lavaderos para limpiar su ropa.

La cocina está en un cuarto separado de la bodega. Todo lo que decidan cocinar ahí, va por cuenta de cada cual. El comedor común tiene tres mesas largas y un televisor de 21 pulgadas donde, por las tardes, los trabajadores ven partidos de fútbol y las noticias. “Con la alimentación soy bien estricto, se sirven los platos a un horario y si no alcanzan o no les gusta la comida chilena, ellos se las arreglan”, dice Bezanilla.

En la Dirección del Trabajo señalan que la empresa cuenta con solo una multa del año 2008 por no avisar del término de contrato a un trabajador y que se encuentra en la lista de empresas con buenas prácticas laborales.

El fundo se encuentra a cuarenta y cinco minutos en auto de Santiago y es una pequeña isla de producción. Desde 1976 que Francisco Bezanilla se ha dedicado a comprar los campos alrededor para hacer crecer las exportaciones de fruta de mesa. Hace dieciocho años que es socio de la exportadora Gesex, que agrupa a nueve agrícolas, y cuenta con oficinas en Estados Unidos, China y Europa.

El-viaje-en-busca-de-un-sueño-que-todavía-no-encuentran-Foto7-Alejandro-Olivares

“ESTO NO ERA LO QUE ME DIJERON”

Rajiv y su grupo de compañeros aún no se terminan de adaptar al lugar. Comprobaron junto al grupo antiguo de nepalíes que el sueldo estipulado en el contrato estaba lejos de acercarse a los 1.500 dólares prometidos por la agencia, una propuesta bastante lejana a los 350 mil pesos que reciben sin descontar las imposiciones.

-Para lograr un sueldo abultado, tenemos que hacer tratos. El jefe nos paga extra por hacer más trabajos, como podar cada árbol al margen de las cosechas- explica Brahma, nombre con el que prefiere ser identificado.

Rajiv se queja que con el sueldo que ganará, deberá trabajar tres años seguidos para la misma empresa, sólo para pagar la deuda que contrajo con el banco para pagarle a la agencia. “Mando el dinero a mi familia en Nepal y mi esposa paga al banco”, explica.

-Nos dijeron que nos darían uniformes, que tendríamos las comodidades de un hotel prácticamente. Lamentamos mucho nuestra pérdida de privacidad y espacio. No cabemos sentados en los camarotes y los colchones son muy delgados, trabajamos todo el día y no podemos descansar bien- relata Brahma.

Los nepalíes se quejan que la agencia de Carol Luco los engañó.

-Sé que Carol ahora fue a Nepal para buscar más personas y cobrarles. Les dirá que vengan a Chile, que hay facilidades, pero no saben la realidad. Acá la renta es cara y nuestro salario es bajo. Nos vendieron una ilusión. Para poder pagar nuestros préstamos tenemos que quedarnos mucho tiempo, ahora estamos atrapados y si volvemos a Nepal tampoco tendremos dinero. Trabajamos solo para pagar. Hay que advertir a la PDI, a extranjería- dice angustiado Brahma.

Rodrigo Sandoval, director el Departamento de Extranjería y Migración, explica que la situación no es ilegal. Pero que se trataría de un sector informal de la economía, denominados operadores o reclutadores, hábiles en encontrar el espacio entre la oferta y la demanda. Waleska Abusada, abogada y coordinadora a nivel nacional de la mesa sobre trata de personas, asegura que este tipo de situaciones tienen factores potenciales de trata, como la cosificación de la persona y la falta de independencia debido a una deuda que no les permite movilidad laboral. “De todas formas hay que investigarlo y comprobar esto, no podemos asegurarlo aún”, preciso.

-No hay nada ilícito en que una persona junte las voluntades de un extranjero con un empleador. El problema está cuando esa intermediación se da a partir de brechas de información. Ofrecen al empleador personas en condiciones de vulnerabilidad que los transforman en sujetos de potencial abuso. Tienen libertad pero no tienen capacidad de ejercerla- aclara Sandoval.

La jornada laboral parte a las seis de la mañana con un desayuno compuesto por un té y un pan solo, cuenta Brahma. A las 8 de la mañana deben estar en las faenas, luego paran al almuerzo, costeándose ellos mismos la alimentación, pues no comen carne y aseguran que la comida chilena les hace mal. Las tareas en el campo terminan a las 17:30 horas todos días, excepto el sábado que trabajan hasta la una de la tarde.

Rodrigo Sandoval recuerda un episodio en que Carol Luco fue a la dirección de extranjería a reclamar por la restricción en el otorgamiento de visas: “Nos reclamaba que las personas que traía después se cambiaban de empleador y ella perdía la inversión. Creía que éramos una agencia de esclavitud”.

Durante los tiempos libres, los nepalíes se dedican a revisar las redes sociales y contactarse con sus familias. “Nos queremos quedar acá pero con lo que nos prometieron. Vemos a Sudamérica como un lugar más desarrollado y trabajaremos duro, pero con comida y refugio. Estamos pasando por un mal momento”, dice Rajiv, que piensa volver a Nepal de vacaciones a visitar a sus dos hijas y esposa.

Carol Luco acaba de visitar Nepal para seguir reclutando trabajadores agrícolas, justo cuando la fiebre contra la migración acaba de tocar a varios candidatos a la presidencia.

El-viaje-en-busca-de-un-sueño-que-todavía-no-encuentran-Foto3-Alejandro-Olivares

El-viaje-en-busca-de-un-sueño-que-todavía-no-encuentran-Foto1-Alejandro-Olivares