Al igual que varios de los actores de ‘Soltera otra vez’, Luis Gnecco comenzó su mañana de sábado leyendo el reportaje “La caída del zar de las teleseries”, donde una serie de fuentes relatan a El Mercurio que Herval Abreu, uno de los directores de teleseries emblemáticos de Canal 13 era acusado de violación, acoso sexual y abuso de poder.

El intérprete encargado de encarnar al Pelao Monroy en la última teleserie bajo la dirección ejecutiva de Abreu, reconoce que “no se desayunó con el tema”.

¿Fue una sorpresa para ti enterarte de las acusaciones de Herval Abreu?
A ver, tal cual salió, con todos los antecedentes que se dieron a conocer en ese reportaje, sí, fue una sorpresa. Si yo intuía o sospechaba o tenía mis aprehensiones, eso también. Pero tal cual todo lo que se conoció, no. Obviamente cuando uno tiene sospechas, aprehensiones o intuiciones sobre una persona queda solo ese nivel. Los hechos puntuales sí, fueron una sorpresa, yo no los conocía, sino sería como una especie de cómplice de ese hueón. Pero honestamente no me llamó la atención porque sabía que era de esa calaña. De manera que, para ser súper honesto, no me desayuné con la hueá.

¿Cuál es tu postura respecto a las acusaciones que se hicieron en ese reportaje?
Obviamente que uno defiende a las víctimas. Yo no las conozco personalmente, pero creo que somos todos culpables por omisión. Yo no conozco a las chicas involucradas pero sí conozco a mis compañeros con los que hemos trabajado con Herval y todos nos hemos sentido un poco traicionados.

¿Con qué sensación te quedas tras las denuncias?
Adhiero mucho a la sensación de traición, de decepción que sienten todas las personas que eran cercanas a él y que le compraban esa forma de ser.

Gnecco, que trabajó en Chipe Libre y SOV 3, señala que Abreu tenía una personalidad compleja: “Es un tipo muy manipulador, para mi gusto eso siempre me pareció un poquito exagerado. Yo nunca le compré a ultranza esa manipulación, esa cosa como que quería que todos fuéramos uno, un grupo muy cerrado. A mí esas cosas por mi personalidad no me van. Yo soy un poco más frío y distante”.

El hombre de 55 años también hace una crítica a la ingenuidad con que los actores se relacionan con sus equipos. “El asunto es bien complejo porque los actores para trabajar necesitamos de la confianza, necesitamos creer, necesitamos involucrarnos. Pero yo creo que muchos actores chilenos y por cómo es nuestro medio, que es un medio chico, un poco inestable, caemos en una exacerbación de esa actitud”, dice.

Y agrega: ”cada cierto tiempo somos todos un poco histéricos al respecto. Creo que a los actores chilenos en este negocio les falta más frialdad, un poquito más de distancia, pecamos de inocentes muchas veces. Y creo que la decepción que tienen muchos de mis colegas sienten respecto a este señor es válida. Se ha criticado a muchas actrices que han defendido a Herval. Yo creo que esas personas que trabajaban con él, estaban súper involucradas con él y le creían. Y entiendo por qué. Insisto, tengo un punto crítico al respecto, pero entiendo por qué”.

El actor de “Una mujer fantástica” asegura que lo que siente hoy es solidaridad por las víctimas y rabia por la mediocridad del director. “Siento que este es un gallo más bien de medio pelo. No es un genio. Tiene muchas buenas cosas: es un trabajador infatigable, un tipo bastante lúcido en muchos aspectos, pero en términos creativos para mi gusto es bastante de medio pelo y creo que nosotros como actores lo incorporamos a un círculo de muy buen grado, con mucha inocencia y siento que el tipo no estuvo a la altura. Nos traicionó”.

Pero, ¿te dolió lo que ocurrió?
Yo nunca le compré su movida, siempre fui muy distante. Legalmente trabajé con él harto tiempo, y obvio que hay cariño de por medio. Así genero mi relación de trabajo. Sin embargo nunca compré esa cosa manipuladora emocional que tenía, por eso el costalazo no fue tan grande.

¿Qué te pareció la reacción de Canal 13 tras enfrentarse a las acusaciones?
El canal está haciendo más o menos lo que cualquier empresa seria haría que es decir que va a prestar apoyo. Por lo tanto no es ninguna sorpresa la actitud que está tomando el canal. Lo que me da rabia es que este gallo, cuando se supo todo, convocó a todos los actores para que entre todos lo defendiéramos. Entonces hasta el minuto 90’ nos intentaron pasar gato por libre. Cuando eso ocurrió yo le dije: “No te voy a defender, porque el que se mete en esto, sale solito”.

¿Qué te parecen las acusaciones posteriores que salieron en relación a Roberto Farías?
No quiero decir nada al respecto. Roberto es un amigo muy querido y al que le tengo mucho cariño. Y a las personas que uno quiere y a las que les tiene respeto, artistas importantes, serios y creativos como Roberto Farías, uno los protege y yo de Roberto tengo la mejor de las opiniones. A priori, y solo por el respeto artístico que le tengo a Roberto, no voy a opinar nada.