POR PATRICIO FERNÁNDEZ Y VERÓNICA TORRES • FOTO: ALEJANDRO OLIVARES

Mucho ha pasado desde que el ex presidente Frei perdió: la tierra tembló, asumieron “los mejores”, Marco- una de las piedras durante su campaña- lanzó nuevo referente, la Iglesia entró en crisis y su ex asesor Eugenio Tironi publicó un libro contando los secretos del camarín tras la derrota. Ninguno de ellos ha leído el libro. Y no lo van a leer. Porque aquello fue como si “el empleado”- dice Martita- de un estrella famosa se fuera y desmenuzara su vida. Acá Los Frei hablan de todo, por primera vez.
___
¿Fue muy distinta esta campaña a la anterior? Marginemos que en una se ganó y en la otra se perdió.
Frei: En una se ganó y en la otra no se ganó.
Martita: Como le dijo un cardenal con el que estuvimos en Roma: “cuando usted no ganó”. Yo lo encontré tan lindo, porque no le dice que perdió.
Frei: Diría que son dos momentos absolutamente distintos. Desde la campaña del ‘93 son casi 18 años, en otras circunstancias, con otra realidad…
Martita: Otro país…
Frei: Era todo distinto y desde el punto de vista de la génesis de la campaña esta vez fue mucho más fácil. Porque aquí pasó la elección municipal y al mes tuvimos la junta del partido donde fui proclamado y de ahí los socialistas me proclamaron y después lo hizo el PPD. En el ‘93, en cambio, hicimos la primera primaria que nadie quería hacerla. Así que desde ese punto de vista, son dinámicas distintas, 20 años de gobierno, en fin, con todo lo que eso significa.

En la primera campaña el resultado lo avaló y llegó como una estrella a ser el candidato. Un poco como el candidato natural.
Martita: No llegó como estrella, ÉL ES UNA ESTRELLA
Frei: Ja, ja, ja.

Pero esta vez no fue así. Esta vez llegaba el que ya había estado, el que llegó más gastado. ¿Eso cambió mucho la campaña? Porque según todas las críticas posteriores, esta vez usted no era el candidato natural. ¿Lo sintió así, o no?
Frei: Bueno, pero si aquí siempre dicen que tienen que entrar los jóvenes, pero…
Martita: ¡No había nadie que postulara!
Frei: Si en política nadie te regala nada. En política los cargos se dan, se juegan. Uno apuesta por ciertas definiciones políticas, o principios, etc. Toma opciones y yo tomé una opción clara el 2008, en la campaña municipal. Todos estaban perdidos y la frase más conocida para la campaña fue “no sigamos llorando”. Eso fue lo primero que dije y ahí fue el inicio de mi campaña.

¿Pero había una sensación de derrota muy instalada?
Frei: En la Concertación había muchas sensaciones. De gente que ya no quería luchar, y yo lo hice en la campaña. Entre paréntesis dijiste “falto de energía”, pero tuve más energía ahora, que la otra vez, por si aca… ja, ja, ja.

Nadie se refería a energía vital, sino al envión de la campaña…
Frei: Ahora voy a cederle la palabra a mi señora…
Martita: Ja, ja, ja.
Frei: Y no voy a usar la frase que nos dijo el caballero hace poco, “que a las mujeres había que quererlas solamente y no entenderlas”. Más machista que…

¿Quién dijo eso?
Martita: ¡¡¡Piñera, pues!!! Dijo a las mujeres hay que quererlas, no entenderlas.
Frei: Pero es que en las noticias esas cosas no salen, ¿se han fijado? Como todas las noticias que no favorecen a la actual administración. Lo dije el sábado en una comida con toda la gente de mi distrito en Río Bueno, “miren, a partir de enero todos me preguntan ¿cómo está?”, como si yo anduviera deprimido y yo estoy totalmente tranquilo, porque hice lo que creía que debía hacer un político: jugármela por los valores. Si hubiera hecho cualquier cálculo, me habría quedado sentado en mi casa, no me habría metido en esto. Me la jugué por las cosas que creo. Y perdimos, pero hay mil razones, mil explicaciones…
Martita: Podríamos escribir un libro. Ja,ja,ja,ja.
Frei: Ja, ja, ja, otro más.

Dijo que al empezar su campaña dice “dejemos de llorar” ¿notaba que la gente en la Concertación estaba perdida?
Frei: Claro, lógico, o sea, no es un proceso que empezó el 2008 sino que viene de más atrás.

