La presidenta Michelle Bachelet,inició hoy una visita de dos días a Cuba, la penúltima gira que efectúa al exterior como jefa de Estado, en la que viaja acompañada por una delegación empresarial en busca de nuevas oportunidades de negocio en la isla.

Bachelet llegó esta madrugada al aeropuerto José Martí de La Habana y fue recibida por el viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra.

La mandataria comenzará sus actividades este mismo domingo, en un intercambio con intelectuales y artistas del país caribeño durante el que presidirá la firma de un convenio entre el estatal Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos y el Ministerio de Cultura de Chile.

Mañana la presidenta comenzará el día con la inauguración de un foro empresarial bilateral en el emblemático Hotel Nacional de Cuba.

El encuentro busca identificar nuevas oportunidades de negocios para incrementar las inversiones chilenas en la isla, que actualmente ascienden a unos 52 millones de dólares.

Está previsto que Bachelet visite, además, una escuela pedagógica que lleva el nombre del que fuera presidente chileno Salvador Allende (1970-1973), en la que está prevista la rúbrica de un convenio de colaboración entre hospitales de ambos países.

Más tarde Bachelet se reunirá con su homólogo cubano, Raúl Castro, quien la recibirá en el Palacio de la Revolución, sede del Gobierno en el país.

Este viaje a la isla es el penúltimo al exterior que Bachelet hace como jefa de Estado de Chile, cargo que pasará en marzo próximo al expresidente Sebastián Piñera, vencedor en las últimas elecciones presidenciales del país.

El mandatario cubano también está en la recta final de su mandato, ya que pasará en abril el testigo a un nuevo presidente de la isla, que por primera vez en casi sesenta años no tendrá a un gobernante de apellido Castro.

La visita de Michelle Bachelet a Cuba ha generado críticas tanto en sectores opositores como oficialistas del país suramericano, que no ven la “conveniencia” del viaje y exigen que la jefa de Estado rechace “la violación de los derechos humanos” en la isla.

Cuba y Chile mantienen buenas relaciones, cuya historia se remonta a la década de 1960, cuando el país caribeño envió médicos para ayudar a las víctimas del tsunami y los terremotos de la localidad chilena de Valdivia.

Brigadas cubanas de emergencia también han viajado a Chile tras los terremotos del 27 de febrero de 2010, en Rancagua, y el 24 de abril de 2017, en Valparaíso.

Las visitas en la década de 1970 de los fallecidos expresidentes de Cuba, Fidel Castro, a Santiago; y de Chile, Salvador Allende, a La Habana, están entre los hitos de la relación bilateral.