El gobierno lamentó hoy el deceso de los chilenos Juan Figueroa Carrasco, Juan Pastenes Rivillo y Leila Rivera Castillo, tras la caída de un puente en la ciudad italiana de Génova que causó al menos 39 muertos y 16 heridos, y envió condolencias a sus familias.

Según un comunicado de la cancillería, desde el momento en que se tomó conocimiento de la emergencia, el Cónsul de Chile en Milán, Pedro González, y el Cónsul Honorario en Génova, Gian Luca Chiavari, iniciaron las gestiones, primero para saber si había chilenos afectados por la tragedia y luego para conocer sus identidades.

Asimismo, el ministerio de Relaciones Exteriores indicó que nada más conocerse el fallecimiento de los chilenos, la Unidad de Emergencias Consulares y la Dirección de Servicios Consulares han mantenido permanente comunicación y coordinación con ambos cónsules.

Igualmente, han mantenido contacto con los familiares de las víctimas en Chile, de manera de entregarles información y orientarlos respecto de los procedimientos a seguir para la eventual repatriación de los cuerpos.

En esa misma línea, se ha brindado apoyo para gestionar, de emergencia, la documentación necesaria para que la familia del matrimonio Pastenes Rivera pueda viajar a Italia cuanto antes, precisó el texto oficial.

El Gobierno italiano decretó hoy el estado de emergencia en la zona del derrumbe de un puente en Génova y anunció que destinará cinco millones de euros para las primeras acciones urgentes de un siniestro que ha causado al menos 39 muertos y 16 heridos.

El balance provisional del suceso ocurrido el martes es de 39 muertos, entre ellos tres menores de ocho, doce y trece años, y cuatro ciudadanos franceses, según cifras de la Delegación del Gobierno en Génova.

Hay además dieciséis heridos, nueve de ellos graves, por lo que tres han salido del estado de gravedad en las últimas horas.