El Partido Socialista da a conocer una declaración pública a propósito de la polémica que se instaló por el reportaje de “Ahora Noticias” que reveló las inversiones de la tienda en empresas como SQM, Pampa Calichera o Aes Gener, entre otras.

“Los recursos financieros de que dispone el Partido Socialista, provienen de las indemnizaciones que nuestro partido recibió, en reparación y compensación por los centenares de bienes que nos fueron requisados y expropiados ilegalmente por la dictadura de Pinochet”, abre el texto de cinco puntos.

Explica además que “la gestión financiera de dicho recursos ha seguido un camino de creciente transparencia autorregulada”. Al respecto, aclara que en “2003 se creó una comisión de patrimonio responsable de administrar y conservar esos recursos con independencia de la Mesa Directiva del Partido”, y que “con posterioridad, la gestión de los fondos fue mandatada a una entidad financiera externa, encargada de adoptar las decisiones de inversión, con indicaciones de privilegiar instrumentos de renta fija”.

Asevera el PS, a propósito del manejo externo de sus recursos, que “nunca un dirigente o militante de nuestra organización se ha visto beneficiado personalmente por dichas inversiones”. Lo que sí admite que, aun siendo legales, fue “un error realizar determinadas inversiones que fueron terminadas en su oportunidad”.

En la actualidad -reseña- “los recursos del partido son administrados por una entidad financiera a través de un mandato especial de administración de valores”, y además se ha establecido “la prohibición de informar de los detalles de las inversiones a la mesa directiva”. “Las decisiones de inversión las adopta el administrador financiero externo y no el partido”, subraya sobre el particular.

A modo de hacer frente a los cuestionamientos, sostiene que “la nueva dirección del Partido ha resuelto elevar los estándares regulatorios con criterios más exigentes de transparencia. Para ello haremos públicas las nuevas instrucciones del mandato de administración de nuestro patrimonio”.

Para cerrar, el PS acusa que el reportaje “fue construido sobre la base de información fragmentada y desactualizada, lo que ha inducido a confusión en la opinión pública”, y a un aprovechamiento político, por ejemplo, de Sebastián Piñera, “quien acaba de hacer su declaración de patrimonio con letra chica y ocultándole información a los chilenos”.