Fotos: Alejandro Olivares

En la semana, sobre el caso La Polar hemos escuchado distintas expresiones. Algunos dicen que esto fue un “accidente” y otros que es un “escándalo”. ¿Qué pasó en La Polar?
Aquí hay muchos delitos configurados, pero si tengo que escoger una expresión que grafique mejor lo que pasó diría que se descubrió a una tropa de delincuentes. En las otras tiendas esto no pasa, porque están mucho más expuestas mundialmente que esta cosa chica. Si tú te fijas en los gerentes de París y Falabella todos impecables, gente de primera, y no sólo en los negocios, sino también en la rectitud moral…

Lo mismo se decía de Pablo Alcalde, el ex presidente de La Polar.
Ah… buen punto. Es que La Polar estaba llena de malas prácticas. Acá hubo un problema de gobierno corporativo grande, y en las buenas compañías no pasa eso, porque hay tipos que no van a dejar que pasen cosas como esta.

¿Qué te parece Pablo Alcalde?
Yo no sé si él creerá que los chilenos somos imbéciles, pero este pareciera ser el mundo al revés. Él dice que nunca ha comprado una acción en La Polar desde que es director, salvo ejercer sus stock options. Pero en términos simples, eso también es comprar acciones. Él es un mentiroso y si eso lo dice en tribunales es perjurio. Se parece un poco a la figura de Karadima, porque Karadima sigue diciendo que es inocente, que todo esto es un complot en su contra, y Pablo Alcalde dice que no va a renunciar al directorio porque se considera inocente. O tiene un trastorno que no le permite ver la realidad o no sé…

Hace dos semanas el común de la gente no sabía quién era Pablo Alcalde y quienes lo conocían hablaban bien de él. ¿Cómo es que de la noche a la mañana nos encontramos con este tipo de sorpresas?

Esto pasa siempre. Eduardo Monasterio, hasta cuando fue sorprendido en el escándalo de Inverlink, estaba aparentemente haciendo las cosas bien. Lo mismo pasó con Bernard Madoff, incluso él tenía mucho prestigio y al tipo le dieron 250 años. En general, estos delincuentes cuando son sorprendidos empiezan a tener una mala publicidad.

¿Cómo se construyó el prestigio de La Polar y Pablo Alcalde?
Alcalde tuvo una buena gestión aparente y con eso construyó su prestigio profesional, pero todo con malas prácticas. Como eso no había sido descubierto la gente tenía una muy buena opinión de él. De hecho había sido elegido el ejecutivo de la década.

¿Habías visto alguna vez que una empresa renegociara una deuda unilateralmente?
No lo había visto nunca, porque cuando uno refinancia unilateralmente impone las condiciones de la compañía: el plazo, la tasa de interés, las multas y las comisiones. Y esto tiene mucha lógica cuando una compañía quiere aumentar las utilidades artificialmente.

Entonces el negocio de La Polar no estaba en vender camisas o jeans, sino en cuánto podían ganar en el negocio financiero.

La Polar tenía US$ 1.500 millones en colocaciones por tarjeta. Falabella tiene casi lo mismo, pero Falabella vende cinco veces más que La Polar. Claramente, el negocio financiero era el negocio de La Polar. Ahora, no sé si esta gente habrá ganado plata.

INFORMACIÓN PRIVILEGIADA

¿Este delito es como para terminar en la cárcel?
Estoy seguro que sí. Si se aplica bien la ley, estas personas deberían terminar al menos cinco años presos. Esto, porque estaría configurado el delito de uso de información privilegiada… estas personas, teniendo conocimiento de las repactaciones unilaterales que hacían subir artificialmente las utilidades de la compañía, vendieron sus acciones antes de que esto saliera a la luz. Pero el delito de información privilegiada en Chile no ha dejado nunca a una persona en la cárcel, pero los Madoff chilenos deberían terminar presos. Me parece una vergüenza que a un cabro que se roba un celular en la calle le den más penas que a estos señores.

¿Y eso pasa porque nos hacemos los lesos?
No, los jueces aplican la ley y como la mayoría de los que cometen este tipo de delitos tiene irreprochable conducta anterior les bajan la pena y tienen que cumplir tres años, pero sin cárcel. En el caso de La Polar el uso de información privilegiada es el más leve de los delitos que se pudiesen haber cometido. Pero acá existen agravantes, porque abusaron de la confianza. Es distinto cuando un amigo en la calle te dice –en supuesto- que Copec se va a comprar la papelera y usas esa información privilegiada a que, estando mandatado por la compañía para administrarla, abuses de esa confianza, alteres los números, suban las acciones y después vendas tus papeles. No soy abogado, pero el sentido común me dice que estas personas deberían ser condenadas al menos a cinco años de cárcel.

¿Es habitual el uso de la información privilegiada?
Cada vez menos, pero hace algunos años era verdaderamente una vergüenza. La gente se vanagloriaba de usar información privilegiada. En una oportunidad leí una entrevista en la revista Capital donde un ejecutivo decía que había ganado mucha plata en la bolsa porque tenía grandes amigos.

Tú fuiste gerente general de BanChile y conoces del tema. ¿Esto era de todos los días?
Hasta hace tres años era de todos los días. A mí muchas veces me daban ganas de denunciar en los tribunales todo lo que sabía, pero esto de manera personal porque como gerente de la corredora no podía hacerlo. Una vez unos tipos juntaron como mil millones de pesos en acciones de una empresa con poca transacción y llamaron a Larraín Vial para que vendiera las acciones. Ponte tú que valía $7 y las ofrecieron en $8. Después llamaron a BanChile y le pedían comprar algo de la empresa que ofrecían y lo compraban en $8, pero los mismos tipos eran compradores y vendedores. El precio empezó a subir, lo triplicaron, y vendieron todo. ¡Nadie hizo nada! La superintendencia simplemente los multó, cuando por ley a esos tipos le correspondían 10 años de cárcel. Hoy ellos son directores de empresas y opinan en los diarios.

