Rapa Nui: Carta Abierta a Piñera

El conflicto con el pueblo Rapa Nui en este primer año de gobierno, marcó la agenda política y sobre todo la del Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter. La violencia con que actuó carabineros y la policía de Investigaciones durante el 2010 dejó heridos entre los clanes de la isla y numerosas preguntas por responder. En esta carta, que ya le enviaron a Piñera en enero, los principales referentes de ese pueblo se lo recuerdan.

*

Queremos ser claros Sr. Piñera: Somos víctimas de un genocidio silencioso. Tan solo cabe recordar que hasta el año 1966 al no tener derechos civiles en los hechos éramos considerados “cosas” y, en consecuencia, tratados como tales.

El Estado, con sus políticas, nos ha despojado de nuestros recursos naturales y culturales, además de robarnos nuestras tierras con la inscripción ilegal, en 1933, ante el Registro Conservador de Bienes Raíces de Valparaíso de todo el territorio de la Isla a nombre del Fisco chileno.

Esto, en directa contradicción con el Acuerdo de Voluntades de 1888, que, en síntesis, reserva al Rapa Nui el derecho absoluto e inalienable sobre nuestro Kainga (territorio) como así también a nuestra libre determinación manifestado en la reserva de investidura que hicieron nuestros jefes tal como se reconoce en el informe de la Comisión de Verdad Histórica y Nuevo Trato con los Pueblos Indígenas (2003).

Para solucionar el conflicto ocasionado por la no devolución de nuestras tierras, se militarizó la Isla. Y frente al uso abusivo de la fuerza por parte de la policía, la autoridad no sólo no ha reaccionado dejando estos hechos en la impunidad, sino que además los ha negado públicamente.

Esta lógica es incompresible viniendo de un Estado que se dice moderno y respetuoso de los derechos humanos. Su violencia es justificada en la necesidad de restablecer el Estado de Derecho, como si este solamente radicara en las expectativas comerciales de unos pocos, violando de esta forma nuestros más fundamentales derechos políticos y resintiendo una vez más la relación del pueblo Rapa Nui con el Estado chileno.

Lamentablemente el Estado de Chile, ha convertido el culto irracional por el dinero de la clase gobernante, en el principal horizonte de su accionar político. Las consecuencias de esto es la represión de las comunidades, el abuso de poder, la contaminación y la disolución de Chile como un proyecto de nación respetuoso de la diversidad.

El Gobierno actual sólo es un portavoz de empresas privadas que no conocen límites en su ambición. Y hay que ponerles freno.

Usted ha reafirmado ante la comunidad internacional el compromiso que el Estado de Chile asumió principalmente a través del Convenio 169 de la OIT y los tratados internacionales que versan sobre derechos esenciales que emanan de la naturaleza humana, todos normas de rango Constitucional.

Sin embargo, en el devenir del conflicto hemos sido testigos de la nula voluntad de los agentes del Estado y principalmente los representantes de su gobierno en asumir estos compromisos.

En primer término, las mesas de trabajo, tan publicitadas por su gobierno, son al menos ilegales sino inconstitucionales, ya que no respetan ninguno de los estándares internacionales que regulan estos procesos, no se sometieron al trámite de la consulta y no incorporan debidamente al Pueblo Rapa Nui en su composición. Además son una farsa.

En la Isla, las policías con el apoyo de Fiscalía y el amparo del Juez de Garantía han desarrollado una estrategia judicial para obtener ilegalmente los desalojos.

El caso del hotel Hanga Roa, es más curioso aún, señor Presidente. A diferencia de los otros Clanes que decidieron contar con la asesoría legal que ofrece el Estado en la Isla, los Hitos contaron con una asesoría jurídica de calidad y ante la imposibilidad de la fiscalía de materializar su montaje, Carabineros decide actuar en razón de sus facultades autónomas porque consideró curiosamente y después de tener sitiado militarmente el hotel por más de un mes, que se cometía el delito infraganti de usurpación (delito que tiene como pena una multa) ante tan grave hecho delictual, Carabineros solicita la colaboración del grupo económico Schiess (carabineros se movilizó en vehículos de su propiedad) y decide intervenir para cautelar los sitios del suceso.

Pero la máxima sorpresa, Presidente fueron las declaraciones de su Ministro del Interior cuando el día 18 de febrero de 2011, anunció con bombos y platillos la solución del conflicto sobre la “propiedad” del Hotel Hanga Roa. Declaró Hinzpeter: “(subrayamos) la luz infinita de la generosidad humana encarnada en el gesto de la familia Schiess al entregar la propiedad del hotel al pueblo Rapa Nui”.

El Ministro incurre en una flagrante intervención ante otro órgano del Estado, al reconocer legitimidad a un título sobre el que se mantiene una disputa en tribunales. Es decir el Estado usurpador llega a un acuerdo con el extranjero explotador excluyendo al clan usurpado (muy legitimo proceder).

Esto es, sin embargo, un triste capítulo más de los 122 años de violaciones sistemáticas a los derechos humanos fundamentales de la lógica colonialista del Estado Chileno con nuestro pueblo.

¿Qué hemos hecho para merecer esto Presidente? ¿Por qué sus ministros e intendente actúan como si nos odiaran y como si lo único que les interesara es cerrar rápido un negocio, no importando las consecuencias humanitarias que de ello se deriven?

¿Presidente: no le interesa a su Gobierno la pérdida de prestigio a la que está llevando a Chile, que le significará, de continuar los abusos, ser condenado por la comunidad internacional arrojándolo a la categoría de país violador de los derechos humanos? ¿Qué no se da cuenta que en menos de un año de su Gobierno, la CIDH ya aplicó medidas cautelares por la violencia policial a la que nos ha sometido?

¿Le interesa realmente mejorar las relaciones con nuestro pueblo y efectivamente garantizar nuestro derecho a la autodeterminación? Nosotros queremos ser amigos de Chile, pero el Gobierno de Chile ¿quiere ser amigo de nosotros?

*Rapa Nui: Parlamento Rapa Nui, Makenu Reo Rapa Nui, Clan Tuko Tuki, Clan Hito, Consejero CONADI Rinko Tuki.

The Clinic Newsletter
Comentarios