Una fiesta de tamaño mundial, acorde con la plata que se pagará, es la que aguarda al brasileño Neymar ante su inminente arribo a París para fichar por el PSG. Este jueves se espera el aterrizaje del delantero en la Ciudad de la luz y la cosa se hará en grande.

El jeque qatarí Nasser Ghanim Al-Khelaifi, dueño del Paris Saint-Germain, tiene proyectado presentar al exjugador del Barcelona en los pies de la Torre Eiffel. Para ello, el multimillonario ya consiguió la autorización del Ayuntamiento de la capital francesa.

Según consigna la Cadena Ser, el primer regalo de bienvenida que recibiría Neymar, muestra de algo que no consiguió en el cuadro culé, sería la camiseta número 10, históricamente ligada a los cracks de los equipos y las selecciones, como alguna vez vistieron Pelé o Maradona.

“Quiero ofrecerle mi camiseta a Neymar como acto de bienvenida. Quiero que se sienta cómodo y feliz desde el primer día. Yo que soy el que primero llego, quiero darle todo el soporte que necesite para que todos juntos podamos ganar la Champions”, dijo el argentino Javier Pastore, quien luce esa casaquilla en el equipo galo.

“Es un pequeño detalle, pero para mí fue muy importante tenerla y ahora quiero darle la bienvenida con ese pequeño símbolo”, le dijo el trasandino a los máximos directivos del club.

Mientras se preparan fuertes medidas de seguridad para la recepción de Neymar, el dueño del PSG comienza a abrir la billetera para desembolsar 262 millones de dólares, cifra que nunca antes se pagó por ningún jugador.