Si los “33 mineros” se transformaron en la tabla de salvación del gobierno para lograr excelentes resultados en las encuestas y el posicionamiento de uno de sus ministros menos conocido por la ciudadanía (recordar que los asesores del Ministro de Minería Laurence Golborne, le recomendaron cambiar su nombre por el de Lorenzo), el fútbol y todos los temas donde aún se configuran evidentes conflictos de interés de parte del Ejecutivo, continúan generando dolores de cabeza de esos que sólo provoca una caña con cerveza.

La encuesta de hoy de la empresa Imaginacción y radio Cooperativa lo demuestra: Más de la mitad de los chilenos (57,7 por ciento) está convencido que el Presidente Sebastián Piñera y otros personeros de su gobierno intervinieron en la elección de la ANFP, donde el dueño de Unión Española y Universidad SEK, Jorge Segovia, resultó electo.

Así, en medio de la bolsa de gatos en la que se ha transformado la elección y la pelea entre el actual timonel Harold Mayne-Nicholls y Segovia, a Piñera nuevamente el fútbol (actividad que tanto le gusta, que incluso es hincha de dos equipos) le raya la pintura.

Y si la mitad de los chilenos cree que Piñera metió las manos en la ANFP, el 78,4 por ciento de los consultados cree que el triunfo del español se debe a los ya famosos “intereses económicos”, que por supuesto primaron por sobre un “proyecto deportivo”.

Lo que se viene

Así las cosas, la verdadera encuesta -la más dura- para el gobierno será el próximo 17 de noviembre. Día en que deberá estar pegado a la tele y a la encuesta callejera, cuando Chile se enfrente a Uruguay (programado a las 20:00 hrs), en lo que debería ser el último partido de Marcelo Bielsa al mando de la roja. ¿Estará presente Piñera? Nadie lo sabe. Pero lo cierto es que si el repudio es generalizado, será en el mismísimo Monumental, estadio que pertenece al club del cual es dueño.

Para ir haciéndose una idea de lo que se viene en el hoyo de Macul, el gobierno debería tener en cuenta lo siguiente: Según la encuesta, el 81,8 por ciento de los consultados mira con horror que Mayne-Nicholls no siga al mando del fútbol chileno. Y las cifras se disparan aún más cuando se pregunta la opinión sobre la partida de Bielsa: El 87,5 por ciento considera que le hace mal al fútbol chileno.