Noventa y nueve coma nueve por ciento.

La cifra proferida por el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, en T13 Radio de seguro da vuelta por la cabeza de Sebastián Dávalos, imputado en la arista estafa del caso Caval.

Tal como lo expuso en la emisora radial, el persecutor apuntó así a lo que según dice es el porcentaje de ingresos percibidos por el ex director sociocultural de La Moneda en la pyme de propiedad de su esposa, Natalia Compagnon, y Mauricio Valero.

Pese a que según la defensa de Dávalos el cargo de gerente de Proyectos en Caval no existió, el dato arrojado sobre la mesa por Arias es decidor a la hora de poder establecer responsabilidades en la indagatoria por la estafa de 1.200 millones de pesos al empresario Gonzalo Vial Concha.

“El (Dávalos) no está siendo imputado por el ejercicio de un cargo, sino por las acciones que hemos podido acreditar durante la investigación y que, en definitiva, hacen que Sebastián Dávalos no pueda no tener conocimiento de los negocios de Caval”, argumenta Arias.

“En este caso, destacar lo que dijimos en audiencia, de que el 99,9% de sus ingresos durante todo el período en que este sujeto estuvo en la sociedad Caval, provienen de Caval. El resto son $400 mil que provienen de unos estudios de tesis, señalaba la boleta (que él emitió)”, afirma.

Para llegar a esta conclusión, el fiscal Arias dijo que solicitó al Servicio de Impuestos Internos la información acerca de todas las boletas que Dávalos emitió “por negocios que Gonzalo Vial desconoce”.