“Ante la actual invasión de erotismo no es fácil mantenerse fiel en el celibato ni en el respeto a los niños”.
Felipe Arizmendi, obispo de San Cristóbal de las Casas, México.