Tras 81 días: Pobladores de Caimanes deponen huelga de hambre sin llegar a acuerdo con familia Luksic

El realizador audiovisual Alfonso Ossandón y las familias de los huelguistas, acusan al obispo de Illapel de sostener complicidad con representante de la Minera Los Pelambres. El prelado, que actuaba como mediador, habría requisado el registro en video de las negociaciones entre las partes para entregárselo a la empresa.

Luego de 81 días en huelga de hambre, los habitantes de la localidad de Caimanes, al interior de los Vilos, decidieron deponer su protesta al ver que el conflicto que sostienen con la minera de la familia Luksic no llegará a buen puerto. Los 8 pobladores, que comenzaron su huelga en septiembre, protestaban por la presencia del mayor relave minero de Latinoamérica, instalado por la empresa Los Pelambres, en las inmediaciones de su comunidad.

“Deponemos la huelga de hambre dado que de seguir en ella, nuestras condiciones de salud continuarían empeorando mucho más a riesgo de golpear vida, no tan sólo la nuestra sino también la de nuestras familias”, sostiene la información que ha circulado en el lugar.

Pese a esta desesperada medida de protesta, el asunto apenas tuvo cobertura en los medios nacionales y, de acuerdo a los huelguistas, poca recepción por parte de la empresa minera. Ayer jueves se había instalado una mesa de negociación entre las partes, con la presencia del obispo de Illapel, Jorge Vega, pero el resultado de la jornada terminó con el convencimiento de los huelguistas de que se encuentran ante un conflicto que, al parecer, no tiene solución. “Decidimos que tenemos que dar una nueva forma de lucha, y para eso necesitamos estar todos vivos”, resumió el vocero Cristián Flores, en declaraciones a Radio Universidad de Chile.

Según las informaciones de los propios pobladores, la cita se efectuó en “dependencias del Obispado de Illapel, con 3 delegados de las organizaciones en conflicto con la Minera. Nuestros compañeros acudieron a la cita pactada a las 15 horas del Jueves 16 , en donde la empresa MLP en forma unilateral, a través de su vocero Miguel Sánchez, presentó una propuesta para la comunidad de Caimanes, la cual rechazamos, dado que no aborda el fondo, que es el tranque de relave
El Mauro”.

MEDIADOR PARCIAL
Como si fuera poco, los pobladores, acusan ahora al obispo Vega de ser parcial en su colaboración como mediador en el conflicto. Como prueba de lo anterior, el realizador audiovisual Alfonso Ossandón Antiquera ha hecho circular hoy una carta abierta, donde le asigna una cuota importante de responsabilidad al cura.

Ossandón explica que el prelado “ante registro de vídeo se comprometió en días anteriores en asambleas con familiares de huelguistas, la comunidad de Caimanes y huelguistas en garantizar transparencia del proceso de negociación”. Según Ossandón, se había pactado realizar “una grabación una grabación en vídeo, función por la cual me correspondió ser parte del equipo monitor y de apoyo de registro documental de dicha huelga”.

Pero en medio de la grabación, el trabajador audiovisual explica que el obispo habría informado que el vocero de la empresa objetaba la grabación, “después de presentar su exposición de la oferta de la empresa para con los representantes de Caimanes”, sin lograr convencer a los representantes de los pobladores.

Luego, según Ossandón, “Vega (el obispo) hace ver que él se quedaba con la cinta con la que ya había grabado parte importante de la sesión de la mesa de diálogo”, argumentando que debía ser analizada por la Minera Los Pelambres.

Ossandón denuncia que aquí existe un “flagrante atentado a la confianza de un pueblo y por otro lado a la libertad de información” y adelanta que no descarta acciones legales para recuperar su cinta de video.

VER REPORTAJE DE CLAUDIO PIZARRO SOBRE TRANQUE EL MAURO

Comentarios