¿Cuando diría que el barco se empieza a hundir?
Frei: O sea, no se hundió. Mal que mal, se eligió a Lagos y a la Presidenta Bachelet. Este es un proceso de deterioro de la Concertación como coalición que se inicia mucho antes, comienza el año ‘98 con la discusión entre los autoflagelantes y los autocomplacientes. Ese es el primer evento de las diferentes visiones. Estoy convencido que una de las causas por las que perdimos era porque no supimos entender lo que habíamos construido en Chile. El Chile del 90 con el 2009- 2010 son dos mundos distintos y eso ¿quién lo hizo? La Concertación. Y hoy se habla de los grupos C2, C3, de las clases emergentes y no tuvimos la capacidad de entender esas cosas que estaban pasando en Chile.
Martita: Yo, fíjate, creo que la diferencia entre la otra campaña y esta también pasa porque la primera vez llevábamos recién cuatro años desde la dictadura. La gente estaba con toda la gana porque Pinochet estaba vivo, ¿te fijas? La gente todavía estaba con este impulso de generar otro candidato y otro Presidente; y después encuentro que la gente estaba más echada y más acomodada en sus trabajos. Mucha gente decía “oh, yo fui elegido por Alta Dirección Pública; no importa quién salga”. Ja, ja, ja. ¿Te fijas? Había una cosa de ese tipo. Y la otra fue que los equipos que asesoraron a Eduardo, incluyendo al caballero del libro (Eugenio Tironi), decían que por ningún motivo Eduardo debía decir lo que había hecho antes porque eso era mirar al pasado. Y yo estaba atorada porque sentía que si Eduardo llegaba a cualquier ciudad de Chile, se podía parar y decir “bueno, aquí estoy, vengo con la cara arriba, porque este puente que pasamos se los hice yo, porque este colegio que esta parado al frente también lo hice yo…”.
Frei: El único puente de Concepción que está en pie fue construído en mi gobierno.
Martita: ¡TODO! Si haces un listado por cada una de las ciudades de Chile en que fuimos, la cantidad de cosas, que estaban hechas en el gobierno de Eduardo, era impresionante, pero no, no se podía decir…

Al parecer, durante la campaña querían que Frei no fuera Frei
Martita: Eso, eso.

Pero eso está en el libro de Tironi, donde dice algo así como que el candidato no es la persona de Eduardo Frei sino que hay que esconder a Eduardo Frei.
Martita: Yo les digo: en la segunda vuelta, Eduardo empezó a hacer mucho más de lo que él habría hecho.

¿Ese giro fue una decisión personal?
Martita: Pero evidente…

Decía que les echaban la culpa de la derrota, de lo que pasó, ¿hay gente que les carga la mano, así lo siente?
Martita: Hay gente que se dedica a escribir libros cuando nunca en la vida… Nunca se le cerró la puerta a este señor, que pasaba aquí todo el tiempo.
Frei (asiente): Mmm.
Martita: Cada vez que no podía encontrar a Eduardo, me llamaba a mí y yo inmediatamente se lo decía. Nunca hicimos nada contrario a lo que él nos dijo y siempre tuvo la puerta abierta, los teléfonos abiertos, los mails abiertos, todo abierto.

¿Les dolió el libro?
Frei: No lo he leído.
Martita: Y no lo vamos a leer ja, ja, ja. Porque yo digo ¿quién va a contratar a este señor de aquí en adelante? Si te hace un trabajo por el que tú le pagas y escribe un libro con las cosas que no han salido, lo encuentro último. Aquí en la casa hay un chiste: nos decimos todos cuando vamos a hacer algo, “oye, que no sepa Tironi porque va a escribir un libro”, ja, ja, ja.
Frei: Ja, ja, ja.
Martita: Es como cuando los empleados de las estrellas se van y escriben libros sobre la vida de ellos, esa es la sensación que tengo, ¿te fijas? Que una persona a quien le abriste tus puertas, tu casa, tu corazón; que vio todo lo que está pasando y se va y gana plata haciendo un libro con esto. Esa es la sensación que tengo, no sé la de Eduardo.

