El ex director de Adimark, Roberto Méndez, profundizó en los errores y fallidas proyecciones realizadas por las distintas encuestas del país frente a las pasadas elecciones presidenciales de este domingo.

En ese aspecto, hizo un llamado a “renovarse” y a buscar nuevas tecnologías para responder a necesidades que hoy ya no están siendo cubiertas.

En entrevista con La Tercera, el integrante de la Escuela de Gobierno de la UC sostuvo que “aquí hubo un problema. Evidentemente que muchas de las mediciones no lo hicieron bien, especialmente las que usan los métodos más tradicionales. Esto muestra la necesidad de que las encuestas deben renovarse, incorporar las nuevas tecnologías”.

Añadió que “yo creo que hay ciertos sectores, especialmente la gente más joven, que es muy difícil contactarlos por medios tradicionales. No están en la casa durante el día, no contestan los teléfonos fijos, entonces, obviamente que para poder contactar a esta gente hay que usar otras formas de conexión, como es el teléfono celular, como es internet. Eso no es fácil, requiere investigación y no está tan claro cómo hacerlo. Así pasa también en otras partes del mundo. Es una tarea pendiente”.

En este punto resalta que el sondeo de la Universidad del Desarrollo con El Mercurio y Criteria Research fueron las que más se acercaron a los resultados del domingo, ya que se “usa unos paneles a través de internet”.

“El voto de Beatriz Sánchez fue fundamentalmente una preferencia de gente joven, que no fue representada adecuadamente en los estudios”, advirtió.

Sobre la influencia que ahora tendrían las encuestas, Méndez afirmó que “una visión más moderada, un poco más escéptica de sus capacidades de predicción, me parece sano. Me parece sano para las encuestas y me parece sano para el sistema político. Creo que las encuestas pueden describir bien muchas cosas, pero su capacidad predictiva de la conducta es muy difícil y, probablemente, se requiere mejorar la metodología, revisar las formas como se hacen los trabajos, para ser más acertados. Pero hay muchas dificultades”.

Entre esas dificultades que habrían afectado la labor de las encuestas está el hecho de que la gente cambia a último minuto su preferencia, por lo que la encuesta no alcanza a registrar esta determinación.

Para la segunda vuelta, Méndez es claro en aconsejar que no debería haber encuestas porque no hay tiempo. “Sería imprudente realizarla”, manifestó.

Sobre su retiro de esta actividad en Adimark, el profesional explicó que “ya era un tiempo oportuno. Yo ya había vendido mis intereses en la empresa y ésta estaba yendo hacia otras direcciones. Yo creo que Adimark es una firma muy antigua. Tiene más de 40 años y se está centrando en otro tipo de actividades, pero no en las mediciones políticas”.