Probablemente se trataba del veredicto más importante que han enfrentado los miembros del Tribunal Constitucional (TC), que ayer en una jornada histórica, rechazaron 6 a 4 los dos requerimientos presentados por Chile Vamos, para declarar inconstitucional el proyecto de despenalización del aborto en tres causales, uno de los principales compromisos programáticos de la presidenta Michelle Bachelet, que ahora podrá convertirse en ley de la república.

Pese a que según los cálculos iniciales de La Moneda, era probable que se produjera un empate entre los diez integrantes del TC y, finalmente, fuera el presidente del tribunal, Carlos Carmona, cercano a la Nueva Mayoría, quien inclinara la balanza a favor del gobierno, no fue necesario dirimir. Luego de cuatro horas de debate, el voto decisivo que marcó el veredicto fue el de la abogada María Luisa Brahm, exjefa de asesores del presidente Sebastián Piñera, quien votó en contra de los requerimientos de la derecha.

Brahm fue propuesta por el exmandatario Sebastián Piñera para integrarse como miembro del TC EN 2013. Muchos en la oposición daban por sentado su voto, dado que además de trabajar en el segundo piso de La Moneda, fue directora del Instituto Libertad, ligado a Renovación Nacional, entre 2000 y 2010, pero fue ella, precisamente, quien evitó el empate y provocó la derrota de Chile Vamos.

Incluso se había pronosticado que las dos primeras causales, riesgo de vida de la madre e inviabilidad fetal, podrían pasar el filtro constitucional sin mayores problemas, pero en el caso de la tercera causal de violación, el escenario en el tribunal era más adverso. Sin embargo, eso tampoco sucedió y el gobierno obtuvo un triunfo contundente.

“El acuerdo adoptado consiste en el rechazo de ambos requerimientos por seis votos contra cuatro respecto de las tres causales de interrupción del embarazo”, informó el secretario general del Tribunal Constitucional (TC), Rodrigo Pica, pasada las 14:00 de ayer.

Los integrantes que votaron por rechazar los requerimientos de la oposición fueron los jueces Carlos Carmona, Gonzalo García, Domingo Hernández, Nelson Pozo, María Luisa Brahm y José Ignacio Vásquez.

A favor de aprobar los requerimientos y declarar inconstitucional el proyecto del gobierno, votaron los jueces Marisol Peña, Iván Aróstica, Juan José Romero y Cristián Letelier.

Solo la impugnación a la objeción de conciencia, que permitía exclusivamente al médico objetar y no al resto del equipo médico, fue acogida por 8 votos contra dos de los ministros Carmona y Gonzalo García.

El detalle de la deliberación y argumentos de los 10 ministros se conocerán el próximo lunes 28 de agosto, una vez que la sentencia sea firmada y despachada.

La Presidenta Bachelet, en un punto de prensa, celebró la decisión del TC: “Podemos decir con orgullo que hemos cumplido un compromiso fundamental que asumimos con las mujeres de nuestro país” y agregó que ganó Chile y la democracia.

“Despenalizar la interrupción del embarazo por estas tres causales es una base de protección y dignidad para cada una de nuestras compatriotas. Lo que ha ganado entonces es la tolerancia, la humanización de nuestras leyes. Entender que no todas las mujeres son iguales ni en términos de sus convicciones ni en términos de sus posibilidades reales, sean personales, familiares, o emocionales, para enfrentar situaciones de este tipo”, dijo la mandataria.

En tanto el candidato de la derecha y exjefe de la ministra Brahm, Sebastián Piñera, lamentó el rechazo del requerimiento de su sector:”Mi posición es conocida, siempre estoy a favor de defender la vida, especialmente de aquellos que están por nacer, por ser los más indefensos e inocentes”.