LA SOLEDAD DEL CANDIDATO

¿Por qué no hubo más candidatos?
Martita: ¡Eso es lo que nadie sabe, pues!
Frei: Esa cuestión, no la tengo por qué contestar, ja, ja, ja.
Martita: Oigan, pero la cosa no fue como que Eduardo se levantó un día y dijo “yo soy el candidato”. ¡Fue porque nadie se presentaba! Me opuse a que Eduardo fuera. Se lo pedí por favor, que no fuera porque no tenía nada que ganar y todo que perder, así hubiera salido o no hubiera salido; de todas maneras, siempre íbamos a salir para atrás y después del terremoto mucho más. Pero Eduardo decía “aquí nadie toma esta bandera, y no me quiero morir como mi papá, que se murió triste porque sintió que no había podido sacar el país como él quería”. Entonces, como no la toma nadie, Eduardo dijo la tomo yo.

Pero Marco Enríquez daría una explicación. Diría que los partidos estaban tomados por grupos que no permitían ni primarias, ni que aparecieran otros líderes.
Martita: Pero a ver dime ¿quién había en ese momento?
Frei: ¿Pero quién propuso las primarias?
Martita: Adivina…
Frei: Fui yo el primero, en abril del año 2008, que dije que compitamos todos en primarias, ¡primarias para todos!

¿Pero por qué no estuvo Enríquez en las primarias?
Martita: ¡Porque su partido no quiso, pues!
Frei: Ese ya es un problema interno de los partidos, que hicieron toda una historia de las primarias.
Martita: Todos lo hicieron. Los radicales, el PPD, todos. Entonces, ¿por qué nos echan la culpa a nosotros? ¡Eso nunca lo he sabido!
Frei: O sea, la decisión habría sido decir “váyanse todos los partidos para afuera”, que yo hubiera impuesto el cronograma.

Tironi menciona a Andrés Velasco como un posible candidato, que podría haber sido…
Martita: Podría, pero ojo también fue un estupendo ministro. Pero acuérdate que veníamos con el dolor de la niñita y de lo que le había pasado, y ahí creció su popularidad hasta las nubes. Hay que ser bien objetivos, pudo haber sido él, pudo haber sido cualquier persona en este mundo y le hubiéramos dicho “¡adelante! Si vamos en el mismo proyecto”. Pero nadie se subió y los que habían subido, se bajaron.

Pero si hacemos la anatomía de la derrota ¿por qué se perdió?
Martita: Pero el 48% no es menor, ¡ojo!
Frei: Hay innumerables factores y si me llevara todo el día haciéndome el harakiri, si me pasara todo el día el cuchillo, y me lamiera las heridas…
Marta: Por eso (canta reggeaton): “lo que pasó, pasó…”.
Frei: Hace muchos años dije “voy a ser protagonista del futuro”, por lo tanto, ¿de qué estoy preocupado hoy? De la reconstrucción de mi región, de la pega que hay que hacer…
Martita: No nos quedamos pegados en esas cosas.
Frei: Esto necesita de un período de decantación de las pasiones. Porque empezar a escribir a 30 días, como tantos libros que están apareciendo, no corresponde a la realidad. Yo estoy trabajando en el futuro. Porque la gente quiere saber qué vamos a hacer este último tiempo y si queremos, realmente, definir para Chile una coalición de verdad, del mundo del centro, de la izquierda, hay que ponerse de acuerdo en las cosas que uno quiere hacer…

¿El gobierno de la Presidenta Bachelet apoyó todo lo que tenía que apoyar o se echó de menos un poco más de espíritu?
Frei: La Presidenta Bachelet se jugó…
Martita: …Con tutti…
Frei: …Y le tengo un gran respeto. Ahora que otras personas no se jugaron, lógicamente. Si toda la Concertación se hubiera jugado como ella, a lo mejor estaríamos en otra, pero no le carguemos la mata a la Presidenta.

¿Hubo gente de la que se echó de menos más apoyo? ¿Partidos poco leales? ¿Se sintió soledad?
Martita: Diría que hubo mucha opinología en esa época más que trabajo. Que uno decía esto, lo otro. El problema es que no hubo un sólo discurso, una sola voz. Ahí hubo dispersión. Si pasaba algo, aparecían los partidos diciendo diferentes cosas. Entonces, eso también te desestabiliza el sistema.

¿Qué significó Marco Enríquez en la campaña? Sinceramente, ¿Qué gusto les deja?
Martita: Yo no voy a opinar ja, ja, ja. Apaguen la grabadora y les digo.
Frei: Yo no opino de las personas. Nunca lo he hecho en mi vida política.
Martita: Es que Eduardo es lo menos pelador. Yo soy súper, pero él es lo menos pelador que he visto.

