“A días de su visita, Sebastián Piñera nombró a uno de sus hermanos embajador en la Argentina”.

El título es de Clarín y refiere una de las tantas reacciones en la prensa del otro lado de la cordillera una vez que trascendió que Sebastián Piñera había dispuesto que su hermano Pablo asumiera la delegación diplomática nacional en la ciudad de Buenos Aires.

Para este mismo medio, con el hecho “el presidente de Chile da una señal de la importancia que significa para su país la relación bilateral”.

“El designado embajador militó durante 47 años en la Democracia Cristiana, siendo su hermano, el actual presidente líder hace años de Renovación Nacional, un partido de centro derecha”, remarca además Clarín.

“Es un gesto de Piñera hacia Macri, su amigo, con quien se reunió por última vez el 11 de marzo pasado cuando asumió el poder y a quien volvió a saludar el fin de semana último en el marco de la cumbre de las Américas, en Perú. Piñera pone al frente de la sede diplomática a un hombre de máxima confianza”, sintetiza.

La Nación, otro de los medios masivos de ese país, habla de que “en una decisión que generó más de un comentario en Chile, por el fantasma del nepotismo que lo ha acechado durante sus gobiernos, el elegido fue su hermano Pablo, un hombre con fama de neutral al otro lado de la cordillera”.

El también académico participó en los gobiernos de la Concertación, el bloque de centroizquierda que gobernó Chile tras la dictadura de Augusto Pinochet. Fue subsecretario de Hacienda durante la gestión de Patricio Aylwin y director general de Administración y Finanzas del Ministerio de RR.EE. en el primer período de Michelle Bachelet”, apuntan asimismo.