Positivo fue el balance que realizaron representantes de comunidades mapuche opositoras a los proyectos hidroeléctricos de SN Power, tras conocerse oficialmente que la empresa desistía de desarrollar cuatro proyectos hidroeléctricos en la zona cordillerana del País Mapuche, en la denominada Región de Los Ríos (tres en Panguipulli y uno en Lago Ranco y Futrono).

Por Azkintuwe

Los dirigentes consideran que el retiro fue una buena decisión tomada por parte de la empresa, pues la postura de las comunidades mapuche afectadas por estos proyectos, era seguir oponiéndose y rechazar rotundamente centrales hidroeléctricas de Trayenko-SN Power en su territorio.

Según Elsa Panguilef, representante de la comunidad mapuche de Rupumeika, ubicada a las orillas del Lago Maihue, con esta decisión “ellos lograron darse cuenta que nosotros estábamos muy firmes con nuestra postura de rechazo a la central hidroeléctrica y que no íbamos a ceder en evitar que se materializara el proyecto Maqueo”, indicó.

En la misma línea José González, miembro de la comunidad de Hueinahue, señala que “recibimos de buena forma esta noticia, pues las distintas comunidades aledañas al lago Maihue trabajamos por largo tiempo para impedir la intromisión de SN Power sobre nuestros ríos y territorios”, aseguró.

Los dirigentes de Lago Maihue y Liquiñe coinciden además en que la articulación de los distintos actores, es decir, comunidades mapuche y locales directamente afectadas por estas iniciativas, en coordinación con actores de la sociedad civil y el movimiento de derechos humanos en Chile y Noruega, jugaron un rol fundamental en el proceso de defensa y protección de derechos individuales y colectivos de las comunidades mapuche afectadas por los proyectos de SN Power.

Posición de alerta

Las comunidades advierten que no obstante lo auspicioso de esta adquisición total de la filial chilena Trayenko, por parte del grupo Centinela, mantienen de todos modos una posición de alerta. Dado que esta venta no asegura de forma definitiva la no instalación de más megaproyectos hidroeléctricos en Lago Maihue y Liquiñe.

Elsa Panguilef aseguró que esperaban una decisión así por parte de SN Power, y que no descartan la llegada de otras empresas. “Nosotros estábamos preparados y sabíamos que a futuro venía eso, es decir, si se iba una empresa rápidamente llegaría otra. Pero estamos preparados para seguir oponiéndonos firmemente junto a más comunidades ante la llegada de otros mega proyectos en nuestro territorio”, aseguró.

José González remarca a su vez que el problema de las comunidades mapuche huilliche no se limita únicamente a la afectación que pudo producir SN Power, ya que una situación similar se da en el caso de cualquier empresa que busque intervenir los ríos que de manera ancestral vienen siendo utilizados por las comunidades mapuche cordilleranas. “Nos parece muy bien que se hayan retirado, pero no vamos a desconocer tampoco que pueden venir otras empresas, con las mismas intenciones de destruir nuestro territorio y el uso consuetudinario que hemos dado al agua durante largas generaciones”, enfatizó.

Nori Quintoman, presidenta de la Comisión de Protección del Medio Ambiente, la Cultura Indígena y el Turismo de Liquiñe -agrupación creada para oponerse a SN Power en la comuna de Panguipulli-, se mostró sorprendida de que la empresa haya retirado su participación en el grupo Trayenko. Pero a la vez hace un llamado a reparar en que “si bien sabemos que SN Power se retiró, el mismo grupo Centinela que tenía antes un 20% de Trayenko, ahora adquiere la totalidad y sigue representando una amenaza constante”, aseguró.

Por lo mismo, seguirán trabajando para que no se instalen centrales hidroeléctricas que generan graves consecuencias ambientales, sociales y culturales, y que “únicamente vienen a dañar nuestro desarrollo. En Liquiñe, nuestra visión de futuro es el turismo y seguiremos apuntando hacia eso”, concluyó Nori Quintoman.

Observatorio Ciudadano

El Observatorio Ciudadano, por su parte, comparte la valoración que las comunidades mapuche y locales han realizado de la salida de SN Power de los proyectos hidroeléctricos aquí referidos. “La decisión de la empresa es el producto de la organización de las comunidades mapuche y no mapuche directamente afectadas por estas iniciativas, así como de su articulación con la sociedad civil y el movimiento de derechos humanos en Chile y Noruega”, señaló el codirector del Observatorio Ciudadano, José Aylwin.

“Ello da cuenta del poder que las comunidades pueden tener cuando se movilizan en estrategias interculturales de defensa de los derechos de pueblos indígenas y ciudadanos afectados por megaproyectos”, agregó Aylwin.

El Observatorio Ciudadano, comparte a su vez la preocupación manifestada por las comunidades afectadas, toda vez que según sostuvo el abogado, la salida de SN Power “no resuelve aún temas claves, como la privatización de los derechos de aguas de las comunidades al amparo de la legislación vigente, y la continuidad de proyectos hidroeléctricos que amenazan los territorios y las culturas, lo que obliga a mantener la movilización en torno a estos problemas”.