Archivos de autor dePatricio Fernández

Patricio Fernández: Precipicio y horizonte

"Su funcionamiento ha sido como el de una bomba de racimo: explosiones sucesivas que se suman y fagocitan al mismo tiempo. Primero fueron los estudiantes y su llamado a evadir, porque si los millonarios lo hacían con los impuestos, ¿por qué no ellos con un simple boleto de transporte público?", dice Patricio Fernández en esta columna.

Timochenko, el último comandante en jefe de las Farc: De la guerrilla a la paternidad

Conocí a Timochenko en La Habana, el 24 de septiembre de 2015, al día siguiente de que se diera la mano con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, para sellar el compromiso de llegar a la paz tras seis décadas de conflicto armado. Rodrigo Londoño Echeverri, más conocido como Timoleón Jiménez “Timochenko”, fue el último comandante en jefe de la estructura militar de las FARC. Durante los 60 años que duraron los enfrentamientos, según el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), murieron asesinadas 262.197 personas: 94.754 de las víctimas fueron atribuidas a los grupos paramilitares, 35.683 a la guerrilla y 9.804 a agentes del Estado, entre otros responsables.

Mijail Bonito: “La migración no es un derecho humano”

Mijail Bonito, abogado cubano y asesor del ministerio del Interior en políticas públicas para la migración, llegó a Chile hace 19 años. En esta conversación que tuvo con Patricio Fernández, para Radio Sonar, repasa, entre otras cosas, su relación con Huber Matos, uno de los cinco Revolucionarios de la Sierra Maestra con Fidel Castro y el Che Guevara. Lo define como “un segundo padre” y “un tipo genial”.

Senador Lagos Weber: “No veo ninguna propuesta en el parlamento para terminar con las AFPs… Ni del PS, ni del PPD, ni de RD, ni del Movimiento Autonomista”

En esta conversación, concedida a Radio Sonar, el senador Ricardo Lagos Weber se refiere a la mayor intolerancia ciudadana ante la incompetencia política, a la resiliencia de Lavín, a los cambios radicales en política y sus referentes. También reflexiona sobre la fragmentación de la oposición y la revisión de la transición chilena con sus luces y sombras, el proyecto político que le gustaría construir y acerca de cierta izquierda que desconoce y no lo representa. Hijo del expresidente Lagos, ministro de Bachelet, el “niño símbolo de la Concertación” se niega a la visión de que la transición fue solo una “transaca”, a propósito de algunas críticas del Frente Amplio, aunque sí reconoce que la política de los acuerdos acostumbró a muchos a “una forma de resolver todo con acuerdos, evitando siempre la confrontación”. Ah, y de bonus track, reafirma su decisión de ser presidenciable: “yo creo y siento que tengo la madurez para eso”.

Héctor Llaitul, mapuche, anticapitalista y revolucionario: “No represento a todo el pueblo nación mapuche”

Esta entrevista fue transmitida por radio Sonar, donde todos los días , a las 19.30 hrs, converso con algún personaje de la cultura o la política. Cuando Héctor Llaitul llegó a los estudios de la radio, lo esperaban cámaras del canal 13, pero él se negó terminantemente a que lo filmaran. Accedió a este diálogo porque más tarde participaríamos juntos de una mesa redonda organizada por Espacio Público, Red Democrática y la UDP, donde compartió con Natalia Caniguan e Isabel Aninat, del Centro de Estudios Públicos (CEP). Desconfía de la prensa, a la que suele apellidar “burguesa”. Llaitul es mapuche, pero también pertenece a una casta latinoamericana “en vías de extinción”: el revolucionario. Ahí donde se reúnen los insurgentes, él ha estado. Militó en el Frente Patriótico Autónomo y hoy vive en el campo, de lo que cultiva en su tierra. Sumando y restando ha pasado cerca de 9 años preso. “No me asusta la cárcel ni la muerte”, asegura. Es enfático en aclarar que no representa al pueblo mapuche, sino apenas a una de sus facciones. De hecho, se distancia de sus representantes institucionales y tiene explícitas diferencias con buena parte de los otros líderes conocidos del Wallmapu. Mientras comía un sándwich con queso y palta me dijo que muchos peñis se vendían directamente por plata o indirectamente por financiamiento para sus proyectos.

