Marky Ramone, el último sobreviviente de la legendaria banda The Ramones, fue la estrella del festival punk celebrado este fin de semana en Santiago con la participación de bandas locales inspiradas en el punk rock de la banda de Queens (Nueva York, EE.UU.).

El baterista de la mítica banda neoyorquina se presentó en la noche del sábado con su actual banda, Marky Ramone’s Blitzkrieg, cuyo vocalista es Michael Graves, exintegrante de Misfists, la banda de horror punk que dio a luz discos como “American Psycho”, “Famous monsters” y “Cuts from the crypt”, en el Teatro Caupolicán de Santiago, en el marco de su gira por Sudamérica.

En el festival tocaron las bandas chilenas Machuca, Los Peores de Chile y Fiscales Ad-Hok, la más veterana formación punk de Chile, surigida a finales de los ochenta y que en una ocasión fue telonera de The Ramones.

Marky, de 54 años y cuyo nombre real es Marc Bell, fue el baterista de The Ramones en los mejores momentos de la banda (entre 1978 a 1982, y desde 1987 a 1996) y participó en discos como “Road to ruin” y “End of the century”.

Después de que The Ramones se separara en 1996, tres de sus integrantes -Joey Ramone, Johnny Ramone y Dee Dee Ramone- murieron en apenas ocho años.

Haciendo honor al lema “Punk’s not dead” (“El punk no muere”) Marky se convirtió entonces en una leyenda viviente y emblemática del movimiento musical que a comienzos de la década de los ochenta irrumpió con fuerza con bandas como Johnny Thunders and the Heartbreakers, Talking Heads y Blondie.

Marky Ramone, que este año recibió un premio Grammy por la trayectoria musical de The Ramones, ha unido ahora sus fuerzas a Michael Graves y juntos han editado el sencillo “When we were Angels”, que interpretaron anoche.

El concierto en Chile, sin embargo, tuvo mucho de tributo a los desaparecidos The Ramones, con clásicos como “I Wanna Be Sedated”, “Rock’N’Roll Radio” y “Poison Heart”, mientras que Graves se descolgaba con los clásicos de su exbanda “Scream” y “Saturday Night”.