Nueva evidencia: Ratzinger se opuso a expulsar sacerdote pederasta por “el bien de la Iglesia”

THE CLINIC PRESS

“A pesar de que los argumentos presentados en favor de esa expulsión son de grave importancia, esta corte juzga necesario considerar el bien de la Iglesia Universal”.
Carta firmada Joseph Ratzinger y remitida al obispo de Oakland, California, EEUU.

En esta misiva, escrita en 1985 cuando aún era cardenal, el actual papa rechazó expulsar del sacerdocio a Stephen Miller Kiesle, con una condena a cuesta por abuso sexual a menores, argumentando razones que podrían calificarse como “de estado”.

Miller Kiesle había sido condenado en 1978 a una pena de tres años de libertad condicional, luego de abstenerse de litigar contra el cargo de delito menor por conducta lasciva, consistente en amarrar y abusar sexualmente de dos niños en una casa parroquial de su iglesia, en el área de la Bahía de San Francisco.

Tras este incidente, en 1981 el propio condenado pidió su expulsión del sacerdocio, petición que se adjuntó a una igual de su diócesis. Pero recién en 1985 Ratzinger dio su respuesta a la petición, que resultó ser negativa, por cierto. Esto, pese a la continua insistencia del obispo local, John S. Cummins, para que se tramitara esta solicitud, preocupado -de acuerdo al intercambio de oficios- del escándalo que provocaría el que eventualmente Miller Kiesle siguiera oficiando como cura. En 1982 el obispo Cummins había insistido, de hecho, escribiendo que “podría haber un mayor escándalo para la comunidad si al padre Kiesle se le permite regresar al ministerio activo”.

El entonces cardenal Ratzinger era prefecto para la Congregación para la doctrina de la Fe desde el mismo año 1981 en que se realizó la solicitud de expulsión.

En su carta, Ratzinger, además de argumentar “el bien de la Iglesia Universal”, llama a tener en cuenta lo que denomina “la corta edad del demandante (el sacerdote Miller)”, que en ese momento tenía 38 años.

Ratzinger cierra su escrito llamando al obispo a que no olvide prestar a Miller “todo el cuidado paternal posible”.

La carta, que ha sido difundida por la agencia Associated Press, no contiene referencia alguna a las víctimas de los abusos del padre Miller. El texto original en latín fue traducido al inglés para la agencia por Thomas Habinek, jefe del departamento de estudios clásicos de la Universidad del Sur de California.

La única respuesta del Vaticano hasta el momento es la siguiente declaración: “La oficina de prensa no cree que sea necesario responder a cada documento único, fuera de contexto con respecto a determinadas situaciones legales”.

The Clinic Newsletter
Comentarios