Se cumplen 27 años de la masacre de Sabra y Shatila

Corre Septiembre y en nuestro país giramos en torno a hechos históricos, que nos llevan al reencuentro con nuestros orígenes y la reflexión sobre el pasado. Sin embargo, en este ambiente festivo nacional, poca atención entregamos a algunos hechos de gran trascendencia histórica, humana y social.
Hace 27 años, en el marco de la guerra civil libanesa, durante los días 16, 17 y 18 de Septiembre, se llevó a cabo una de las masacres más horrendas que recuerde el mundo civilizado.
La resistencia palestina, bajo la mediación estadounidense, acepta la retirada de sus milicias apostadas en la parte oriental de la ciudad, quedando a cargo de una fuerza multinacional, compuesta por franceses, italianos y norteamericanos, la seguridad de los civiles que permanecerían en los campamentos de refugiados palestinos de Sabra y Shatila, ubicados al oeste de la capital libanesa.
El 14 de ese mes, un atentado explosivo termina con la vida del Presidente libanés Basheer Gemayel, aprovechando Israel la ocasión para ocupar la parte oriental de Beirut. El ejército israelí, Potencia Ocupante, bajo las órdenes de Ariel Sharon, quien se encontraba a cargo de la operación militar, cerca los campamentos dejando prisioneros a todos sus habitantes. Según el IV Convenio de Ginebra, la seguridad de los civiles era responsabilidad de Israel.
Los falangistas libaneses, azuzados por las acusaciones israelíes de que los palestinos habían sido los autores del asesinato (lo que nunca se probó), buscan venganza en la población civil cercada en los campamentos. Ingresan casa por casa y masacran a más de 6.000 refugiados, mujeres, ancianos y niños. El cómplice ejército israelí, para facilitar el éxito de la operación durante las noches, disparó bengalas para iluminar el cielo que albergó aquella matanza.
La Asamblea General de Naciones Unidas, en virtud de la resolución 37/123, calificó lo sucedido como un “acto de genocidio”. Hasta el día de hoy, los culpables de aquellos horrendos sucesos no han sido juzgados por tribunal alguno. ¿A dónde está la voz del abogado de la razón y la justicia? ¿No será que sus leyes derogaron en Sabra y Shatila? (Alberto Cortez, músico argentino)
.
May Saba, Sohad Alamo, Macaena Morales, Soraya Jadue, Karim Marzuqa, Felipe Eltit, Carlos Yarad.
Directiva Agrupación de Profesionales Chilenos de Origen Palestino.

Comentarios