Sin ir más lejos, el presidente Sebastián Piñera también fue multado por uso de información privilegiada.
Sí, yo fui bien crítico de eso y hablé harto, pero siendo el presidente creo que hay que apoyarlo.

Pero eso es una mala práctica, un delito.
Por supuesto que es una mala práctica.

CRÉDITO
¿Las casas comerciales han abusado al entregar créditos a personas que no pueden pagarlo?
Creo que no. La Polar debe ser el único caso porque es un muy mal negocio. Si los ejecutivos de los bancos hicieran algo así, pierden plata y como los bancos tienen dueños, los echan altiro. En la medida en que esto no se supiera era un muy buen negocio para los ejecutivos. Ellos defraudaron a La Polar en US$ 1000 millones y no creo que hayan ganado lo mismo. Entonces, generar un forado para llevarse un poco no tiene sentido. La destrucción de riqueza es brutal. Por lo menos, los clientes se llevaron cosas que no pudieron pagar. Se hicieron, por ejemplo de un TV gratis.

Pero los clientes quedaron en Dicom, muchos de ellos no encontraron pega por eso mismo, además del estrés que genera el deber algo. ¿Quién paga eso?
Estoy de acuerdo en eso, el tema es que hubiese sido más grave que los ejecutivos también se llevaran los televisores para la casa. Contrario a lo que piensa la gente, y salvo esto, yo creo que el negocio del retail financiero es súper noble. Darle un crédito de $200 mil a una persona que gana el sueldo mínimo es una contribución a la sociedad, aunque la tasa de interés sea cara. Tengo la convicción de que el sistema aporta valor a la sociedad en la medida en que se administre bien y no se empiece a prestarle a la gente $3 millones cuando uno sabe que no lo pueden pagar.

Pero prestan $200 mil a tasas altísimas…
Sí, son altas, porque el costo de procesar un crédito así es alto. Hay tanta gente prestando plata… Tú vas, consultas y si la tasa es alta te vas a otro. Y cotizas en tres distintos. Sería diferente si hubiese dos que se llaman por teléfono…

Eso es colusión. ¿Pero quiénes son para ti sujetos de crédito?
La mejor práctica establece que cualquier persona que tenga un endeudamiento de más de 10 veces su renta no es sujeto de crédito. A nadie le conviene prestarle a esa persona, ni al banco, ni a la persona misma. Esa norma es la que aplican todas las instituciones serias.

Pese a eso da la sensación de que existe poca regulación, de que cualquiera puede hacer lo que quiera.
No, las compañías que transan sus acciones en bolsa deben tener por ley un sistema de control del crédito que esté supervisado. El problema es que la Superintendencia de Bancos no está mandatada para regular los créditos de las casas comerciales. La Superintendencia de Valores también debería hacerlo, pero entre que no tiene la expertise ni los equipos para hacer auditorías, al final no hay nadie que regule.

Si nadie fiscaliza, ¿qué seguridad tienen los clientes de que no se los estén pasando por el aro cada vez que les llega una cuenta?
En este caso, las denuncias funcionaron bastante bien porque fueron al Sernac y la liebre saltó por ahí.

Pero la ciudadanía en este país es bastante pasiva, cuesta que se mueva. Normalmente la gente no reclama cuando le llega un cobro excesivo o a veces también se agota y finalmente terminan pagando o repactando. ¿Qué seguridad tiene esa persona de que le están cobrando bien lo que debe?
Estoy de acuerdo… Hay un vacío en la ley sobre la responsabilidad que deberían tener la Superintendencia de Valores y la Superintendencia de Bancos, pero lo que más importa es con quién uno se involucra. Yo jamás hubiera tenido una tarjeta de crédito de esta gente, pero sí tengo de Cencosud y de Falabella, y no miro los estados de cuenta porque sé que son honorables y correctos. Un buen gobierno corporativo jamás hubiese permitido lo que pasó acá, porque hubiese obligado a sus directores a tener cinco veces su renta anual en acciones de la empresa para comprometerlos, pero acá no había nada… el gobierno corporativo de La Polar pareciera ser un simple término académico.

Cuando estalló el escándalo por colusión de las farmacias, los directores dijeron que no sabían nada. Ahora, en el caso de La Polar, los directores vuelven a decir que no tenías idea de lo que pasaba. ¿Cómo es posible que no sepan?
Desde el punto de vista legal, el directorio es el órgano que administra la compañía y ellos delegan sus funciones, total o parcialmente, en el gerente general. Entonces, es el directorio el responsable de haberle dado los poderes a los ejecutivos. Al menos, se equivocaron al designar al fulano. Ahora, podrían decir que el fulano venía recomendado y era impecable… ese problema es de ellos. Yo creo que Luis Enrique Yarur, Eliodoro Matte, Andrónico Luksic, Horst Paulmann, y todos los grandes empresarios de este país tratan de hacer las cosas súper bien. Los problemas surgen entre los nuevos ricos o los que quieren hacerse ricos. En ese segmento de empresarios pasan estas brutalidades porque quieren hacerse ricos por el dato del amigo o por rumores.

¿Ves riesgo de quiebra en La Polar?
Técnicamente, la compañía está quebrada. Pero no van a vender las tiendas por partes. Si quiebra, va a aparecer un síndico y la compañía debería seguir funcionando.