¿Hubo muchas canalladas? ¿Gente que le decía que estaba con usted, pero estaba con Marco?
Frei: Había candidatos a senadores y diputados que llegaban a su distrito y…
Martita: jugaban para el lado que querían, pero creo que todo hay que mirarlo como cosas que pasaron y soy una convencida que las cosas pasan por algo, siempre. Nunca dije “ojalá que Eduardo gane la campaña”. Dije “que sea lo mejor para nosotros y para el país, punto”. Yo te digo, fui la más férrea opositora para que Eduardo se presentara, pero si lo hace evidentemente me subo al carro. Lo ayudo, hablo, grito, saco la bandera. Porque creo mucho en él. Porque es un hombre súper jugado por su país. Y lo sé porque vivo con él, porque lo veo, ¿porque qué otra cosa lo iba a mover a presentarse a esta cuestión? Si cuando él me explicaba porqué, yo decía ¡Dios mío, este gallo es increíble. Cero ambición personal!
Frei: Por eso, te quiero y no te entiendo.
Martita: Ja, ja, ja… No, tú me quieres y me entiendes.

ESOS CORTAVIENTOS ROJOS

¿Qué les ha parecido el papel de Bachelet hoy? ¿Este rol bien activo?
Frei: Básicamente, la Presidenta ha salido a defenderse de todos los ataques que le hacen, porque parece que le atacan por todos lados.
Martita: Yo encuentro, fíjate, que se ha defendido de lo más bien, porque siempre que dejas el gobierno pasa esto. La postura de Eduardo fue alejarse, y no dijo ni pío…
Frei: Sí, pero porque había comisiones investigadoras, una serie de cosas de las que había que estar encima.
Martita: A la Presidenta se le ha tratado de manera muy injusta y muy mezquina además. Me da la sensación que la derecha quiere borrarla, irle buscando flancos para que la gente le agarre mala, cosa que no va a pasar porque la gente la adora.

Pero a Piñera se le ve corriendo solo. No se ve oposición.
Frei: Los partidos de la Concertación tienen que hacer su proceso. Todos están con elecciones de directiva y en el curso de las campañas debe haber un proceso de análisis y las nuevas directivas van a tener que definir las estrategias políticas.

¿Y por qué no le pidió la renuncia a Escalona y Latorre cuando lo hicieron Pepe Auth y Gómez?
Frei: Porque no era mi rol.

Pero se hubiera ordenado la campaña, hubiera tenido una cierta coherencia que salieran los presidentes de los partidos en la primera etapa.
Frei: Pedirle la renuncia significaría responsabilizar a personas.

¿Fueron un apoyo importante en ese minuto?
Frei: Siempre lo fueron. Por lo tanto, hablé con ellos después y les dije que esto era una decisión absolutamente personal. Son cosas en las que uno no tiene por qué meterse.

¿Hoy les parece que es tiempo que esas directivas cambien?
Frei: Evidente. La lección más clara la ha dado Inglaterra eligiendo a un primer ministro. El antiguo se va, en 24 horas se cambia de casa, el lunes ya está instalado y los jefes políticos de los partidos renuncian. No hay que olvidar que somos oposición y por lo tanto, tenemos que jugar esa oposición. Pero de ahí a decir que no hay oposición, lo que pasa es que no hay medios que publiquen algo.

¿Por qué no hay medios?
Frei: Porque la concentración política, económica y comunicacional es la más grande en 100 años. Y eso es tremendamente negativo para la democracia, para el desarrollo político. Hoy las noticias no se conocen, se esconden. Y ese fue un gran error nuestro, el de no crear medios, porque ¿si no tenemos medios, cómo hacemos oposición?…

¿Qué noticias no se han sabido?
Martita: Hoy en la mañana estaba viendo el noticiario de TVN y decían “subió en 10 pesos la locomoción colectiva…”
Frei: En 20 pesos.
Martita: Y entrevistan a cuatro personas y de ellas sólo una dice “sí, la verdad es que no me gusta que hayan subido la locomoción”.
Frei: Los muestran como si estuvieran felices de que les hubieran subido la locomoción.
Martita: Y lo otro es que ¡han echado una cantidad de gente!

