El escritor cubano Leonardo Padura afirmó hoy en Toledo (España) que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, “es el pecado que están pagando los propios norteamericanos por su manera de pensar”.

Padura, que ha presentado en la ciudad española su nueva novela “La transparencia del tiempo”, dijo a preguntas de los periodistas que, aunque no puede asegurarlo, cree que Trump es presidente “porque frente a él había una candidata que era una mujer”.

“Y en Estados Unidos fue más fácil que hubiera un presidente negro antes que una presidenta mujer, es una sociedad muy complicada”, añadió.

En este sentido, recordó que la historia que narra en su última novela ocurre en lo fundamental en 2014 y termina cuando se produjo un hecho histórico que ha tenido después una evolución muy peculiar: el inicio de las conversaciones entre Cuba y Estados Unidos para el restablecimiento de relaciones.

Fue un hecho “muy esperanzador para la gran mayoría de los cubanos y para una gran mayoría de norteamericanos, pero lamentablemente una de las políticas fundamentales del presidente Trump ha sido el desmontaje de las políticas del presidente Obama”, aseguró Padura.

“Yo no creo que él haya tenido una política definida más que en el desmontaje de lo que fue creando Obama, y ahí cayó Cuba también”, señaló el escritor, para quien las relaciones entre Cuba y Estados Unidos se restablecieron pero no se normalizaron, “porque con un embargo económico y financiero no pueden ser relaciones normales”.

En este contexto, subrayó que la comunidad cubana de Miami “es realmente muy importante y va a ser decisiva en cualquier caso en el futuro cubano”.

Desde su punto de vista, la nueva generación de cubanos de Miami es mucho más abierta, sus integrantes viajan a la isla con mucha frecuencia “y se sienten cubanos”. “Cada vez es más posible que un artista cubano que vive en Cuba se presente como algo normal en Miami”, añadió Padura.

Hay una atmósfera “en la que te puedes encontrar alguna sensación de hostilidad”, aunque puntualizó que “eso ha quedado para una clase política para la que la mala relación con Cuba es parte de su trabajo y es parte también de su negocio”.

“Pero en general yo siento que es una comunidad que ha cambiado muchísimo en los últimos tiempos, el siglo histórico que le llamaban ya prácticamente no existe y existe este otro tipo de siglo”, afirmó Padura, que para esta novela recupera el personaje del policía Mario Conde, que ha protagonizado media docena de novelas.

En la trama, Conde va a cumplir 60 años y la edad empieza a preocuparlo no por vanidad, “sino porque el quiere ser testigo de cosas que pueden ocurrir en el futuro” a pesar de que es un hombre obsesionado con el pasado “y sabe que ese plazo vital se le va agotando”.