Iñigo Errejón: “Lo más radical que pueden hacer las fuerzas transformadoras es construir normalidad”

Iñigo Errejón es el líder del ala moderada de PODEMOS, el equivalente español del Frente Amplio chileno. Tiene 34 años, es alto, flaco y con cara de niño bueno. Habla rápido y de corrido, pero cuando una pregunta no encuentra respuesta en su cardex de político acostumbrado a dar entrevistas, se detiene, guarda silencio, y parece pensar con la honestidad de los que se avergüenzan de repetir lugares comunes. Fue la estrella del encuentro A Toda Marcha, organizado el fin de semana recién pasado por el partido Revolución Democrática para comenzar a pensar la izquierda que viene.

Michelle Bachelet: “Nosotros creemos en el rol del Estado y no en bingos”

La sede de la nueva fundación de Michelle Bachelet -Horizonte Ciudadano- es una casa Ley Pereira, pequeña, que calientan con estufas a gas, de ésas con una rejilla incandescente. “El sistema eléctrico es bastante precario”, me cuenta ella. “Sólo puede estar prendida una estufa eléctrica a la vez”, porque con dos se saltan los tapones. Ahí trabajan a sueldo una secretaria, un encargado de comunicaciones y una joven que está por abandonarlos para irse con una beca al extranjero. La presidenta misma, me cuentan al día siguiente de realizarse esta conversación, podría recibir en cualquier momento la noticia de que ha sido elegida Alta Comisionada de Derechos Humanos para Naciones Unidas. Mientras escribo aún no se produce la votación, pero hay quienes dicen que ya es casi un hecho su nombramiento, porque el portugués Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, le habría dado el apoyo. De obtener este puesto, se especula, quedaría a un paso de reemplazar a Guterres cuando termine su período. Esta la primera entrevista que da desde que dejó el gobierno en marzo de este año.

La valla de Wajay

Patricio Fernández, escritor y director de The Clinic, presenta su libro “Cuba. Viaje al fin de la revolución”, un relato que se pasea por los distintos niveles de la vida cubana como quien asiste al funeral de una religión que no se resigna a reconocer su muerte. El libro es publicado por el sello Debate y aborda, entre otras historias, el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos, las visitas del Papa Francisco y de los Rolling Stones, la muerte de Fidel, la visita de Bachelet y el proceso de paz entre Colombia y las FARC. Acá un adelanto exclusivo.

Hernán Larraín Matte, presidente de Evópoli: “La derecha está dejando de ser una minoría defensora de los intereses de la oligarquía”

Las palabras que más repite durante la entrevista son “liberal”, “proceso”, “potente” y “clases medias”. Se reconoce parte de la centroderecha, aunque se distancia sin complejos de su historia. Reconoce que en el pasado esa tribu política tuvo por misión proteger los privilegios de la oligarquía, que apoyó una dictadura oscura, autoritaria y violadora de los derechos humanos y que, junto con sus hermanos, a un cierto punto, encararon a su padre –uno de los fundadores de la UDI y actual ministro de Justicia con quien comparte el mismo nombre- y comenzaron un “proceso” de conversaciones que los llevó a ellos a aborrecer del gobierno militar y a su padre a matizar sus posturas anteriores. Por momentos cuesta saber en qué se distingue la posición ideológica de Hernán de la de muchos izquierdistas.

Editorial de Patricio Fernández: Miedo al miedo

Como suele suceder en toda cacería de brujas, es una idea de virtud la que justifica la furia homogeneizadora, la convicción de que quien apunta al culpable es inocente y quien condena al pecador queda libre de su culpa, y que quien aspira a comprenderlo, aún sin encontrarle la razón, sería su cómplice. El acusado no puede tener amigos: es malo y punto.

Editorial: No hay oposición a Piñera

Quienes lideraron la centro izquierda durante los último 30 años, terminaron de jubilar en estas elecciones. Sus pocos sobrevivientes en el parlamento–José Miguel Insulza, Isabel Allende- ya no poseen las redes y contactos que tuvieron un día. El PS, la DC y el PPD ahora no son manejados por sus amigos. Lo cierto es que apenas existen. El caso de la Democracia Cristiana es emblemático: los miembros de la generación a que nos referimos, esos que militaron en el Partido Transversal o Mapu-Martínez, renunciaron o tienen ganas de hacerlo.