Hosni Mubarak, desafiando a los millones de manifestantes que se han alzado contra el gobierno, anunció en cadena nacional que permanecerá en el cargo hasta las elecciones de septiembre y dijo que no saldrá del país, aunque delegará parte del poder al vicepresidente Suleiman.

Sus comentarios se produjeron después de que el primer ministro Ahmed Shafiq dijera al servicio en árabe de la BBC que se está considerando la posibilidad de que Mubarak renuncie al poder.

En tanto el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto anunció su apoyo a “las legítimas demandas del pueblo” y que están “examinando las medidas necesarias” para salvaguardar la paz y los logros del país. El compromiso figura en el comunicado número 1 del consejo leído por un militar en las cámaras de la televisión pública.

El comunicado dice textualmente:

“Partiendo de la responsabilidad y el compromiso de las Fuerzas Armadas en proteger al pueblo y patrocinar sus intereses y su seguridad, y teniendo interés en la integridad de la patria, los ciudadanos y los logros del gran pueblo egipcio y sus propiedades, y reiterando y apoyando las legítimas demandas del pueblo, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas sesionó hoy jueves, 10 de febrero del 2011, para estudiar la evolución de la situación hasta la fecha, por lo que el Consejo decidió mantenerse en sesión permanente para estudiar las medidas que es posible adoptar para preservar la patria, los logros y las ambiciones del gran pueblo egipcio”.