LÁGRIMAS Y FESTEJOS EN LAS AFUERAS DEL TC

Tras conocerse la esperada noticia, en las afueras del Tribunal Constitucional, que se mantuvo cercado por vayas papales y resguardado por miembros de fuerzas especiales de Carabineros, los partidarios al proyecto, entre aplausos y vítores, festejaban a gritos con el resultado: “6 a 4, 6 a 4, 6 a 4”.

La candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, quien expuso en audiencia frente al miembros del TC, al igual que los representantes de otras 134 organizaciones, expresó que se trataba de un piso mínimo para las mujeres y que, como partidaria del aborto libre, esta legislación aún no es suficiente.

“Chile es un poquito mejor que ayer, las mujeres tenemos un poquito más de derechos de lo que teníamos ayer y eso es siempre una buena noticia, creo que no es suficiente, pero sí me pone contenta, porque esto es un esfuerzo de muchas mujeres, de muchos años, décadas, para que avancemos en una decisión plena nuestra, es un reconocimiento a las organizaciones feministas, a las organizaciones de barrio, a las mujeres que marcha todos los meses y también a las que han estado expuestas en paginas policiales o imputadas o incluso encarceladas por someterse a un aborto” dijo Sánchez a The Clinic Online, mientras celebrara con otros miembros de Revolución Democrática.

Las mujeres partidarias del proyecto se reían y abrazaban entre ellas. “Creo que esto es histórico, un poco tarde, pero igual es un motivo para estar contenta y espero que sea la antesala para más, creo que debería ser así”, sostuvo la periodista, Claudia Barudy.

Norma Alcaíno, encargada de limpieza, que descansaba al sol antes de volver a su trabajo, comentó a este medio: “Me parece bien, porque cada una tiene derecho a hacer lo que una quiera. El cuerpo es de una, lógico. En el caso de las violaciones, las mujeres tienen derecho a abortar si no quieren tener ese bebé, hay que hacerlo porque el daño sería para ella y para el niño. Por supuesto que es un avance para las mujeres”.

Los transeúntes que pasaban apurados frente al TC preguntaban cuál había sido el resultado. Mientras tanto varias manifestantes se dirigieron a celebrar en las afueras de La Moneda.

“Estoy feliz, imagínate, feliz por mí, por todas las mujeres, por mis hijas, empezar a recuperar derechos que siempre fueron de nosotras y que bueno…, los hombres deciden si tenemos derecho o no. Finalmente algunos señores decidieron que sí tenemos este derecho, lo que me alegra muchísimo, profundamente, es un tremendo avance”, comentó la socióloga Claudia Pizzero, con ironía por la superioridad numérica de hombres en el Parlamento y en el TC.

Del otro lado de los cercos papales, grupos opositores al proyecto hicieron sentir su malestar. Caras largas, abucheos, discusiones e incluso algunas lágrimas.

Marcela Apablaza, bastante conmocionada por la noticia, aseguró: “esto es un impacto, aunque existía esta posibilidad, pero una pena profunda, muy grande, sobre todo sabiendo, con fundamentos, lo que significa para una mujer la experiencia de haber abortado, los traumas y las secuelas. Trabajo en un centro por la vida, del Obispado de Rancagua, donde atendemos mujeres y claramente esto no es ningún alivio para sus vidas. Abortar es la muerte en vida. La tarea sigue, seguiremos trabajando por la sagrado de la vida humana”.

La activista Rosana Landaluce, española, radicada hace 22 años en el país y miembro de la organización Informaborto, fue más tajante y sostuvo que este es un “día negro para Chile”.

Landaluce aseguró que la ley que se acaba de aprobar “legaliza el genocidio desde el Estado, se vuelve a instaurar la pena de muerte para el niño, ese niño no tendrá ningún derecho a un habeas corpus. A ese niño se le va a torturar y se le va a hacer desaparecer. Como mujer digo que el aborto es la agresión más machista para una mujer (…), porque siempre lo hacen bajo presión de la pareja o por el trabajo o le retiran ayuda, en el fondo se van a matar a los niños enfermos, débiles y pobres, como siempre”.