El nadador senior Fernando Álvarez decidió hacer un minuto de silencio solo por las víctimas de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils en el Mundial Masters de Budapest 2017, aún cuando la Federación no quiso hacerlo.

El español se quedó quieto en su calle mientras el resto de los participantes saltó al agua en la prueba de 200 metros.

“No es posible porque no se pudiera perder ni un minuto.“Me quedé quieto, como cuando te decían ‘firmes’ en la mili. Salí un minuto después. Pero me da igual, lo estaba sintiendo más que si hubiera ganado todos los oros del mundo”, dijo el deportista al diario El Español.