¿Mucha gente?
Frei: En todas partes. Si uno va a las regiones, están echando a todo el mundo.
Martita: A algunos les dicen “oye, quédate” y la gente se ilusiona con puestos que no son tan importantes, pero apenas los arreglan un poquito y ellos empiezan a entender dónde están, ¡pa’ afuera!
Frei: Claro, es que acá se acabó el cuoteo político, se acabó la delincuencia, se acabó la Alta Dirección Pública, el programa de gobierno se acabó, el 7% de los jubilados, los 6 meses de postnatal, y todo es culpa de terremoto.

¿Le ha parecido un gobierno poco preparado?
Martita: A mí, sí. Muy poco preparado. porque todos nos quedamos con la imagen de que venía ÉL, que le entregó a sus ministros los pendrives, ¿te acuerdas?
Frei: Ja, ja, ja.
Martita: Como diciendo váyanse a estudiar, no veraneen y de ahí listo: no hay nombramientos en los cargos, mis adultos mayores no tienen guía todavía, todos andan para allá y para acá, y todo culpa del terremoto.
Frei: Nunca en política he sido dado a opinar sobre la gente, pero este es el gobierno más centralista, que he conocido. Voy a mi región semana por medio y a las regiones no les preguntan absolutamente nada. En Los Lagos han recortado cerca de 50 mil millones de pesos y no preguntan nada sobre los proyectos.
Martita: Y todos vestidos de rojo pa’ allá, pa’ acá. Esos cortavientos los encuentro de lo más indignos que hay y en todos aparecen los tontos con ellos, o andan con las chaquetas apoyadas en el hombro…
Frei: Ja, ja, ja.
Martita: O va el PDI, y tienen chaqueta pal PDI; o va el carabinero, y tienen chaqueta para los carabineros. Es como esa la película de Woody Allen “Zelig” que pa’ donde va, se mimetiza…
Frei: Ja, ja, ja.
Martita: Si ahora Piñera fue casi enfundado en una bandera española a España, ¡¡es una cosa de terror!!

Y además de las chaquetas y el centralismo, ¿qué más no están viendo bien?
Frei: El tema de los conflictos de interés, que no está resuelto ni se va a resolver…

¿Qué conflictos de interés le llaman la atención?
Frei: Todos, pues.

¿Lo de Ruiz Tagle en Chiledeportes?
Frei: ¡Viva la U, viva!
Martita: Ja, ja, ja.
Frei: Pero, insisto: acá hay que observar el manejo de los medios de comunicación. Porque hay una distancia entre lo que se está diciendo y lo que está pasando. Por ejemplo, se dice “se acabó la emergencia” y la emergencia sigue. O dicen “vamos a acoger la propuesta de los senadores de la Concertación de crear una agencia de la reconstrucción que se creó en los 60”. Y nada. Aquí hay una concepción del gobierno de bajar el rol del Estado, que el Estado vaya achicándose, desapareciendo.

No se compra esto de que Piñera trata de mimetizarse con la Concertación. ¿No lo ve como un seudo DC?
Frei: ¡Por favor!
Martita: Ja, ja, ja.

¿Piñera es un típico representante de la derecha chilena?
Frei: No juzgo a las personas por lo que son, sino por lo que veo. Y las acciones del gobierno en estos meses veo que son para un grupo de chilenos, no para el país. Acá, cuando se entregan 18 mil millones de pesos en materiales de construcción, se busca favorecer a tres empresas…
Martita: ¿A qué empresas? ¡Termina la frase!
Frei: Si nosotros hubiéramos adjudicado 18 mil millones sin licitaciones a tres empresas…
Martita: ¿Te das cuenta? No termina la frase…
Frei: Nos habrían dicho ladrones, sinvergüenzas, estafadores…
Martita: ¿Quieres decir que si hubieras entregado esa plata a tres empresas sin licitaciones? ¿Eso es? Ya, es que hay que terminar la frase.

¿Cómo definirían el piñerismo?
Frei: Ya hay algunos díscolos ja, ja, ja. Libertad y Desarrollo es díscolo ahora.
Martita: Mira, yo siempre he sostenido que la UDI y RN no se pueden ver y que tienen diferencias gigantescas entre ellos y las han tenido durante todo el tiempo, y se arreglaban como podían para las elecciones y después empezaban a corcovear.

