Manuel Antonio Pérez Santillán, Gamaliel Soto, Felipe González Astorga, Hernán Portillo Aranda y José Quintanilla Fernández son los oficiales en retiro condenados por delitos de lesa humanidad, quienes fueron dejados en libertad condicional tras fallo de la Corte Suprema.

Manuel Antonio Pérez Santillán: Eugenio Berríos, químico civil, agente de la DINA y fabricante del gas sarín, arma utilizada contra la oposición de la dictadura, huyó del país rumbo a Uruguay, en octubre de 1991. Ahí, fue secuestrado y asesinado por un grupo de militares uruguayos. Entre ellos se encontraba Manuel Antonio Pérez Santillán, quien fue condenado a una pena de 5 años y un día, como autor del secuestro.

Gamaliel Soto: 14 de septiembre de 1974. Cunco, Región de La Araucanía. Eduardo González Galeno (31), en ese entonces director del Hospital de la comuna, es detenido junto a su esposa
por el suboficial de Carabineros, Gamaliel Soto. Tras ser entregados a personal de la Fuerza Aérea de Chile, se perdió su rastro. Eduardo fue torturado. Le pusieron gomas en sus narices y golpearon hasta desvanecerse. Soto había sido condenado a 10 años y un día por secuestro calificado.

Felipe González Astorga, Hernán Portillo Aranda y José Quintanilla Fernández: Nicza Baez
y Alonso Lazo, militante del MIR, fueron detenidos el 14 de noviembre de 1975 por el Servicio
de Inteligencia Militar, tras un allanamiento en su domicilio ubicado en Copiapó. Felipe
González Astorga, Hernán Portillo Aranda y José Quintanilla Fernández trasladaron a la
pareja al Regimiento de Infantería Motorizado N°23 de la ciudad, donde fueron vendados,
interrogados y torturados. Los tres mayores en retiro fueron condenados a 5 años y un día por
los delitos de detención y tortura.

“Que, en el orden referido, las Convenciones suscritas por Chile en materia de Derechos
Humanos no impiden reconocer a los condenados su derecho a reincorporarse a la sociedad
mediante mecanismos como el de la Libertad Condicional”, señala la resolución que acoge el
recurso de amparo solicitado por los cinco ex reos, ubicados en Punta Peuco y Colina 1.