La presidenta de la Suprema Corte de Brasil, Carmen Lucia Antunes, salió al paso tras la batalla judicial iniciada en Brasil por la liberación del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y aseguró que la Justicia es “impersonal” y sus “ritos” deben ser “respetados”.

Sin citar hechos concretos, Antunes resaltó que la democracia brasileña es “segura” y que los órganos judiciales de cada región deben “actuar para garantizar que la respuesta judicial sea ofrecida con “rapidez” y sin quebrar “la jerarquía”.

La nota de Antunes fue divulgada después de la polémica decisión del juez federal de turno del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TFR-4), Rogerio Favreto, quien hoy ordenó liberar al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde el pasado 7 de abril por corrupción pasiva y lavado de dinero.

No obstante, la decisión de Favreto fue revocada por el magistrado João Gebran Neto, instructor del caso Lava Jato en segunda instancia y quien, en otro auto, ordenó a la Policía mantener a Lula en prisión.

A pesar de la decisión de Gebran Neto, uno de los tres jueces de la octava sala del TRF-4 que condenó este año a Lula en segunda instancia, Favreto insistió y ordenó de nuevo la excarcelación inmediata del líder del Partido de los Trabajadores.

Favreto citó la precandidatura de Lula a las elecciones presidenciales de octubre como un hecho “nuevo” que debe ser tomado en consideración, a pesar de que, según la ley electoral, se encuentra virtualmente inhabilitado debido a la condena en segunda instancia.

Las decisiones antagónicas han dejado a la Policía Federal de Curitiba, capital del estado de Paraná, atada de pies y manos.

Lula está preso desde el pasado 7 de abril en la sede de la Policía Federal de Curitiba tras ser condenado en segunda instancia a 12 años y 1 mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco de la operación Lava Jato.