La existencia de estos conflictos al interior de la Alianza, ¿se ven con preocupación política? ¿Hay sectores de la DC que estarían dispuestos a abuenarse con Piñera?
Martita: Capaz, anda a saber tú.
Frei: Que yo conozca, habrá algunas personas, pero la DC tendría que renunciar a su ideario de los últimos 50 años.
Martita: Pero veo que ellos van a tener problemas en términos valóricos. Hoy Hernán Larraín sale con tutti negando la posibilidad de que haya un anuncio sobre las uniones del mismo sexo el 21 de mayo.
Frei: Eso es lo que pasa. Es que en la campaña se dijo de todo. La candidatura de derecha ofreció de todo y veamos qué van a cumplir ahora.
Martita: Dijeron que no iban a haber más ladrones y ya les han robado a dos de El Mercurio. Ja, ja, ja.
Frei: Y no había noticias delictuales hasta que pasó.
Martita: Y decían que ningún ex, que haya perdido una elección, iba a tomar un puesto en el gobierno y me tienen hasta aquí llenos de ex: Álvarez, Lavín… Y el otro día salía que ellos mandan a los mejores embajadores, sólo los de carrera y la Carmen Ibáñez, es de carrera, carrera y de carrera se va a Grecia, ¡o sea!

¿Y Jaime Ravinet?
Frei: Yo no opino de las personas.
Martita: Yo tampoco, me reservo.

¿Pero les sorprendió?
Martita: Sí y no.

KARADIMA Y EL VIAJE A ROMA

Después de la campaña se fueron a Italia, ¿esperaban ese descanso?
Frei: Lógico, después de un año y medio de trabajo, hay que descansar.
Martita: ¿Sabes lo lindo? Es que juntos no habíamos estado nunca libres. O sea, desde que éramos jóvenes. Entonces, lo lindo era caminar por las calles, sentarnos en los cafecitos, no sé cuántos años de años que no podíamos hacer eso, lindo, lindo…
Frei: Fuimos a la Toscana.
Martita: Con unos amigos, los Pérez.

¿Y el terremoto donde los agarró?
Martita: Veníamos llegando a Madrid, pasamos el día ahí y la noche que llegamos pasó el terremoto.

¿Y por el Vaticano pasaron?
Frei: Pero, obviamente, y nos juntamos con los cardenales.

Pero fueron sin niños, andaban solos.
Martita: Soooolos.

Menos mal. A propósito, ¿qué les parece lo de Karadima?,
Frei: Yo lo sabía hace muchos años porque nosotros íbamos a El Bosque. Si vivimos al lado y a veces íbamos caminando cuando las niñitas estaban más chicas, pero después de escuchar todo lo que ahí pasaba nos retiramos rápidamente. Entonces, era un rumor, un tema muy viejo, es como el tema de…
Martita: Schaffer

Pero era una misa bien momia la de Karadima.
Martita: Por eso que nos corrimos ja,ja, ja y nos fuimos con Miguel Ortega.
Frei: Puedo decir que me da vergüenza todo lo que está pasando. La única esperanza es que este Papa ha sido bastante más ágil que lo que fue el anterior.

El anterior está quedando como chaleco de mono
Martita: Yo creo que estaba ido.
Frei: De hecho, creo que lo más probable es que todo el proceso de beatificación y canonización que estaba como quien dice “express” va a tener un largo período de desarrollo. Porque lo que pasa es que Ratzinger, como prefecto para la Doctrina de la Fe, fue el primero en ponerle cortapisas fuertes a los Legionarios.

¿Les parece que esto pasa por el celibato obligatorio?
Martita: Absolutamente, yo estoy convencida, convencida. Lo que sí es que hay una pregunta que nadie se ha hecho: ¿por qué intervinieron a los Legionarios de acá? Porque estas son denuncias en México. Para algo los habrán intervenido y no sabemos.

¿Cómo católicos, qué les pareció la defensa de los fieles de Karadima?
Martita: Es algo esperable. Porque si no sabes lo que la persona ha hecho, no has tenido un hijo, un nieto al que le haya pasado algo, y ves a este cura hablando el idioma que a ti te gusta, diciendo las cosas con las que tú estás de acuerdo, evidentemente, si te dicen de la noche a la mañana, fíjate, este cura hace esto, dices: “pero cómo es posible”. Pero son un poquito exageradas las defensas a priori, pero también son entendibles. Ahora, me impresionó mucho lo que salió ayer de Hans Kast, porque es una voz importante, es el hermano del difunto, de Miguel Kast y también del diputado (Jose Antonio).

