Los conflictos de interés del nuevo sheriff de La Moneda

• Todo sobre Jorge Nazer, el fundador y todavía dueño de Acción Legal Total S.A.

Por Claudio Pizarro • Foto: Alejandro Olivares
Jorge Nazer no es sólo dueño de una empresa líder en la persecución de delitos menores en el rubro del retail. Desde hace una semana también es el nuevo director de seguridad pública de Piñera. Dos cargos que galopan en paralelo y que pueden ser otro lío para el nuevo gobierno: Nazer todavía es dueño del 80% de ALTO, que provee seguridad al retail y grandes empresas.
________

El nuevo jefe de seguridad del gobierno de Piñera sufre de claustrofobia. Hace algunos años, cuando trabajaba como abogado de la Municipalidad de Puerto Varas, Jorge Nazer se quedó encerrado en las dependencias del establecimiento y llamó desesperado al alcalde Ramón Bahamonde para que lo auxiliara. En cuanto se calmó, una vez liberado, Nazer comentó al edil lo que había sentido durante el encierro.

-Me habló del pánico que sintió y me dijo que ahora entendía lo que siente la gente cuando es maniatada por los delincuentes en sus propios hogares -cuenta Bahamonde.

La anécdota cobra fuerza por estos días ya que Nazer, flamante nuevo director de la División de Seguridad Pública del Ministerio del Interior, no sólo deberá lidiar con sus temores personales sino con el tema más publicitado en la agenda presidencial de Piñera: la delincuencia. La suya es una designación a todas luces compleja para un conglomerado que ha transformado el tema en su leitmotiv durante los últimos años.

Nazer no es un aparecido en el tema. El joven abogado de 38 años, egresado de la Universidad de Los Andes, es dueño de la empresa Acción Legal Total S.A, ALTO, líder en la persecución de delitos menores en el rubro del retail, y se ha hecho millonario explotando el mayor temor de los chilenos según las encuestas. Un dato no menor para los suspicaces de siempre que no ven con buenos ojos que un empresario del rubro sea el que corte el queque en un sector donde tiene una participación más que considerable.

-Este conflicto de interés es 10 veces más que el de Piñera con Lan pues se trata de un tipo que, en tres meses más, va a estar negociando en el Congreso la ley de seguridad ciudadana, los requisitos de los guardias y posee el 70% de una empresa de seguridad privada que factura más 3 mil millones de pesos al año…Es impresentable- comenta un ex fiscal.

PUERTO VARAS EN ACCIÓN

El 18 de diciembre del año 2007 fue un día especial para Nazer. Después de 6 años a la cabeza de ALTO, recibió el premio “espíritu emprendedor” otorgado por el Centro para el Emprendimiento y la Innovación (CEI) de la Universidad del Desarrollo. El galardón fue una suerte de corolario a una carrera breve pero exitosa que terminó de cuajar la semana pasada cuando fue nombrado como flamante nuevo jefe de seguridad pública. Pero los comienzos no fueron tan auspiciosos para este abogado descendiente de árabes. Luego de egresar de la Universidad de los Andes, donde llegó a ser vicepresidente del centro de alumnos, se “matriculó” en la fundación Jaime Guzmán y participó del proyecto “Jóvenes al servicio de Chile”, una instancia diseñada para captar profesionales jóvenes, en su mayoría recién egresados de la universidad, para que desempeñaran en municipios de la UDI.

-En el fondo era una bolsa de empleos de gente que no encontraba pega rápida en el sector privado -comenta un cercano a la institución.

Nazer fue uno más que se fogueó en este ámbito y terminó por conseguir pega en el municipio de Puerto Varas, al mando del UDI Ramón Bahamonde, en el 2000. Allá se encargó de crear el departamento jurídico y participó en la formación del consejo juvenil de la ciudad. Pero lo que más recuerda el alcalde es el Eslogan que propuso Nazer para la imagen corporativa del municipio: “Puerto Varas en Acción”, que complementó con un estricto plan de seguridad. De ahí que la ciudad hoy en día, asegura con orgullo Bahamonde, sea la más televigilada del país.

-Tenemos una cámara de seguridad por cada 1.200 habitantes -detalla.

