;

“Lucho Resk macabeo. No te dejaron venir”.

Esas eran la siete palabras que contenía un cartel que se vio durante la trasmisión del partido que la Roja jugó frente a Camerún en el Otkrytie Arena de Moscú, la tarde de este último domingo por la Copa Confederaciones. A 17 mil kilómetros de la escena, el aludido habla con LUN sobre el letrero de cartón que vio todo el planeta.

“Ya sabía que iba el cartel, porque mi sobrino (Juan Carlos Cirao) fue el de la idea y me estuvo hablando por WhatsApp durante el partido. Lo vi en vivo cuando pasó, me causó mucha gracia”, confiesa.

Sobre la intención detrás de esa idea de vacilarlo ante todo el mundo, dice no hay mala onda. “Lo hizo de picado porque había quedado en viajar a Rusia con él, pero no pude ir finalmente”.

Sobre el porqué de desistir del viaje, contesta que es “por compromisos comerciales. Tengo una empresa que presta servicios a la minería y me tocó quedarme”.

Aclarado el punto, LUN le hace la pregunta que todos esperan que responda… usted es macabeo…

“Nooooo, cómo se le ocurre, para nada. Fue una venganza tierna solamente por no ir, pero llevo 20 años y felizmente casado con Flor. Incluso le escribieron a ella para decirle que era mala por no haberme dejado ir”.