Fue formado por Karadima y declaró que había visto actitudes impropias…
Martita: Él dice que lo vio y que vio gente en la pieza, y que no le pareció que eso correspondía a la calidad de sacerdote que tenía. Me impresiona la gente que se atreve a dar la cara, porque imagínate que vives en un pueblito chiquitito donde el sacerdote es una autoridad y empiezan a decir los niños “mamá, fíjate que el sacerdote me agarró esto”; entonces, la mamá dice “cómo se le puede ocurrir, si ese caballero es un santo”. Es lo que pasó durante años en los internados, es una maravilla que ahora esto se sepa…
Frei: A mi me gusta una frase del Papa a la Virgen de Fátima que dice “nosotros pedimos perdón, pero los tribunales tienen que cumplir”. Que el perdón no te lleva a eximirte de la justicia. Y eso es clave.

LA DC

¿La DC es un partido que está vivo o está decaído?
Frei: El decaimiento de los partidos es generalizado, por parejo.

¿La DC se quedó amoldada en las ideologías, confusa, sin un espacio claro en la política chilena?
Frei: Ha tenido una disminución y tiene muchas causas. Por ejemplo, todo lo que conversamos sobre la Iglesia, es una realidad que golpea a la DC. Y hay una masa en el mundo más joven que no está participando en ningún partido tampoco, porque tenemos una organización que no corresponde a la realidad en que vivimos. Cualquier iniciativa de cualquier tipo, incluso en el caso de la política, requiere hacer con profesionalismo las cosas. Por eso yo hablo de la importancia de profesionalizar los partidos, porque hoy los partidos hacen las cosas un poquito al tufo.
Martita: Y corretean a la gente joven, es una cosa tremenda. Yo conozco y he visto a montones de cabros que quieren entrar, pero llegan al partido y ahí les empiezan a decir que en la época de don Eduardo Frei, que en la época de don Bernardo Leighton, pero ya se murieron. Vivieron un período de la historia que terminó, finito…

¿La DC es un partido progresista?
Martita: Yo encuentro que se ha puesto conservador, se ha quedado pegado y no hay quién lo saque. Porque corretean a los cabros jóvenes. Les empiezan a decir que si no son como eran antes, entonces, no sirven. No hay espacio ni puertas abiertas. Ni se hacen capacitaciones entretenidas para los chiquillos jóvenes. O sea, ahí falta algo. Y eso nos ha hecho achicarnos.
Frei: Pero nuestro programa de gobierno es uno progresista, absolutamente.

¿Tienen candidato para las próximas elecciones del partido?
Frei: He hablado con todos y les he dicho a todos lo mismo: aquí más que una persona, se necesita un equipo y un programa.
Martita: Yo pensé que ibas a decir “he hablado con todos y a todos les he dicho que los iba a apoyar”. Ja, ja, ja.
Frei: Ja,ja,ja. No, les he dicho acá hay un problema de organización, un problema comunicacional, que el partido está desaparecido, que los equipos técnicos no funcionan, tenemos una mirada hacia adentro y no hacia afuera.

Entre Fernández, Walker… ¿con quién se queda?
Frei: El otro que postula es Aldo Cornejo, pero a todos les he dicho lo mismo: que quiero ver una propuesta de programa.

Ahora los partidos hablan del “recambio generacional”.
Frei: No es sólo generacional, es de actitud, de ideas.