A Nazer le empezó a gustar el tema. En el 2003 viajó a estudiar a Nueva York al Manhattan Institute of Policy Research, institución ligada a los planes de Tolerancia Cero implementados por Rudolph Guillian y los republicanos. A su regreso combinó su trabajo en el municipio con asesorías a empresas de la zona, entre ellas Lider. Fue precisamente en ese momento cuando se le alumbró la ampolleta. La reforma procesal penal, implementada aquel año en algunas regiones, abrió un flanco de innovaciones legales que Nazer aprovechó para comenzar su negocio. La estrategia consistía en ofrecer un modelo de persecución penal a los robos hormigas basado en marketing disuasivo y prestar asesoría jurídica a las grandes cadenas del retail. Partió en el supermercado Lider de Puerto Montt, que en menos de un año disminuyó en un 23% los delitos por robo. Nazer, por fin, le había pegado el palo al gato.

TODOS FICHADOS

Cuando la empresa se instaló en Santiago en el 2005, el negocio creció a niveles insospechados. A poco andar la compañía acaparó casi el 60% de un mercado que ostentaba, en ese entonces, pérdidas por más de 200 millones de dólares al año. Lentamente la firma se hizo conocida y expandió sus redes a otros rubros como las empresas sanitarias y la salmonicultura. Pero así como creció su fama empezaron a arreciar las críticas. Lo que más empelota a fiscales es la publicidad con que la empresa capta a sus clientes. En su página web afirman ser el mayor querellante privado del país. “120 mil causas, 70 mil condenados”, afirma la publicidad.

“Es un bluff, no hay ninguna condena que hubiera sido aumentada un solo día porque ALTO estuvo ahí, las condenas las obtienen los fiscales, ellos no son mucho más que oyentes”, asegura un ex fiscal que participó en audiencias con la empresa.

Otro aspecto que llama la atención en la esfera judicial, y probablemente también en los mecheros, es la forma en que la compañía obtiene información de los detenidos. Una de las técnicas empleadas es hacerlos llenar un cuestionario a cambio de modificar alguna suspensión condicional, como la prohibición de acercarse a un supermercado o el pago de una multa.

-Es una pequeña negociación que hacemos, un incentivo, para obtener información útil, no es más que eso, la idea es saber cosas -cuenta José Ignacio Piña, socio fundador de ALTO.

El cuestionario incluye preguntas del tipo: “¿Cómo reaccionas al ser descubierto? ¿Sientes que estás haciendo algún daño? ¿Mi familia está de acuerdo con lo que hago? ¿Algunos integrantes de mi familia también roban? ¿Fuiste obligado a cometer este delito? ¿Robo porque es la única manera de obtener dinero?”

Pese a los cuestionamientos éticos al respecto, las ventajas están a la vista. ALTO posee un software – una especie de Dicom delictivo- donde ha fichado a casi 200 mil mecheros y a partir de él ha podido hacer cruces que para las empresas valen oro.

-Vas encontrando patrones migratorios. Te enteras qué es lo que roban, para qué y dónde. Cuando uno sabe cuáles son los productos más apetecidos puedes dar consejo de cómo estructurar las góndolas, dónde poner el producto y las cámaras y, si sabes las horas que te dan más duro, optimizar el recurso guardia. Es alucinante -reflexiona Piña.

Pero lo más cuestionable de todo no es sólo el manejo de la información sino la persecución que se establece a partir de ella. A los reincidentes generalmente los amedrentan con cartas que llegan vía correo a sus hogares. Para la empresa, en cambio, no es más que otra técnica de marketing disuasivo. “Lo pagarás caro. Ya van más de 1500 fichados por robar. Te condenarán”, dicen los panfletos.
Esta medida es la que saca más roncha entre los abogados. Son procedimientos, aseguran, de dudosa legalidad.

-No es legítimo que una empresa privada haga esto cuando se trata de una labor propia del Estado, quien tiene el monopolio de la fuerza y la obligación de proveer seguridad a la ciudadanía -argumenta el abogado Juan Pablo Hermosilla.

La controversia suma y sigue. Las dudas ahora están depositadas en Jorge Nazer y apuntan a su eventual conflicto de interés. En ALTO dicen que el 20 de marzo abandonó la presidencia del directorio y que le entregó un mandato de venta a First Capital. Pero, en rigor, todavía es dueño del 80% de la empresa. Mientras, asume su cargo con entusiasmo de primerizo.

-En este minuto Jorge está obsesionado en centralizar la información para optimizar los recursos porque las políticas públicas tienen que beneficiar a todos los muñecos -cuenta Piña.

Cosa que no creen los escépticos, que apuntan que mientras Nazer no se desprenda de ALTO el conflicto de interés le va a galopar en la oreja. Una situación que un ex fiscal grafica con la siguiente hipótesis: “Qué va a pasar cuando las cifras digan que el robo al comercio se disparó y el del retail se duplicó. Nadie ve ahí un sentido perverso”.

The Clinic Newsletter
Comentarios