Durante la jornada de este jueves la Presidenta Michelle Bachelet promulgó la llamada Ley Sanna, que viene a ser un seguro para que los padres puedan cuidar de sus hijos con enfermedades o accidentes graves, ausentándose de su lugar de trabajo.

Según consigna Emol, ahora los padres podrán acompañar a sus hijos hasta que cumpla 18 años. El trabajador podrá ausentarse de su empleo cuando sea necesario y luego deberá reintegrarse, manteniendo un ingreso y recibiendo un subsidio.

La Jefa de Estado explicó esta mañana que “se trata de un seguro obligatorio, solidario y contributivo que se financiará con una cotización muy pequeña que pagan actualmente los empleadores. Es decir, esto no significa un nuevo aporte, sino redestinar los recursos”.

¿Quienes se verán beneficiados con esta ley?

De acuerdo a lo dicho por la Mandataria, esta ley aplicará a trabajadores dependientes del sector público y privado, dependientes que cotizan y temporales que estén cesantes pero que cumplan con lo que establece la ley.

La ley aplica a quienes tengan hijos con cáncer, que deban someterse a trasplante de médula, de órgano y similares; casos terminales, accidentes graves con peligro de muerte o que queden con secuelas funcionales permanentes y graves.

La ley funcionará de manera gradual, es decir, comenzará con quienes tengan hijos con cáncer y requieran cuidados paliativos. Después se añadirán los hijos que requieran de trasplantes, enfermos terminales, y accidentes graves.

“Esta iniciativa es un ejemplo de política pública: por la calidad técnica de su diseño; por lo novedoso de su sistema de financiamiento, a través del cambio de destino de una cotización previsional que ya existía; y por el equilibrio alcanzado entre distintos intereses”, cerró Bachelet.