Pero en ese recambio hay algo, ¿no?
Frei: Sí, el punto es que esa generación debe asumir el servicio público. Y no podemos seguir aquí con la teoría de las sandías caladas, porque cuando estábamos en la campaña municipal y parlamentaria todos querían y nadie estaba dispuesto a ir a la lucha a los lugares difíciles y eso se da en todas partes. ¿La Derecha cuántos candidatos tenía? ¡Uno solo! Ni siquiera le ponían competidor. ¡Ojalá que aquí entre toda una nueva generación! Si aquí llegamos hablando de la generación de los 70, de los 80, de los 90, ¡pero ya todos están llegando a los 60 años! Y, bueno: ¡¿pero porqué no asumen los jóvenes?! Yo no le quito el puesto a nadie, les dejo mi silla al tiro (se levanta y hace el gesto de dejar la silla) ¡Pero asuman, po! Si el servicio público es renunciamiento, jugársela. ¿Por qué no hay servidores públicos hoy? Porque cuando saben lo que van a ganar dicen “no, po” ¡y se acabó el compromiso de servicio público! ¡Los 2 millones que gana un seremi les parecen una porquería!
Martita: ¡Pero no te enojes, no te enojes!
Frei: Es que yo trabajé, y perdonénme que hablé de mí, 25 años en el sector privado y el día que tomé mi opción de irme al servicio público estuve 25 años. Porque me la juego por valores, por los principios y no por sandías caladas. Y me retiré de mi empresa el año ‘85 cuando no sabía nada de lo que iba a pasar. Y me la jugué y me la sigo jugando por las cosas que creo son buenas para Chile. Y por eso estoy con mi conciencia tranquila. Ahora está la típica discusión “es que usted no debió ser candidato”, “mejor que hubiera ido otro, de 30”. ¡Bueno, ¿y por qué no lo asumen ellos?!

En la campaña y a posteriori, ¿han visto esta supuesta generación para el recambio?
Frei: Poco, porque a cuántos de estas generaciones nuevas -y pasa más allá del caso nuestro-, de los eficientes, de los iluminados, de los “mejores”, les ofrecen los puestos y no se van al servicio público. Dicen “¿por esa porquería?”. No es solamente un problema de la Concertación, es generalizado.

¿Le ha gustado lo que hemos visto ahora, desde la Tohá pasando por Rossi y Orrego?
Martita: Pero Orrego está más viejito, ja, ja, ja.

Sí, están todos viejitos.
Frei: Bueno, el caso de la Carolina son problemas familiares y ahí ya no estamos hablando de política, yo lo lamento por la Carolina…
Martita: Tan dije, se portó tan bien con nosotros.
Frei: A ella le tengo un gran respeto, pero ahí estamos en otro estadio. Y entiendo que los partidos comprendan que tienen que hacer este esfuerzo y sobre todo de actitudes, de conductas y de comportamientos. Si vas a revisar, entre los candidatos de la DC, no hay muchas diferencias en las cosas programáticas. Es un problema de estilos, de maneras de enfrentar la política y el servicio público. Ahí está el problema.
Martita: Hay gente muy valiosa, y otros que son…
Frei: Claro, hay gente que viene a puro aprovecharse y otros que no.
Cuando termine el período senatorial, ¿sigue con ganas de estar ahí, o nos vamos cambiando de vida?
Martita: ¡A cambiar de vida! El otro día me dijo que lleva 50 años trabajando…
Frei: Ja, ja, ja.
Martita: ¡Basta ya!

¿Qué le gustaría hacer?
Frei: El sábado en la noche estábamos en un quincho en Río Bueno y hacía un frío…
Martita: Pero adentro estaba rico.
Frei: Y nos comimos un asado al palo.
Martita: Al palo.
Frei: E hicieron un brindis.
Martita: Mucho, mucho discurso.
Frei: Y se paró un amigo nuestro allá en la zona ¿y qué fue lo que dijo?
Martita: “Díganos al tiro si va a ser candidato el 2014”. Ja,ja,ja.
Frei: Ja, ja, ja.
Martita: Y yo creí que me iba a desmayar, casi me caí de la silla.

¿No levantó la copa para el brindis?
Martita: No, porque se cumplen períodos.

¿Por qué les gustaría jubilar? ¿Para hacer qué?
Martita: Porque creo que Eduardo lleva mucho tiempo haciendo cosas por los demás. Entonces, allá está “que el puente, el hospital, que la no sé cuánto”. Entonces, todo el tiempo trabajamos, “que vamos al sur, que vuelve del sur”. O sea, rico ir al sur y todo, pero yo lo veo que trabaja, trabaja, que corre para Valparaíso y vuelve, ¿por qué no puede descansar ahora? Espero que quiera…
Frei: ¿Viste el hospital de Osorno que sacamos?
Martita: Oh, qué cosa más lindaaaa. Que te mueres, te mueres, te mueres…
Frei: Si fue hasta el ministro de Salud y dijo “esto se parece a la Clínica Las Condes”.

Y el ministro de salud sí que sabe cómo es la Clínica Las Condes.
Martita: Más o menos, ja, ja, ja.
Frei: Ja,ja,ja. No voy a decir otra cosa porque me pueden mostrar el dossier, ja, ja, ja.