THE CLINIC
Un mes antes del terremoto un fuerte remezón estremeció la sala del consejo municipal de Constitución. En rigor, no se trataba de un movimiento telúrico sino de los gritos destemplados de la concejala Lupe Muñoz quien increpaba duramente al alcalde.

-Usted es un patrón de fundo y está vendido a Celco- espetó la mujer.

Dos meses más tarde, terremoto y tsunami mediante, las palabras de la concejala han adquirido ciertos rasgos premonitorios. Al alcalde Hugo Tillerías, hoy lo acusan de haber firmado el 18 de marzo una alianza con el Ministerio de Vivienda y la empresa Arauco (filial de Celco) para diseñar un Plan Maestro para definir la nueva imagen urbana de la ciudad. La concejala Muñoz asegura que el convenio fue firmado a espaldas de la ciudadanía y que los concejales no tenían idea.

-Le he pedido al alcalde en reiteradas oportunidades que me entregue una copia del acuerdo y se ha negado- insiste.

Las dudas en la devastada ciudad maulina están a flor de piel. Héctor Iturriaga, presidente del Consejo de Organizaciones Sociales de Constitución, pone la voz de alerta:

-La Celulosa lo único que ha hecho es usufructuar de la ciudad, contaminarla, pagar los sueldos que se les antoja y ahora, de repente, se pusieron benefactores.

BENEFACTORES PAGADOS

Nunca faltan los escépticos. Pero una cosa es la incredulidad a ciegas y otra, las dudas razonables. Vamos por parte. La famosa alianza público-privada, reunida en el famoso plan maestro y liderada por la empresa Arauco del grupo Angelini, agrupa a una oficina internacional de arquitectura con sede en Londres (Arup), la Universidad de Talca, la Fundación Chile y Elemental, la premiada oficina chilena de arquitectura. Todas entidades de reconocido prestigio. Pero el foco de las dudas no es ese. En Constitución aseguran que las intenciones de Arauco son otras. Luego del terremoto, aseguran, la empresa se ha esforzado en limpiar su imagen y para ello contactó al ex titular de Energía Marcelo Tokman para encabezar el proyecto. Parte de la estrategia sería precisamente evitar que la planta sea trasladada a otro lugar, un sueño atesorado durante largos años por la población que se ha “mamado” 30 años de malos olores y contaminación. Matías Domeyko, gerente general de Arauco, dijo a los medios que el compromiso de la empresa es “aportar su experiencia para contribuir en la reconstrucción sustentable de la ciudad”.

-Pero esta reconstrucción que ellos llaman sustentable tiene como objetivo definir una nueva imagen, y esa imagen tiene a la planta instalada donde mismo está… ese es el problema- afirma Héctor Iturriaga.

También resulta inquietante que la actual ministra de Vivienda, Magdalena Matte, haya sido directora de la empresa Dimar, una de las mayores distribuidoras del rubro papelero en Chile. No es un dato menor si a ello se suma que su primo sea nada menos que Eliodoro Matte, dueño de CMPC. De que tiene contactos en el rubro los tiene. Y eso nadie lo niega.

Pero hay otra cosa que tiene aún más cachudos a los habitantes de Constitución y que amenaza con sepultar la nueva imagen pública de Arauco. La empresa anunció con bombos y platillos que van a construir 3.750 viviendas de emergencia que serían distribuidas por “Un Techo para Chile” para así lograr que “muchas familias cuenten con un techo para el invierno”. Olvidaron decir, eso sí, que no se trataba de una donación. La empresa ha puesto a disposición del Hogar de Cristo, para la construcción de las viviendas, el aserradero El Cruce. Allí fabrican las viviendas que tienen un costo de 400 mil pesos por unidad. La suma total de lo que se embolsaría Arauco, filial de Celco, sería nada menos que 1.500 millones de pesos.

-Desde nuestro punto de vista es legítimo que eso se haga, alguien tiene que hacer el trabajo y no lo estamos haciendo sólo nosotros- cuenta Andrés Morán, subgerente de Asuntos Públicos de Arauco en el Maule.

Morán tiene razón, Arauco no está sola en el tema. También los aserraderos 3M -propiedad de la sociedad Mestre, Martin y Muñoz-, han vendido parte de su stock para construir las viviendas. Las dudas aquí vuelven a arreciar. Héctor Iturriaga dice que hace poco trabajó en Tres Eme como guardia de seguridad y que “todos los días salía facturación de la empresa dirigida a Celco”.

-Si estos gallos son palos blancos de la forestal que es la más grande propietaria de madera de la zona, todos los empresarios más pequeños dependen de ella- asegura.

La concejala Lupe Muñoz comparte el mismo diagnóstico. “Celco abastece a todos los aserraderos de rollizos y eso lo sabe todo el pueblo”. Las ganancias, al parecer, son aún más cuantiosas y no figuran en ningún registro de beneficencia. El problema es que en Constitución casi todo el mundo trabaja para Arauco o tiene negocios con ella. En este cuento, asegura Iturriaga, no se salva ni el alcalde.

-Si este gallo es dueño de un aserradero y también depende de la empresa- concluye.
___________
* Hasta el cierre de la actual edición impresa, The Clinic intentó contactar al alcalde Tillerías sin éxito.